Créditos a la baja, películas al alza

Producciones cinematográficas independientes tienen que sortear la crisis con sus propios medios.

Menos dinero, pero más creatividad

1
Jeffrey blitz  (Foto: CNNMoney.com)

Una nueva categoría en el Festival de Cine de Sundance rinde homenaje a un estilo de filmación que se ha vuelto incluso más popular durante la recesión: la creatividad sin dinero. Apodada "Next", esta sección presenta seis películas adoquinadas en su bajo o nulo presupuesto. Los creadores de películas que luchan por encontrar financiamiento han confiado en sus tarjetas de crédito para dar vida a sus apasionados proyectos. Pero con el crédito al consumidor secándose, los artistas Indie están obligados a encontrar nuevas formas para subsidiar su trabajo.

"Esas personas están en una situación terrible por el momento, y están tomando segundos empleos para financiar sus películas", dijo Joana Vicente, directora ejecutiva de Independent Feature Project, una organización sin fines de lucro de cineastas en Nueva York.

Eso no se compara con hace algunos años, cuando las compañías de tarjetas de crédito regalaban solicitudes como si fueran botes llenos de palomitas.

Un ‘next film’

2
spellbound  La película Spellbound fue hecha bajo el endeudamiento de las tarjetas de crédito de sus productores. ✓  (Foto: Cortesía)

El caso de Sean Welch y Jeffrey Blitz es interesante, creadores de Spellbound, un documental que relata el progreso de ocho niños que competían en un campeonato de deletreo nacional. Welch y Blitz se acabaron 14 tarjetas de crédito para cubrir los gastos del viaje del documental, hospedaje y la renta del equipo. "Durante algunos meses estuvimos viajando, usando nuestras tarjetas de crédito para financiar el proyecto", dice Welch, coproductor de Spellbound. "Después llegamos a casa entre filmaciones, pagamos parte de la deuda y seguimos filmando".

La estrategia funcionó: Spellbound ganó una nominación al Óscar en 2003 y ha ganado cerca de 6 millones de dólares en el país. La última producción de Welch y Blitz, Lucky, un documental sobre la vida de los ganadores de la lotería, fue presentado este año en Sundance.

Prestar dinero crea dinero

3

Con la desaparición del crédito, los creadores con aspiraciones están buscando otras formas de financiamiento. En IndiesGoGo, los cineastas solicitan dinero de la comunidad. Pueden presentar su idea, compartir sus objetivos del proyecto y ofrecer playeras a cambio de donativos. Con más de 10,000 miembros, el sitio está cubriendo 2,300 proyectos y ha recaudado cerca de 200,000 dólares para los cineastas. IndieGoGo se queda con el 9% de lo recaudado. 

"El financiamiento en masa es un nuevo canal para el financiamiento porque involucra al público desde el principio y permite la construcción de una base de seguidores durante la producción de tu película", dijo Danae Ringelmann, fundadora de IndieGoGo.

Otro sitio de financiamiento en masa, Kickstarter, está presentando la solicitud de los cineastas de Bass Awards, una película filmada durante un viaje que también fue estrenada en Sundance. El productor de la película espera recaudar 50,000 dólares para financiar un lanzamiento a nivel nacional de la película después del festival de Sundance.

"En este terrible ambiente donde parece no haber opciones, lo único razonable es hacer algo loco", escribió el productor Thomas Woodrow.

Beneficios de la era digital

4
cine  (Foto: Especial)

Las cámaras digitales costeables y los softwares de edición también están ayudando a los apretados cineastas a hacer todo, desde la filmación de escenas de acción hasta editar películas con presupuesto limitado. "La gente está haciendo cosas hoy que antes no podía", dice John Cooper, director del Festival de Cine Sundance. "El apoderamiento de la tecnología es enorme y no debería desconsiderarse".

Algunos incluso ven una capa plateada en la crisis crediticia de hoy. Los cineastas amateur no son conocidos precisamente por sus destrezas fiscales. Manipular varias tarjetas de crédito para subsidiar un proyecto puede opacar esfuerzos futuros por tener un hogar, poder financiar un auto o solicitar un préstamo bancario.

"Mi crédito luce como mi porcentaje de bateo, y es poco decir", se lamenta David Spaltro, director del proyecto de bajo presupuesto Around: Embrace the Fall.

Él acumuló 150,000 dólares en deuda para financiar su obra con 40 (sí, 40) tarjetas de crédito. Desde que terminó la película a principios de 2008, Spaltro la logrado pagar tres cuartas partes de su deuda "manipulando cuentas" y "quedándose en casa de amigos".

¿Inversiones o deudas?

5
clappercine  La industria cinematográfica independiente sufre por el poco financiamiento del sector. ✓  (Foto: Especial)

Jeffrey Blitz, director de Spellbound y Lucky, dice que el acceso limitado a las tarjetas de crédito ha "salvado potencialmente a mucha gente de caer en una deuda de la que tardarían mucho en recuperarse". Aún así, la crisis crediticia tiene obvias consecuencias, incluyendo el compromiso de la calidad de proyectos con bajo presupuesto. "Es difícil lograr cierto nivel de profesionalismo si sólo estás trabajando con cierta cantidad", dice Joana Vicente.

Peor aún, los cineastas amateur que no cuentan con las técnicas necesarias para solicitar financiamiento de Cyber-extraños podrían encontrarse sin los medios financieros para producir sus obras maestras. Eso podría significar que algunas joyas cinematográficas nunca vean la luz del día.

Blitz dice que "con excepción de su familia, de la caridad de los miembros del equipo que trabajaron por un sueldo futuro y de sus tarjetas de crédito, (Spellbound) jamás hubiera ocurrido".