Hackea tu propia identidad

Un nuevo software te permite encontrar y proteger tu información personal antes de que sea hackeada; Identity Finder vende una aplicación que tiene un costo de 10 dólares para Mac y 20 dólares...
computadora-candado-hacker-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Jennifer Alsever

Todd Feinman pasó más de diez años entrando a los sistemas computacionales de las empresas de Fortune 100, aunque no con propósitos viles. Se le pagó al ex director de PricewaterhouseCoopers para que pusiera a prueba los sistemas de seguridad, y logró violarlos en el 80% de los casos.

Cada vez que entraba encontraba una mina de oro de información, como claves de seguro social y números de tarjetas de crédito, información de depósitos bancarios directos, direcciones, contraseñas, todos escondidos en los rincones de las computadoras de los empleados.

"Sin importar a qué computadora entrara, había una gran cantidad de información del personal disponible", dice Feinman, de 35 años. "Incluso información sobre los directores ejecutivos".

Los chicos malos saben esto: tan sólo el año pasado, más de 10 millones de estadounidenses tuvieron robos de identidades, según la empresa de investigación Javelin Strategy. El valor total de la información personal robada sumará un total de 1,600 millones de dólares el próximo año, según los cálculos de IDC Research. La solución a la que llegó Feinman fue la creación de un software que te permita entrar a tu propia máquina tomando las acciones que cualquier intruso pueda tomar y dándote alerta de la presencia de información vulnerable en tu propio disco duro.

En 2006 lanzó una compañía para desarrollar la aplicación de "auto-hackeo", bajo el nombre de Identity Finder. Una vez que encuentra información sensible en tu computadora, el software te permite decidir si eliminar o codificar la información para tu propia protección.

Desde entonces, varias aplicaciones de Identity Finder han sido imitadas por los principales jugadores de tecnología de la información, como Symantec y McAfee. Pero la clave de Identity Finder ha sido su simplicidad: un usuario particular puede instalar y usar la aplicación fácilmente, por sólo 10 dólares (para Mac) y 20 dólares (para PC). Feinman también vende una versión empresarial que lleva a cabo auditorías de información en las redes corporativas y cuesta alrededor de 500,000 dólares.

Justin Klein Keane, especialista en seguridad de la información en la Universidad de Pensilvania, estuvo revisando aplicaciones de la competencia durante un año antes de comprar Identity Finder (con base en Nueva York) para 2,000 máquinas del personal universitario. Los campus universitarios tienden a ser fuertes víctimas de los hackers, según Keane, porque mantienen redes abiertas con seguridad limitada, con bases de usuarios pasajeros y mucha información del personal en varias PCs.

Este año, los hackers lograron entrar a computadoras de la Universidad del Norte de Kentucky, robando las claves de seguro social de cientos de estudiantes y empleados.

"Incluso si sólo roban algunos números, debes avisar a esas personas y ofrecerles servicios de monitoreo de crédito sin costo alguno", dice Keane. "Es una propuesta bastante cara".

Las universidades compraron en su momento 22 Identity Finders para 22 empleados. Después llegó la recesión, y en mayo de este año, Feinman se dio cuenta de que debía de cambiar de estrategia: estaba en guerra contra Symantec y McAfee para abastecer una universidad con 28,000 computadoras, y estaba a punto de perder la venta.

Feinman reunió a su equipo administrativo para una sesión de estrategias que duró todo un día. Su solución fue cobrar de forma escalonada a las empresas con presupuestos apretados. Una versión menos compleja del software costaría 20% menos.

Funcionó: Identity Finder logró abastecer a ese cliente clave. Para agosto ya habían cerrado otros 45 tratos con universidades, agencias gubernamentales y empresas grandes. Ahora Feinman espera que sus ganancias de 2009 superen su proyección de 5 millones de dólares y se vuelvan 7.5 millones de dólares (cerca de 100% más que el año pasado).

Los expertos no esperan que el mercado se encoja pronto. Varios negocios pequeños guardan información de clientes de tarjetas de crédito codificada en sus PCs.

"La gente es muy descuidada cuando se trata de manejar su información", dice Kevin Beaver, consultor de Principle Logic, empresa con base en Atlanta que realiza pruebas de seguridad a corporativos. "No saben lo que tienen y cómo está en riesgo". 

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Pero 43 estados en Estados Unidos han aprobado leyes para exigir a las empresas que notifiquen a los clientes si hay información personal suya en riesgo.

"El riesgo no vale la pena para tu reputación", dijo Feinman. "El día que veamos a alguno de nuestros clientes en los encabezados de un riesgo informacional, estaremos muy angustiados. Estamos tratando de ir un paso delante de los criminales".

Ahora ve
El mensaje #FuerzaMéxico llega desde distintas partes del mundo
No te pierdas
×