Google pone nerviosas a las telefónicas

AT&T pide a la autoridad regulatoria en EU que aplique las mismas reglas a la empresa de Internet; sus productos, Google Voice y Nexus One, han puesto en predicamentos al sector de telefónia en EU.
google-att-competencia-telecomunicaciones  (Foto: CNN)
Beth Kowitt

Google es una compañía de publicidad en línea, pero desde hace algún tiempo se ha inclinado hacia la industria de las telecomunicaciones.

En 2006 lanzó el Wi-Fi gratuito a nivel local desde sus oficinas centrales en Mountain View, California, una llamada de atención poco común para los proveedores de banda ancha como AT&T y los operadores de cable.

En 2008 mostró interés en la adquisición de ondas de radio inalámbricas del Gobierno, normalmente empleadas por operadores inalámbricos como Verizon, Sprint y otros, aunque no puso en marcha sus intenciones.

Su sistema operativo Android y el teléfono Nexus One convirtieron a la compañía en un competidor genuino en el mundo de los dispositivos móviles.

Así que era cuestión de tiempo para que el gigante de las búsquedas moviera el tablero del juego de las llamadas telefónicas tradicionales.

Philip Elmer-DeWitt, columnista de Apple 2.0 para Fortune, califica a Google Voice como "el número de teléfono universal y sistema de correo de voz que los telecomunicadores debieron ofrecernos hace años". 

Pero ¿por qué Google quiere estar en el inatractivo, y muy regulado, mundo de las llamadas telefónicas? La forma en que la empresa y el Gobierno definen el producto tiene implicaciones fuertes para la firma de Internet, pues no se sabe si es un proveedor de telefonía o sólo un servicio de Internet útil. Tampoco se sabe si atraerá mayores recursos a su recién nacida operación de telecomunicaciones.  

Un número: muchas formas de vender lo tuyo

Vamos a ver rápidamente cómo funciona el servicio: para empezar hay que mantener un número móvil existente o escoger uno nuevo del directorio de Google. Un nuevo número te permitirá coordinar tus distintas líneas con un solo número para todos tus teléfonos.

Eso significa que tu mamá ya no tendrá que preocuparse por llamarte a tu casa o a tu celular o a tu oficina, porque podrá llamar a tu número Google Voice, y ten por seguro que todos tus teléfonos van a sonar.

La llamada se convierte en IP, lo que permite a la compañía determinar si fijaste reglas para alguien, por ejemplo: estás evitando a tu jefe, entonces lo mandas directo al buzón. Hay que saber que aunque la llamada se convierte en IP, Google sigue usando tu servicio telefónico para conectar las llamadas.

Tanto los usuarios que mantienen su número existente como los que eligen uno nuevo pueden personalizar sus mensajes de voz dependiendo de la persona que llame. También pueden tener el envío de correos de voz transcritos y mensajes de texto.

Voice fue desarrollado por una compañía nueva llamada GrandCentral, comprada por en 2007, y abandonada hasta que se convirtió en el servicio gratuito sólo por invitación.

Google dice que aún no está obteniendo rendimientos de Voice, entonces ¿por qué se toma la molestia de ofrecerlo?

Tal vez la respuesta es la publicidad, como casi siempre pasa con Google, dice Charles Golvin, analista de Forrester Research. Mientras más sepa Google de ti, incluyendo lo que tus amigos escriben en sus textos y te dejan en sus mensajes, mejor podrá elegir la publicidad para ti. Pero Google Voice todavía no ha desplegado ninguna publicidad. Mientras que el fundador de GrandCentral, Craigl Walker, dice que él nunca dice nunca, sí menciona que todavía no hay planes para colocar publicidad en este sistema.

Algunos analistas creen que se trata de otra estrategia: Google puede convertir a Voice en una parte de su Apps Premier Edition para los negocios con base en una suscripción, o tal vez cobrar a esas compañías por aplicaciones extra como Voice.

