4 adicciones a las redes sociales

Estos sitios de Internet pueden convertirse en extensiones del ser humano, dicen expertos del IIPCS; la gente mide su popularidad a partir de cuántos amigos lo siguen o cuántos mensajes recibe.
adiccion internet twitter facebook  (Foto: Jupiter Images)
Claudia Sotelo Arias y Carlos Caudillo Herrera*
CIUDAD DE MÉXICO -

En el mundo existen más de mil millones de usuarios de redes sociales, principalmente en sitios como You Tube, Facebook y Twitter. En México no se tienen datos exactos, sin embargo, un estimado a nivel América Latina indica que cerca del 30% de la población ha empleado una red social. 

Hay que subrayar, en términos generales, que las redes sociales son benéficas desde el punto de vista de la comunicación humana e incluso su buen uso puede capitalizar las oportunidades de negocio en empresas. Nadie duda de su utilidad, sin embargo, por su propia naturaleza, esta herramienta puede agudizar el sedentarismo y en ciertos casos contribuye a aislar a las personas en una realidad extremadamente virtual. Dicho de otra manera, se olvidan del mundo de carne y hueso.

En la actualidad en el IIPCS hemos detectado a muchos fanáticos de la red social están extendiendo su uso a "su esquema corporal", sobre todo en adolescentes. Por citar un ejemplo, uno de los máximos logros es coleccionar  "Felicitaciones de Cumpleaños" en su muro, o bien, dar demasiada importancia en su decoración, sin olvidar la importancia que tienen las fotografías, porque ellos perciben que la red social ya forma parte de su propia imagen, es decir, es una extensión de su personalidad. Es como si la red, fueran ellos mismos, así que se tiene la fantasía errónea de estar siempre presentes aun estén ausentes.

Y esto puede agudizarse en una sociedad tan particular como la mexicana, en la cual, por distintas razones vivimos cada vez más aislados (la crisis económica, el fenómeno de la delincuencia generalizada, el narcotráfico y las cargas laborales tan pesadas). Es decir, vivimos un momento extremadamente complicado, que nos sumerge en nuestro empleo y en nuestra casa. En términos generales, socializamos poco, la vida nocturna y/o social se pone en la agenda de los pendientes, por lo que, muchos terminan por refugiarse en el mundo virtual, tal como lo dice Giovanni Sartori, ahora el Homo Sapiens, se transforma en Homo Videns, o dicho de otra forma, estamos generando sociedades pasivas y altamente deprimidas, que sólo es estimulada vía las imágenes.  

La adicción a Internet 

La adicción a Internet, y a todas las herramientas de comunicación que ofrece, puede tener una semejanza a otro tipo de adicciones, como la ludopatía (adicción al juego), al trabajo (workaholic) o al alcoholismo: Hablamos de un uso patológico, que presenta síntomas muy claros: una ansiedad compulsiva por estar siempre conectado a la red social, sea vía Internet o mediante el uso de dispositivos inalámbricos.

Los síntomas más frecuentes son en primer término, la pérdida de relaciones interpersonales, tanto laborales, amistosas como amorosas, cambios de humor,  empleo compulsivo del medio, privación del sueño (el ciber adicto prefiere no dormir con tal de estar conectado), en incluso problemas físicos derivados por problemas de la espalda o la vista cansada.  En otras palabras, cuando el uso compulsivo de las redes usadas interfiere de manera directa con nuestras relaciones persona a persona se vuelve patológico." Se cambian las personas por las computadoras, rompiendo la expresión vínculos y afectos emocionales.

Las adicciones atribuidas a Internet pueden clasificarse de la siguiente manera:

  • Sexual. La compulsión por bajar fotos y videos de sitios Web pornográficos o redes sociales alusivas al tema. También relacionarse virtualmente con otras personas, cuyo fin es intercambiar experiencias sexuales empleando el chat o la Web cam.
  • Relaciones. Es la compulsión por estar siempre conectado en la red social. Implica ser un coleccionista de amigos y dedicar mucho tiempo a la decoración del muro o perfil. "En este sentido hemos visto casos de personas que están más de 18 horas conectadas y al pendiente de su red social", explicó Caudillo.
  • Compras. Hace alusión a los sitios de juegos o apuestas y compras. "Este tipo de adicto puede literalmente vaciar su tarjeta de crédito en sitios tipo iTunes, o bien pasar horas en sitios como casinos virtuales", manifestó.
  • Adicción a las descargas. Es la búsqueda compulsiva de información de todo tipo y de productos, principalmente software libre o shareware e incluso, a decir de Caudillo, tratar de bajar información confidencial de ciertos sitios Web. "Es el principio del hacker."

Perfil de los adictos

El perfil de los usuarios adictos a las redes sociales en México es principalmente de hombres y mujeres jóvenes, con un nivel educativo de licenciatura, habilidosos en las uso de las Tecnologías de Información, pero con rasgos de personalidad tímida, retraída y depresiva, por lo que encuentra en el Internet el medio ideal para liberar su ansiedad. Así, con la red social ganan mayor confianza dado el relativo anonimato que proporciona el Web.  En Internet todo es posible, se da una fantasía de omnipotencia que deja sin límites la personalidad del adicto.

Vale la pena decir que la adicción a la red social es solamente el efecto, porque el origen proviene de una serie de trastornos psicológicos que se han acumulado a lo largo de la vida. Sin embargo, en el IIPCS hemos detectado un incremento notable en este tipo de padecimientos, sobre todo en la población de adolescentes y de adultos de 22 a 30 años de edad. 

Para las personas que presenten este tipo de adicciones está disponible la clínica de Acompañamiento Psicológico del IIPCS, la cual está destinada para personas de todos los estratos socioeconómicos. Para mayores informes visite www.iipcs.edu.mx

*Ambos autores son especialistas y catedráticos de tiempo completo en el Instituto de investigación Psicológica, Clínica y Social (IIPCS). La Mtra. Claudia Sotelo Arias es licenciada en Psicología por la UNAM y cursó la maestría en Psicoterapia Individual en el IIPCS. El Doctor Caudillo es profesor de la Universidad Iberoamericana y tiene la maestría de Psicoterapia Individual por el IIPCS, así como el doctorado en investigación psicoanalítica por el mismo organismo.

Sus direcciones electrónicas son:

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

claudia.sotelo@iipcs.edu.mx

carlos.caudllo@iipcs.edu.mx

Ahora ve
Esta es la cifra que deberá pagar Lionel Messi para evitar ir a la cárcel
No te pierdas
ç
×