Android quiere ser el software del año

Las mejoras en redes inalámbricas y nuevos procesadores aumentarán las ventas de los ‘smartphones’; esta medida representa una oportunidad para que Google logre ganar usuarios en los equipos.
celular  (Foto: Cortesía SXC)
Seth Weintraub

Las mejoras en las redes inalámbricas y nuevos procesadores baratos impactarán el precio de los smartphones, llevándolos a un crecimiento sin precedentes en 2011. A pesar de que estos teléfonos inteligentes han crecido a un ritmo increíble durante el año pasado, aún representan una tercera parte de todos los móviles en Estados Unidos, y su presencia internacional es todavía menor.

En los países en vías de desarrollo, el precio de estos dispositivos es inasequible para la gran mayoría. En China e India, con poblaciones colosales y una floreciente clase media, no tienen ni siquiera un 10% de penetración en el mercado.

La firma de investigación IDC calcula que a nivel mundial en este 2010 se vendieron 269.6 millones de smartphones, frente a los 173.5 millones de unidades de 2009. Para 2011, la cifra podría llegar cerca de los 500,000 millones de unidades en el mundo y probablemente superen a los ordenadores como la vía de acceso más popular a Internet.

Dos factores principales conducirán ese avance: la infraestructura inalámbrica, que mejora día a día, y la reducción de precios de los móviles. Un hardware más económico eliminará la necesidad de subsidiar el precio de los equipos y por ende mejorará la competencia entre operadoras, que optimizarán sus redes. El responsable de la plataforma Android, Andy Rubin, considera este escenario como la situación ideal para la adopción del smartphone.

El precio

En 2010, el teléfono inteligente más económico estaba apenas por debajo de los 200 dólares (sin subsidio mediante contrato con operadora, que es como casi todo mundo adquiere). Algunas marcas chinas, extremadamente baratas, comenzaron a venderse hace poco en 150 dolares. Pero según los recientes anuncios, incluso los grandes fabricantes podrían reducir el precio de sus equipos.

Broadcom anunció la semana pasada su chip BCM2157para los teléfonos Android con red 3GHSDPA. La plataforma proporciona todo lo que un desarrollador requiere: procesador dual core ARM, Bluetooth, cámaras de hasta 5 megapíxeles y  pantalla multitáctil con una resolución HVGA o WQVGA. Además, el chip funcionará con las redes 3G de AT&T y T-Mobile en Estados Unidos y con operadoras GMS en el resto del mundo.

La empresa comercializará este dispositivo específicamente para fabricantes de equipos Android, aunque cualquier sistema operativo de smartphones podría utilizarlo. Es claramente la plataforma que han elegido los dispositivos de bajo coste.

Jim Tran, vicepresidente y director general de la línea de teléfonos para empresas de Broadcom, comentó algunos detalles del nuevo procesador y sus implicaciones para la industria.

Dado que el BCM2157 combina varias funciones en un chip, opera con mayor eficiencia, lo que significa que requerirá menos batería que los celulares actuales. Los semiconductores digitales CMOS son más económicos y requieren menos energía, también se traducen en menor gasto en silicio. Los procesadores dual core correrán a una velocidad de 500-800 mhz. Soporta Wi-Fi y sistema Android 2.2 en adelante Pero lo fundamental es el precio: Tran dice que los teléfonos con chip BCM2157 costarán menos de 100 dólares e incluso podrían bajar hasta 75 dls. Esos equipos llegarán al mercado en un período de 3 a 6 meses.

La compañía asegura que para diciembre del año próximo, lanzará otra herramienta electrónica que soportará pantallas WVGA y tendrá la misma potencia que los actuales smartphones de alta gama pero el precio rondará entre los 75 y 100 dólares. Así, el Nexus S que  hoy cuesta 530 dls. sin contrato costará mucho menos dentro de un año.

Hay además otros fabricantes de chips que pretenden lo mismo, una empresa china dedicada a la manufactura está desarrollando el mismo tipo de procesador para el estándar EVDO Rev A, que utilizan las redes 3G de telefonía celular de Sprint y Verizon. Y también afirma que podrá reducir los precios de los dispositivos a menos de 100 dólares.

Esos precios atraerán a más usuarios y abrirán por primera vez y a gran escala los mercados emergentes de Asia, como China y la India, a los clientes de smartphones.Eso significa que aumentarán los usuarios de Android y Google.

Y más importante aún, a ese precio, muchos de los compradores de primer mundo renunciarán a sus contratos (que subsidian el precio del teléfono) y elegirán en su lugar planes mensuales.

Ese precio le arrebatará el poder a las operadoras  y se verán forzadas a competir por sus clientes (por ejemplo, si T-Mobile tiene una oferta especial, el consumidor puedo sacar su teléfono de la red AT&T  sin penalizaciones por terminación anticipada de contrato).

Eso a su vez reducirá los precios de los planes y tarifas de transmisión de datos. Los teléfonos inteligentes baratos podrían modificar también el precio de los contratos.

Si creíamos que las 300,000 activaciones diarias de Android eran impresionantes, en 2011 el crecimiento para esta empresa tecnológica será aún mayor.

El fabricante HTC, que maquila dispositivos con el sistema operativo de alta gama y algunos dispositivos Windows Phone 7, espera triplicar su producción de 2010 en un año. Si las cosas salen como Rubin, Google, Broadcom y HTC esperan, incluso esas estimaciones resultarán conservadoras para Android Inc.

Lo más interesante es que, a menos de que Apple tenga un plan para mantenerse competitivo en el mercado, su iPhone podría terminar donde están casi todos los sus productos:entre los más caros del mercado, asequibles sólo para aquellos con la disposición y los medios para pagar un extra por las sensibilidades estéticas de Steve Jobs.

 

Ahora ve
Esta aplicación te permitirá detectar daños cerebrales desde tu smartphone
No te pierdas
×