Facebook sin amigos en la política

La red social se ha topado con varias críticas dentro de las esferas del poder en EU y el mundo; los gobiernos le piden aclarar sus políticas de seguridad. En el Congreso de EU tiene pocos aliados.
mark-zuckerberg-facebook-RT.jpg  (Foto: CNN)
Anna Palmer

El candidato demócrata a la procuraduría del estado de California, Kamala Harris, apareció en un reciente anuncio atacando a su oponente Chris Kelly, acusándola de diseñar las polémicas políticas de privacidad aplicadas por Facebook.

No sorprende que el tema aparezca en la contienda a Fiscal General, pero Harris no será el único que politice el problema de privacidad de la red social.

Facebook comenzó sus incursiones en Washington el año pasado, y los pocos amigos que ha hecho no han podido calmar las preocupaciones del Congreso estadounidense. El persistente problema de relaciones públicas en torno a los controles de privacidad del sitio está convirtiéndose en un campo político minado.

No es fácil ser Facebook. Es justo la causa de su éxito (controles sencillos que permiten al usuario menos avezado conectarse con otros) lo que está bajo la mira.

Facebook es la red social más popular de la web, llegando al 35% de todos los usuarios de la red. Cerca de 500 millones de personas alrededor del mundo se han unido al sitio social, y todo este embrollo sobre la privacidad no ha ralentizado su crecimiento (no aún).

A pesar de ello (o quizás por ello), Facebook no puede quitarse el estigma de estar apropiándose de la información personal de sus usuarios. Las críticas a la privacidad datan desde 2007 y desde entonces las asociaciones de consumidores han obligado a la compañía a realizar varios cambios en los controles de privacidad. Pero los temores no se esfuman, más bien han crecido (los gobiernos de Canadá, Noruega y Reino Unido han presentado denuncias o iniciado investigaciones sobre dichas políticas de privacidad).

Sin amigos en el Congreso

Todo ello ha contribuido a refrescar el interés en el tema dentro del Congreso. Varias comisiones legislativas han buscado información sobre Facebook y la Comisión Federal de Comercio ha recibido peticiones para que se abra una investigación formal.

Facebook ha reaccionado moviendo ciertos hilos de influencia, para no repetir el error de Microsoft, que por ignorar a Washington tuvo que pagar millones de dólares luego de que el Departamento de Justicia presentara una denuncia antimonopolio en su contra  a mitad de los 90.

La red social ha realizado un par de contrataciones clave de personas experimentadas en los asuntos políticos para protegerse de la intervención gubernamental. Facebook contrató hace un año a uno de sus mayores oponentes: Timothy Sparapani, ex consejero legislativo de la Unión Americana de Libertades Civiles. Sparapani ha sido acusado de "mejorar" la imagen de Facebook en Washington, realizar actividades de cabildeo e intentar que el sitio salga de la mira de los legisladores.

La compañía también ha recurrido a su propia plataforma para ganarse a los legisladores. La semana pasada, Facebook lanzó su "Facebook and Privacy Page" para "facilitar una discusión entre los usuarios, los legisladores, los defensores del consumidor y otros actores" según se lee en el sitio.

Pero esta estrategia quizás llegue demasiado tarde y sea insuficiente. La empresa tiene poca presencia en los círculos legislativos comparada con sus competidores (ni siquiera cuenta con un solo lobbyista externo que la represente). Y en un país donde las contribuciones a las campañas suelen traducirse en influencia política, Facebook optó por no formar un comité de acción política.

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, tampoco ha podido calmar las aguas. La semana pasada, en la conferencia All Things Digital, no pudo responder con suficiencia los cuestionamientos en torno a los controles de privacidad.

Congreso exige claridad en manejo de datos

Esa vaguedad y la indignación pública sugieren que la compañía debió haber apuntalado su presencia en Washington desde hace tiempo.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Los obstáculos para Facebook continuarán. El Congreso sigue examinando la forma en que la industria tecnológica colecta, almacena y usa los datos de los consumidores. El mes pasado, John Conyers, presidente del Comité Judicial del Congreso, pidió a Google y a Facebook que cooperaran con la indagación sobre las prácticas de privacidad de las compañías. En una carta, Conyers solicitó una "explicación detallada" sobre el tema y sobre la información que Facebook podría haber entregado a terceras personas "sin el conocimiento de los suscriptores."

Es posible que la Comisión Federal de Comercio también participe en las indagaciones, aunque su presidente Jon Leibowitz declinó comentar si la agencia abrió una investigación formal.

Ahora ve
Trump admite que no tiene grabaciones de sus conversaciones con James Comey
No te pierdas
ç
×