¿Qué tanto depende Apple de Steve Jobs?

La empresa ha logrado mantener su liderazgo mundial a pesar del retiro temporal de su presidente; Tim Cook, jefe de operaciones de Apple, se ganó la confianza de inversionistas en los últimos meses.
Steve Jobs  (Foto: Archivo AP)
SEATTLE (AP) -

Seis meses atrás, la noticia de que Steve Jobs trabajaría sólo a tiempo parcial mientras se recuperaba de un transplante de hígado hubiera generado pánico entre los inversionistas, que asocian estrechamente el éxito de Apple con su carismático fundador.

Pero ahora que Jobs se apresta a retomar las riendas, la idea de que no esté al frente de la empresa no asusta tanto.

Wall Street sabe de los problemas de salud de Jobs desde agosto del 2004, cuando se informó que había mantenido en secreto un diagnóstico de cáncer hasta que se sometió a una operación.

Los inversionistas temían que una ausencia de medio año dejaría a la deriva a la empresa de computadoras, pues Jobs había sido el corazón de la compañía desde que ayudó a fundarla en 1976. Sin embargo, en los últimos meses, la firma lanzó al mercado productos exitosos y nuevas programaciones sin el menor tropiezo. Sus acciones casi duplicaron su precio. Y surgió el interrogante: ¿es Jobs realmente imprescindible en la actualidad?

El silencio de Apple en relación con la salud de Jobs generó alarma el año pasado, pues se lo veía extremadamente flaco. Circularon versiones de que había sufrido un ataque cardiaco y las acciones bajaron pronunciadamente.

Sufrieron otro descenso del 2% cuando se informó en diciembre que Jobs no hablaría en la conferencia anual "Macworld" de comienzos del año, pero repuntaron un 4% el 5 de enero luego de que se explicó que la pérdida de peso se debía a un desequilibrio hormonal. Una semana después, cayeron un 7% al anunciarse que Jobs se tomaría un descanso de seis meses porque sus trastornos médicos resultaron más complejos que lo anticipado.

Desde entonces, las acciones se recuperaron, en parte porque Apple sobrelleva la recesión mejor que la mayoría de sus competidores. Subieron un 76% en relación con ese día de enero en el que se informó que Jobs se tomaría una licencia.

No está claro cómo reaccionarán los inversores a la noticia de que Jobs se sometió a un trasplante de hígado hace dos meses en Tennesse, según informó The Wall Street Journal, y que en el futuro trabajará a tiempo parcial, al menos por un periodo.

Apple no confirmó el informe y simplemente dijo que Jobs se propone reanudar sus actividades a fin de mes.

Durante la ausencia de Jobs, el timón lo tomó el jefe de operaciones Tim Cook, quien transmitió confianza y tranquilidad a los inversores, dejando la sensación de que la empresa seguiría funcionando normalmente sin su fundador.

"Los valores de nuestra compañía están muy consolidados", declaró Cook en su informe fiscal del primer trimestre en enero. "Creemos que hemos venido a este mundo a fabricar grandes productos, y eso no ha cambiado".

Efectivamente, Apple lanzó varios en los últimos seis meses: nuevas computadoras portátiles baratas, nuevos programas Mac y un iPhone más rápido, con muchas de las funciones que reclamaba el público. Los admiradores de la empresa se mantienen fieles y mucha gente pasó la noche frente a locales de Apple para adquirir el nuevo iPhone 3GS.

Tim Bajarin, analista de Creative Strategies que ha observado a Apple por más de 25 años, dijo que las cosas funcionaron extremadamente bien durante la ausencia de Jobs porque de hecho él ya había transferido a otros muchas de sus atribuciones en el pasado.

"Jobs no dirige la operación diaria de Apple desde hace casi dos años, desde mucho antes de enfermarse", expresó Bajarin. Cook fue quien estuvo a cargo.

"Acudían a Jobs únicamente cuando había decisiones importantes y para asegurarse de que los programas respondían a la visión general de Jobs", señaló Bajarin.

Jobs se ha llevado el crédito por los grandes progresos de Apple en la última década, pero Cook ha desempeñado un papel importante, según Roger Kay, presidente de Endpoint Technologies Associates.

"Si uno analiza la historia de Apple y observa cuándo cometieron errores de ejecución y cuándo éstos fueron resueltos, se da cuenta que coincide exactamente con la llegada de Tim Cook", dijo Kay, quien recordó que a fines de la década de 1990 Apple generó interés en productos nuevos y no pudo satisfacer la demanda. "El, en su calidad de jefe de operaciones, ha hecho que el tren corra siempre a tiempo".

Jobs aparentemente se ha recuperado bien de su transplante y Apple insiste en que regresará a fines de junio. La empresa, no obstante, deberá comenzar a pensar en un futuro sin Jobs. Y, al margen de los elogios que generen Cook y Apple, será casi imposible encontrar alguien de la estatura de Jobs.

"¿Quién ideará productos nuevos que tengan el impacto que tuvieron iPhone y iPod?", preguntó Kay.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Kay duda que haya en la empresa alguien como Jobs, capaz de suplantarlo.

"Un autócrata como Steve no dejaría que hubiese nadie como él cerca suyo", afirmó.

Ahora ve
Lo más buscado por los mexicanos en Google durante 2017
No te pierdas
×