Un ingeniero mexicano ayuda a construir un robot que viajará al espacio

Un ingeniero en electrónica de México participó en la creación de Robonaut R2, el androide que partirá a la Estacion Espacial Internacional
robonaut
robonauta  robonaut  (Foto: )
Hiroshi Takahashi
Autor: Hiroshi Takahashi | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Un humanoide, hábil con las manos, cargado de sensores y cámaras, y que tiene un hermano gemelo que tuitea todo lo que hacen, viajará al espacio el lunes 1 de noviembre en el último vuelo de la nave Discovery.

"El lunes será el lanzamiento", confirmó Jairo Sánchez, uno de los ingenieros del proyecto. "Lanzaremos el primer robot a las estrellas. Va a la ISS".

Jairo se refiere a la Estación Espacial Internacional (EEI), el centro de experimentación que continúa albergando astronautas para realizar pruebas y experimentos a unos 350 kilómetros de distancia de la Tierra.

"El R2, el robonauta, o Robonaut, es un proyecto que ha existido desde 1999, cuando la NASA empezó a hacer unos estudios acerca de robots con forma de humano", dice Sánchez vía telefónica desde el Johnson Space Center, en Houston, Texas.

"El objetivo de estos robots es que ayuden a los astronautas a ejecutar tareas que puedan ser peligrosas para ellos, o asistirlos como un enfermero a un médico. Es la idea detrás del proyecto", agregó.

Lo cierto es que la idea original detrás es un proyecto llamado M2, que contempla mandar robots a la Luna en un lapso de mil días.

"El tiempo es un factor que nos emociona a todos", dice Jairo cuando le recuerdo M2. "La idea era que en mil días llegara a la Luna y caminara, no sé muy bien los detalles, el proyecto no ha sido aprobado al 100%".

– ¿Para qué quieren enviar un robot a la Luna?, le pregunto.

– Es un destino muy lejano. Si llega antes, puede explorar y preparar el terreno para que cuando lleguen los humanos no tengan que exponerse a los peligros, y no tengan que perder tanto tiempo.

– ¿Y tú que es lo que haces en este proyecto?

– Mi función dentro del grupo es diseñar sistemas electrónicos, como la lógica de los microchips dentro del robot, que controlan los movimientos.

Los padres de Jairo son mexicanos. Él nació en Houston y vivió un tiempo en San Luis Potosí. Tiene 26 años y es ingeniero en electrónica.

– ¿Qué es lo que haces?

– La lógica digital que hace que controle al robot. Niveles por encima de esto es el software, que hace las funciones de movimiento. Nosotros hacemos una traducción de la electrónica en movimientos. Controlamos las computadoras que hay dentro del robot. Es un trabajo de conjunto, involucra a los ingenieros electrónicos, de software, a todos.

– ¿Hay muchos mexicanos en este proyecto?

– El grupo es muy diverso, pero no hay muchos, no realmente. Dentro del grupo del Robonauta, de ingenieros, nada más soy yo.

– ¿Debe ser muy difícil estar en un proyecto tan importante, de entrada, debe ser súper complicado trabajar en la NASA, no?

– Básicamente, desde que estuve haciendo mis estudios en la universidad de Houston, aplique a un programa que tiene la NASA, el CO-Op. Es una especie internship: sigues estudiando, pero a la vez vienes a trabajar. Te tomas un semestre de tus estudios y te meten en un grupo relacionado con tu campo de especialización. Apliqué y tuve la suerte de que me aceptaran. Desde entonces, tengo trabajo acá. Soy empleado de la NASA desde hace tres años y en la escuela estudié cuatro semestres. Es un programa que te permite poner tu pie dentro de la puerta. Es un programa muy competitivo, vienen estudiantes de todo Estados Unidos.

– ¿El robot es una especie de ser que pone a prueba los límites de los humanos en el espacio?

– R2 está equipado con cientos de sensores, tiene dos cámaras en la cabeza, infrared en el área de la boca que le permite calcular la distancia de los objetos enfrente. Una de las cosas que separa al R2 de otros robots es la destreza de sus manos; como los humanos, puede usar herramienta, como un taladro, o cualquier cosa, y puede hacer los trabajos. Los ingenieros no tienen que desarrollar herramientas nuevas.

– ¿Con qué otros robots cuenta actualmente ese programa?

– En la actualidad, solamente existen dos robonautas R2, pero hay una generación previa, el Robonauta; de esos existen varios. Se le han hecho mejoras en todos los aspectos de la electrónica, la destreza de las manos, la velocidad, con una tecnología cada vez más avanzada. El primero fue creado en 1999, el R2 nació en 2006.

– ¿Qué podemos medir con los robots?

– Esperamos que pronto podamos llegar a la Luna y más allá. También se habla de aterrizar en un asteroide o ir a Marte, pero claro el desafío más grande que existe es el factor humano, como enviar un humano a Marte. Éste es un desafío muy grande, se necesita entender la psicología humana, los efectos de radiación del espacio sobre el cuerpo, pero esperamos que con R2 podamos llegar a esos sitios, aprender antes de enviar humanos.

– En este caso, para qué mandan al R2 a la Estación Espacial Internacional.

– Servirá como una unidad de investigación para ver cómo afecta el ambiente de microgravedad al robot. Aprender cómo hacerle mejoras o cómo ajustarlo. Esperamos que en un futuro podamos hacerlo mejor para que llegue a salir al exterior. Fue diseñado de manera que se nos hacen fáciles las mejoras.

– ¿Desde dónde lo ajustan, desde la Tierra?

– Puede controlarse desde Houston, y desde arriba. Tiene diferentes modos de operación.

– ¿Puede hacer caminatas espaciales?

– Por el momento no está adaptado para el ambiente térmico extremo que existe en el espacio, esperamos que con mejoras en el futuro pueda salir.

– ¿Qué es lo que hará por lo pronto?

– Trabajos de mantenimiento de la estación, consumen el valioso tiempo de los astronautas, como cambiar filtros de aire, limpiar, entre otras cosas.

– ¿Cuándo regresa?

– No tiene fecha, el plan es mantenerlo allá por tiempo indefinido.

Ahora ve
No te pierdas