TIC&#039s, productivas según su función

Las Tecnologías de la Información se eligen por las necesidades de la firma, dice Alejandro Floreán; el presupuesto utilizado en la infraestructura es de 25,600 millones de dólares al año.
Oficina  (Foto: Archivo)

A fines de 2009 cuando ya se observaban ciertos indicios de una recuperación de la crisis financiera internacional, las compañías en América Latina  gastaron en promedio 55% de su presupuesto en mantener la operación actual de los sistemas de información, un 34% en tecnologías para automatizar y administrar operaciones transaccionales y sólo un 11% del presupuesto lo destinaron a proyectos de innovación al interior de las compañías. El 55% del presupuesto orientado al mantenimiento de la operación de Tecnologías de Ia Información (TI) equivale a 25,600 millones de dólares (mdd) anuales, sin embargo, se pensaría que esta gran cantidad de recursos genera un alto retorno a las compañías debido a una alineación con el negocio, pero lamentablemente esto no es así. Estos recursos simplemente se destinan a mantener una posición estática que no cumple con los requerimientos actuales del mercado y aun más grave, no cumple con las lecciones que nos dejó la crisis financiera tales como el ahorro, la innovación, el tiempo de mercado y la eficiencia.

Sin embargo, aún con esta gran cantidad de recursos generando muy poco valor en las compañías, la evolución tecnológica continúa como parte de un proceso de innovación y adaptación a las nuevas reglas del mercado.

Hoy podemos ver propuestas muy innovadoras por parte de la industria de tecnologías de la información, tales como por ejemplo:

  • Virtualización como una alternativa de consolidación de infraestructura y simplificación de la administración de entornos complejos de TI.
  • Servicios en la nube (cloud sevices) una alternativa creativa de transformar el CAPEX en OPEX, con un impacto tanto en la infraestructura de hardware como en la infraestructura de aplicaciones de negocio, originando un impacto inicial en la reducción de costos.
  • Aplicaciones corporativas de movilidad, aprovechando el creciente mercado de dispositivos móviles, siendo una realidad los beneficios en el mundo corporativo.
  • Social Media como una interacción social a través de exitosas técnicas de publicación de contenido, teniendo una base fundamental en tecnologías web. Hoy día ya ha pasado del consumo al mundo corporativo, donde está buscando un espacio en las nuevas reglas de los negocios.
  • Gestión de procesos de negocio a través de la transformación de aplicaciones de software de última generación.

Los puntos anteriormente mencionados son sólo ejemplos de las tendencias tecnológicas que estarán transformando los sistemas de información en los siguientes años, sin embargo es muy importante notar que cada una de estas propuestas aún tienen un camino por recorrer para lograr una madurez que asegure certidumbre en su adopción.

Para muchos CEO´s todavía hay dudas sobre la adopción de estas tecnologías, algunas de ellas válidas y orientadas a dos aspectos fundamentales: el impacto económico dentro de su organización y la integración en un complejo ambiente de TI.

El CEO se encuentra en una encrucijada muy importante, por un lado hay una presión por incrementar la eficiencia y tener una operación de TI de bajo costo y por otro lado, hay una presión por entregar nuevos servicios de TI que soporten los cambios que el mercado impone. Si miramos los números de inversión con detenimiento será una decisión difícil optar por cualquiera de los escenarios mencionados con anterioridad, debido a la manera en que se ejerce el gasto de TI en las compañías Latinoamericanas.

En mi opinión la forma pragmática de tomar una decisión de ir por la reducción de costos u optar por la innovación en los sistemas de información o bien, una combinación de ambas, es parte de la concepción básica que las nuevas tecnologías no se deben de adoptar por moda o ser pioneros en su adopción. Más bien se debe ser pionero en la aplicación de las tecnologías cuidadosamente seleccionadas, considerando cuál es la fuente de generación de la economía de la empresa, qué es lo que mejor hace la compañía (mejor cualidad o diferenciación) y qué apasiona la visión de la organización.

En conclusión, el mejor negocio de la tecnología se produce cuando las organizaciones logran asociar sus inversiones de TI con los resultados esperados por la alta dirección, determinando su contribución en todo el proceso de implementación y uso de la tecnología seleccionada y "no" en los resultados de la industria de TI de cumplir sus metas de ventas y crecimiento.

El autor es consultor líder del mercado de tecnología en América Latina. Su área de especialización son las soluciones de software, servicios de TI y estrategias comerciales en la venta de tecnología, actualmente es Director de Soluciones Enterprise en IDC para América Latina.

 

Ahora ve
Cumplimiento o no de contrato enfrenta a Neymar con el Barcelona
No te pierdas
×