Adiós a la Web 2.0, bienvenida la 3.0

Una nueva ola de innovaciones cibernéticas promete mayor rentabilidad y servicios; redes sociales como Facebook y MySpace son populares, pero no del todo lucrativas.
Facebook
Jessi Hempel

Desde un punto de vista financiero, la Web 2.0 ha sido un fiasco.

Las redes sociales como MySpace y Facebook tienen una comunidad leal de seguidores, pero no son maquinitas de hacer dinero. Los ingresos de MySpace en el 2008 estuvieron muy lejos de satisfacer las expectativas de News Corp., su propietario. El servicio de mensajería Twitter carece de un modelo de negocio. YouTube fue la única gran venta, Google pagó por el sitio 1,650 millones de dólares hace dos años, pero aún no sabe cómo hacerlo rentable.

Los expertos esperaban que el 2008 fuera un hito para la Web 2.0 (el término acuñado por Tim O'Reilly para denominar las nuevas aplicaciones en Internet que permitían publicar y compartir contenidos). Pero ha sido más bien un año de decepciones, con pocas nuevas empresas en la escena y pocas opciones para conseguir ser rentables como lo fueron sus predecesores en la Web 1.0, llámense Amazon o Yahoo.

Una de las razones de esa escasa rentabilidad es el que clima económico actual es más difícil que durante el primer frenesí de las puntocom.  Además hay pocas ofertas de compra, y los potenciales compradores (desde empresas como Yahoo a conglomerados mediáticos tradicionales como CBS) tienen muchos problemas por su cuenta.

Pocas empresas de redes sociales han establecido un modelo de negocio viable, la mayoría depende de la publicidad (o sea los banners) para ganar dinero. Sin embargo, hoy los vendedores están escépticos de la efectividad de anunciarse en esos sitios. Tampoco las tarifas de publicidad funcionan igual para todos. Yahoo, por ejemplo, puede cobrar 30 veces más que Facebook por un banner.

La mayoría de los analistas de la industria apuesta a que Facebook desarrollará  una manera de ser rentable a través de la publicidad. El sitio recién lanzó Facebook Connect (que permite a los usuarios acceder a otros sitios con su sesión de Facebook), atrayendo la atención de los anunciantes, pero por ahora la empresa sigue apoyándose en las formas más tradicionales de publicidad online. Aún con ingresos estimados en 275 mdd para este año, la cifra sigue sin ser rentable.

Pese a ello, Jim Breyer de Accel Partners -el inversionista externo con mayor participación en Facebook- mantiene su optimismo: "Hasta ahora nuestros resultados no han sido espectaculares, pero creo firmemente que lo serán en los próximos dos años" afirma, explicando que estas empresas están aún en pañales.

Cierto, todas las redes sociales del mundo pueden crecer para convertirse en empresas económicamente poderosas. Recordemos que Amazon empezó siendo una tienda de libros online, y que Google inició su camino siendo solamente otro buscador.

Pero también es posible que las empresas Web 2.0 se vean transformadas o eclipsadas por una nueva ola de innovaciones. Hay cientos de empresas buscando la manera de ampliar los usos de la Red, creando servicios basados en localización (LBS) y sistemas de pago que pueden acoplarse a los sitios ya existentes. Estas compañías suelen ser autosuficientes y rentables, y pueden adquirirse sin mayores problemas.

Incluso en los duros momentos actuales, estas nuevas empresas son las que están ganando dinero e intentan revolucionar el negocio. Bienvenida sea la Web 3.0.

Ahora ve
No te pierdas