Otro punto de entrada al mundo de Google

Pero Walker, quien ahora trabaja para Google, da una respuesta bastante googlesca a lo que está motivando a la compañía: además de dar lo más posible de forma gratuita, "nuestro objetivo es tener un conjunto de usuarios felices que estén enamorados de nuestro servicio". Es difícil de creer pero encaja perfectamente en los argumentos benévolos de Google. Después de todo, la compañía recauda casi 22,000 millones de dólares al año en ganancias.

Pero parte de lo que dice Walker puede ser verdad: Google quiere usuarios felices, pero en parte con propósitos estratégicos. "Mientras más haga Google por hacerse de usuarios para que vivan en su ecosistema, más dinero darán a sus productos centrales como la búsqueda", dijo Andy Miedler, analista de Edward Jones.

Pero, ¿Google Voice no es en esencia un servicio telefónico? Tal vez la firma no provea la conectividad entre llamantes como lo hacen operadores locales como AT&T, Verizon o Qwest, pero la jugada de los servicios de comunicación en la Web ha sido la de atender asuntos clave de los telecomunicadores tradicionales al igual que las compañías Web.

Al darte un número nuevo que no está ligado al proveedor, Google te desacopla del proveedor de la misma forma que tu correo electrónico ya no está ligado a tu proveedor de Internet. El resultado es la lealtad del cliente hacia cualquier compañía telefónica en particular, según Golvin, de Forrester.

Regular... o no regular...

Otras compañías de telefonía no están felices. AT&T ha intentado hacer que la Comisión Federal de Telecomunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) ponga atención en lo que consideran una infracción por parte de Google hacia las reglas de neutralidad de las telecomunicaciones en la red. Las bases de los reclamos de la empresa alegan que el Google Voice no ha conectado llamadas con algunos proveedores locales rurales que cobran más en las cuotas de conexión. Aún así, como AT&T es un proveedor común, la FCC le exige que conecte todas las llamadas sin importar el costo. 

La telefónica argumentó en una carta escrita a la FCC que se deberían aplicar las mismas reglas al gigante de las búsquedas por Internte para "nivelar el tablero". AT&T escribió: "Google Voice es mucho más que sólo una aplicación de software, y no es nada más que un conjunto de servicios creativamente unidos que ya son bastante familiares para la Comisión". Por lo tanto, cree que las mismas reglas que aplican para AT&T y otros proveedores deberían aplicar para Voice. 

Mientras tanto, la firma de Internet quiere mantenerse lo más lejos posible de ser catalogado como un proveedor. Su respuesta a AT&T es que no hace lo mismo que ellos. Es gratuito y aún así necesitas un proveedor subyacente para usarlo, y (tal vez su argumento más débil es que) el servicio es exclusivo. Está disponible sólo para los que están invitados a unirse, y los informes dicen que tiene cerca de un millón y medio de usuarios. También dice que restringe las llamadas a sólo los números que cree están involucrados en "fraudes de generación de tráfico", como las líneas de llamadas para adultos.

Pero la incursión de la compañía de Internet en el mundo de la telefonía no representa ningún riesgo para ellos. "Mientras más adopten el Google Voice y el Google Phone, más comenzarán a parecer un proveedor telefónico, y eso podría meterlo a la esfera de regulaciones", dijo Rebeca Arbogast, analista de Stifer Nicolaus.

En otras palabras: ¿Google es una compañía de Internet que ofrece servicios de voz, o una compañía de voz cuyas llamadas se originan en Internet?

La FCC no ha tomado las riendas de Voice, pero Google y compañías similares representan un tipo de fiera distinta para la Comisión, pues han cambiado demasiado rápido para las regulaciones y éstas no logran mantener el paso. Cuando la FCC decida cómo regular a su aplicación, la compañía ya tendrá una forma distinta de ofrecer el servicio, o tal vez ya esté alterando una industria distinta.

Ahora ve
Cómo lograr que tu oficina aproveche las nuevas herramientas tecnológicas
No te pierdas
×