Palestinos confían en tecnológicas

Ingenieros palestinos trabajan en que una computadora de escritorio sea accesible desde todos l los jóvenes de este país esperan que la industria de alta tecnología supere el conflicto bélico
La juventud palestina confía en los avances de la tecnología  (Foto: )
RAMALA, Cisjordania (AP) -

Ingenieros de computación palestinos trabajan en un proyecto que adaptaría un programa que permite que una computadora de escritorio sea accesible desde cualquier lugar.

Pero al margen de los avances tecnológicos, los jóvenes graduados de universidades de Cisjordania marcan un hito con sus colegas israelíes dentro de la debilitada industria de alta tecnología palestina que muchos esperan puedan superar los viejos obstáculos del conflicto de Medio Oriente y que algún día contribuya a la economía de los territorios.

Pese a toques de queda y cierres fronterizos, hay empresas que han continuado produciendo. Este es el caso de la casa Bisan situada en Ramala, Cisjordania, que ha mantenido 800 clientes con su servicio de contabilidad vía Internet.

En Gaza, el servicio de Internet Fusion es una de las pocas empresas que quedan pese a prohibiciones a las importaciones y exportaciones, sanciones al gobierno de Hamas, que ha terminado con miles de empleos.

''Definitivamente, veo una gran oportunidad ahí'', destaca el israelí Yadin Kaufmann, que ha invertido exitosamente durante 20 años y ahora negocia con posibles socios palestinos. ''Es un área con numerosa población con buena educación y potencial empresarial. Es el principal ingrediente, porque todo depende de la gente''.

Unos 4,000 profesionales en ciencias de computación, ingeniería y sectores afines egresan cada año de las universidades palestinas, pero muchos no encuentran trabajo, ni pueden cambiar de profesión, ni emigrar. En medio de tanta competencia, los ingenieros de programas de computadora palestinos ganan una fracción del sueldo de sus homólogos israelíes.

Sin embargo empresas israelíes de alta tecnología, que subcontratan en la India, China y Rumania, se niegan a tener socios en sus vecinos, destacó Amiram Shor, de la Asociación de Manufactureros de Israel. La amargura y la suspicacia de los últimos ocho años de una cruenta lucha siguen siendo fuertes en ambas partes, agregó.

''Los israelíes tienen miedo de qué pasará mañana'', dijo Shor, miembros de un grupo de industriales israelíes y palestinos que tratan de fomentar una cooperación cercana. ''Los mismos palestinos no se desesperan'', agregó.

Hace dos años el empresario israelí Zvi Schreiber, trató de quebrar la tendencia, y halló socios palestinos. Formó una nueva empresa G.ho.st (Global hosted operating system), que desarrolla una versión más amplia del programa de internet que da accesibilidad a una computadora de escritorio desde cualquier lugar.

El programa, que ha ganado varios premios de la revista Red Herring y de otros grupos tecnológicos, fue presentado el miércoles en una conferencia que organiza el diario The Wall Street Journal, de gran prestigio dentro de la industria, en Carlsbad, California.

En un cambio en las relaciones empresariales tradicionales de desigualdad del pasado _subcontratistas palestinos que trabajan para compañías israelíes_ Schreiber dijo que deseaba una sociedad de igualdad. Gran parte del trabajo de investigación y desarrollo de G.ho.st es hecho por ingenieros palestinos en Ramala, mientras que otros trabajos son manejados por una oficina en Modiin, Israel.

''Es muy excepcional en lo que respecta a mejorar las relaciones que existían antes entre palestinos e israelíes'', destacó el palestino Tareq Maayah, uno de los fundadores de G.ho.st. ''Realizamos un trabajo de vanguardia en la tecnología de Palestina, y cooperamos con nuestros socios que también están muy avanzados en Israel''.

La mayoría de los 30 ingenieros de Ramala son egresados de las universidades locales, Bir Zeit y An Najah, con edades que van de 20 a 30 años, y reciben opciones de acciones, algo muy raro en Cisjordania.

Schreiber y Maayah esperan que el modelo G.ho.st sea copiado por otros empresarios.

Ahora ve
No te pierdas