Las tecnológicas, ¿deberían celebrar?

Google, IBM y otras firmas del sector han proclamado el inicio de la recuperación en sus números; sin embargo, estos buenos resultados trimestrales son comparados con los pésimos del año pasado.
Eric-Schmidt-Google-2-AP.jpg  (Foto: AP)
Jon Fortt

Gracias a los encabezados festivos que acompañaron la última ronda de ganancias tecnológicas, podríamos pensar que sí es momento de celebrar. El director ejecutivo de Google, Eric Schmidt, declaró la semana pasada que "la peor parte de la recesión ya pasó". IBM incluso superó los objetivos de ganancias que esperaba para este año. Junto con el estímulo potencial de Windows 7, el críticamente aclamado sistema operativo que saldrá al mercado esta semana, hay quienes dicen que los buenos tiempos están de regreso.
Pero no tan rápido: mientras nos adentramos a la segunda semana de las ganancias tecnológicas, es importante tomar en cuenta lo que representan estos números, y lo que no.
Lo que muestran es esto: parece que ya eludimos el peor panorama posible. En aquellos oscuros días posteriores a la caída de Lehman al principio del año, parecía que la economía global se dirigía hacia un precipicio, y ni siquiera los presidentes ejecutivos de las grandes empresas tecnológicas se atrevían a predecir una recuperación durante 2009. Mientras los precios de las acciones se sumergían y los clientes huían, el panorama futuro más positivo predecía una devastación total, seguida de otra menos severa durante 2010.  
Ahora la situación es muy distinta: desde el rebote del mercado en marzo y después de algunas declaraciones tranquilizantes por parte del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ya cambió el tono de las cosas. Intel no sólo tuvo un trimestre sorprendente, sino que también predice una temporada decembrina saludable. Incluso el problemático Advances Micro Devices (AMD) dijo que espera un aumento modesto en sus ventas. Nadie sabe exactamente cuáles serán las declaraciones de Apple en sus informes de ganancias esta semana, pero probablemente incluirán un volumen obsceno de ventas de iPhones. Con las recuperaciones comparadas con los niveles del año pasado, todos los ejecutivos de Silicon Valley hablan de una mejoría en el cuarto cuatrimestre.  
Entonces, ¿qué es lo que no nos convence? Pues que estas cifras no muestran un crecimiento por ingresos sostenible, es decir, lo que provoca realmente las ganancias saludables, lo que fija los precios de las acciones y en lo que se construyen las economías. Las ventas trimestrales de IBM fueron menores a las de hace un año, al igual que las de Intel. Otras compañías registraron aumentos modestos, pero sigue siendo muy pronto para decir si el crédito se le atribuye más a la llegada de la recuperación o a las comparaciones más sencillas con el año pasado (recuerden que las cosas empeoraron justo al final del tercer trimestre, haciendo que estos informes luzcan impresionantes si los comparamos). Ni siquiera las cifras de la época decembrina mostrarán mucho luz en materia de recuperación tecnológica fuerte o débil: las cifras del cuarto trimestre del año pasado fueron tan malas que no se necesita mucho para superarlas.
No, para lograr un registro verdaderamente fuerte de esta recuperación, tendremos que esperar hasta abril, cuando las grandes compañías tecnológicas comiencen a informar sobre sus cifras del primer trimestre. Para entonces, la euforia de la superación del desastre ya habrá terminado, y veremos si a los consumidores y a los negocios les sobró dinero para gastar después de la temporada de las fiestas de fin de año.
Si las ventas disminuyen de forma dramática, podríamos estar entrando a la desalentadora "recuperación en L" que el oráculo del director ejecutivo Larry Ellison predijo el mes pasado. Si las ventas siguen viento en popa a pesar del desempleo y de las ejecuciones hipotecarias, tal vez sería momento de desempolvar los gorritos para la fiesta.   

Ahora ve
Científicos hallan en Portugal un raro tiburón calificado como ‘fósil viviente’
No te pierdas
×