El hardware pierde mercado en la crisis

Las computadoras personales y celulares están a la baja en el ambiente actual de recesión económica; los consumidores prefieren invertir en servicios y aplicaciones en línea, útiles y menos costosas.
Computadoras  (Foto: Archivo)
Jon Fortt
SAN FRANCISCO -

Nuestra aventura amorosa con el "hardware" podría decaer en esta recesión. En su lugar, estamos locamente enamorados de los servicios.

Todavía nos gustan los resultados de la computación -no tendríamos servicios como nuestros amados YouTube, Facebook o iTunes sin bodegas llenas de servidores procesando bits en alguna parte. Pero hay señales de que nuestro deseo de comprar computadoras tradicionales se consume.

Veamos los números. Las ventas de computadoras personales (PC por sus siglas en inglés) están a la baja. También lo están las ganancias de Intel (que disminuyeron un 90% respecto del año pasado) y Microsoft (reducidas en un 11%). ¿Y el comercio de computadoras? Mejor no hablemos de los males de Circuit City o CompUSA.

Incluso los celulares sufren, pero al menos hay emoción en el extremo alto del rango con modelos como el iPhone, BlackBerry, y Palm Pre por venir -todos los cuales mezclan características tipo computadora con la conveniencia de empaques portátiles. Contrastemos esto con el mundo de las computadoras personales, donde el único alboroto sostenido parece venir de los netbooks de bajo costo.

Los negocios también cambian el giro de sus gastos tecnológicos. Consideremos a Dell, el gigante del "hardware". Cuando Dell reciba a docenas de compradores de tecnología corporativa cerca de sus oficinas principales esta semana, un tema prominente será cómo arreglárselas con menos equipo tecnológico, dice el Jefe saliente de Servicios Informativos de Dell, Steve Schuckenbrock. Esto puede sonar autodestructivo, pero en lugar de intentar venderles a los clientes mucho más "hardware", Dell se concentrará en ofrecerles -fíjense- asesoramiento sobre cómo ser más eficientes.

El tinglado de los servicios, mientras tanto, va viento en popa. De nuevo, algunas cifras: Las ganancias de IBM se elevaron un 12% a pesar de la debacle económica, en gran parte gracias a un brazo de servicios que utiliza tecnología e inteligencia IBM para resolver los problemas de los consumidores. (Mientras tanto, el negocio de hardware de IBM, cayó un 20%).

Google -que en realidad es un servicio de publicidad glorificado- reportó hace poco sus resultados trimestrales, que superaron las expectativas de los analistas. Salesforce.com, el ejemplo más patético de los servicios empresariales en línea, anunció que sus ventas se elevaron un 43% en el último trimestre.

¿Qué tienen estas compañías en común? No intentan impulsar su crecimiento con ventas de "hardware" caro. En su lugar, venden contratos de servicio o software en línea como parte de una apuesta para ahorrarles dinero a sus clientes. En estos días, dicha apuesta resuena.

Como dijo el CEO de Salesforce, Marc Benioff, en noviembre: En esta economía, "los clientes no van a sacar sus chequeras por el costo, riesgo y complejidad de compras de grandes bases de datos, servidores de aplicaciones o centros de procesamiento de datos". Están comprando más servicios y menos servidores.

¿Qué significa esto para la tecnología? Desde luego que el hardware no está muerto, pero nuestra relación con él podría estar cambiando.

Para los consumidores, esto tal vez signifique un rápido salto hacia aparejos más baratos. En el pasado, las masas necesitaban continuamente nuevos y costosos sistemas para el procesamiento de palabras, la navegación en la red, la edición de fotografías, etc., y compraban PCs más poderosas. Tal vez ahora la gente quiere en su mayoría dispositivos que le permitan conectarse a servicios basados en Internet, enviar algunos correos, o subir un rápido video -tareas que no requieren del equipo más poderoso.

Es posible que, como resultado, los consumidores compren más netbooks y smartphones (teléfonos inteligentes), pero menos computadoras personales hechas y derechas. A corto plazo, esto puede parecer una mala noticia para los partidarios de la industria de las PCs como Intel, Microsoft, Hewlett-Packard y Dell -pero también podría representar nuevas oportunidades para que éstos ganaran dinero al agrandar sus compañías a través de la venta de dispositivos de bajo costo.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

¿Qué significa esto para los negocios? Hasta ahora, más subcontratación. El beneficio es bastante sencillo: En lugar de quedarte con tu propio personal, comprar tus propias computadoras y software y luchar por ponerlo en marcha, puedes pagarle a una compañía subcontratada una tarifa fija por manejar esos dolores de cabeza. En estos días esa idea es tan popular que IBM vio su negocio de subcontratación crecer un 45% en Norteamérica el trimestre pasado, me dijo uno de sus representantes.

Las condiciones empresariales cambian con rapidez y los servicios tecnológicos aún podrían decaer en el 2009. Pero hasta ahora, parecen tener un mejor futuro que el "hardware".

Ahora ve
¿Qué pasaría si detectáramos las señales de alerta temprana sobre un tiroteo?
No te pierdas
×