BlackBerry Torch en México, Ignacio Funes y el problema de conectividad

Los gobiernos en nuestro país gastan mucho dinero en equipo de cómputo y éste se utiliza sólo al 20% de su capacidad, dice un especialista
conectividad
conectividad  conectividad  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Hiroshi Takahashi
Autor: Hiroshi Takahashi | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

A bordo de un avión entre Toluca y Cancún, 10 minutos antes de las 11 de la mañana, el piloto anuncia el aterrizaje al mercado mexicano de la BlackBerry Torch. Enseguida salen las pantallas de los compartimentos y un video con las especificaciones comienza a correr, una y otra vez.

Es un teléfono con todo lo que una BB puede tener, pero además incluye una pantalla touch que tiene una calidad que, comparada a simple vista con mi iPhone 3GS, la supera en definición (aclarando: mi iPhone está muy golpeado).

Es un equipo robusto, discreto como lo son las BB, que no tiene el problema de la Storm y cuya pantalla, cuando tecleas sobre ella, sientes que te ignora. Es tan efectivo con redes, correos y al tomar imágenes con su cámara de cinco MP, que estoy tentado a jubilar mi iPhone.

Todo lo que nos rodea a bordo de esta aeronave tiene que ver con el producto de la canadiense Research In Motion (RIM), hasta las telitas que ponen sobre las cabeceras de los respaldos.

Recapacito. Limpio mi mente del marketing. Regreso la vista al artículo de The New Yorker y leo lo que dice un empleado de Milard Drexler acerca del merchandising: "Es decirle a América lo que deben comprar". Drexler es el director general de J. Crew y quien llevó a GAP a ser lo que hoy conocemos.

El problema de la conectividad en México

Partí de Toluca, justo de eso les iba a escribir esta semana: del Estado de México. Hace unos días me reuní con Ignacio Funes, director general del Sistema Estatal de Informática del gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto.

Al preguntarle a Funes sobre su proyecto tecnológico, me habló de cómputo delgado, el sistema que impulsa desde 2007:

"El gobierno hace una adquisición continua de equipos de cómputo con diferentes características. Como todos los gobiernos, compran equipo y el mantenimiento no es algo que les interese mucho. Pocos gobiernos hacen contratos de arrendamiento. Yo podría decir que eso es como la segunda fase de mejora de ese proceso de compra de equipo. Pero en general, los gobiernos hoy están en la dinámica de comprar equipo de cómputo", dice Funes.

Se refiere a que en México se ha comprado la idea de que adquirir hardware y software es la fórmula para el bienestar, como dicen los comerciales y los ejecutivos de las desarrolladoras de tecnología más importantes de este planeta.

"La problemática en general es que adquieres demasiado poder de cómputo para la capacidad de utilización, es decir, yo te podría decir que se compran computadoras en el gobierno hoy con costos de 7,000 pesos (unos 600 dólares), por descuentos de volumen, economías de escala, etcétera, pero el porcentaje de utilización de esa máquina no va más allá del 20%. Estás adquiriendo un equipo de cómputo que te está costando 7 mil u 8 mil pesos, que utilizas al 20% y se va a depreciar en cinco años".

Funes dice que cuando llega a su nueva oficina, en 2007, nadie usaba el correo electrónico. Seguían escribiendo memorándums y los empleados tenían computadoras para hacer cartas.

El ex directivo de 3COM México comenzó a preguntar a las personas a su cargo para qué querían máquinas (él autoriza la compra de miles de equipos). Le decían, principalmente, que para consultar correos.

"Si tú ves el presupuesto de los gobiernos, prácticamente el 90 por ciento se usa para compra de equipo de cómputo, impresoras y no-breaks. O sea, todo orientado al cómputo. PC. Ahí es donde empieza a despertar mi interés por encontrar herramientas, tecnología, que te permita eficientar el uso de esa capacidad de cómputo".

Recuerda que eso fue en 2008. Pensó en tener un escritorio virtual, en computadoras viejas. Tener lo último en software y velocidad, en las cajas disponibles. Una especie de nube privada. Y comenzó a buscar, hasta que encontró a Citrix.

"Era una empresa que no estaba entregando desktops, el ambiente de escritorio en una PC cualquiera, pero sí estaba entregando aplicaciones. Era un primer paso al cómputo delgado. Yo decía: si tenemos una obsolescencia en equipo, estamos comprando mucho equipo, bueno, pues entonces lo que podemos lograr si el gobierno todavía no está maduro, no está listo para un modelo de arrendamiento, de outsourcing, lo que sí podemos hacer es alargar el tiempo de vida de los equipos".

Dice que si tienes un equipo que tienes que cambiar a los cinco, siete años, con este proyecto los desechas en 12.

En eso trabaja el Estado de México. No hay muchos gobiernos que lo hagan, dice Funes, no hay casos de éxito tan grandes. Espera triunfar y lograr establecer su modelo. Hasta ahora ha funcionado.

El gran problema, destaca, es la conectividad del país. Dice que si hubiera alguien que impulsara el desarrollo de la conectividad, desde gobierno y sector privado, habría un gran despegue de las comunicaciones y del cómputo. Sin embargo, ese alguien todavía no aparece.

Le recordamos que en Estados Unidos tienen un Zar del cómputo, que ve tanto seguridad, como conectividad y aprovechamiento de las nuevas tecnologías. Dice que esa figura también hace falta en México, pero hasta que no llegue alguien que entienda la importancia de la tecnología en el desarrollo, más allá de hardware y software, no pasará nada en este país.

Con su sistema, ofrece cómputo con cajas pequeñas, un monitor plano e interconexión. Tiene toda la información bajo control, no hay fugas, hay control y defensa ante ataques. Va avanzando poco a poco. Es cloud computing privado, potente y controlado. El gobierno lo tiene en sus manos. La migración continúa.

"La madurez de las organizaciones mexicanas depende mucho, a nivel tecnología, de la madurez tecnológica de sus líderes. Sí tienen que pasar algunas generaciones para que los nuevos líderes, que ya traen la bandera tecnológica, la permeen en las organizaciones. Tendrán que pasar 10 años, una generación, para empezar a ver líderes que ya empiezan a tomar la tecnología como una bandera", dice Funes.

El piloto me recuerda que la BlackBerry Torch llega el 15 de octubre a las tiendas, con Telcel. No dice cuánto costará, pero anuncia la llegada al Caribe.

El calor es intenso, tomando en cuenta que en Toluca dolían los huesos de frío en la madrugada. Con los labios quemados configuro Twitter y Facebook en el Torch.

Ahora ve