En esta temporada, ¿vale la pena comprar discos pirata?

La oferta de discos pirata es muy amplia y con extraordinarios precios en México, pero su calidad es muy inferior a los originales
pelicula video
pirateria apocrifo  pelicula video
Leonardo Peralta
Autor: Leonardo Peralta | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Era una oferta navideña irresistible: 50 películas por 10 pesos. En el vagón de la línea azul del Metro de la Ciudad de México por donde pasaba el vendedor, las miradas se asomaban curiosas. No era para menos. En el comercio informal un DVD pirata por 10 pesos no es raro pero, ¿50 películas por 10 pesos? Imposible negarse.

En México, la demanda del mercado por audiovisuales apócrifos o ‘pirata’ es enorme. De acuerdo con Jaime Campos, director general de la Asociación Protectora de Cine y Música (APCM), nueve de cada diez DVD que se comercializan en el país provienen del mercado pirata.

Asimismo, la Encuesta nacional de hábitos, prácticas y consumo culturales, realizada por Conaculta este otoño, halló que el 58% de los mexicanos no gastan un centavo en adquirir películas y apenas el 18% gasta 200 pesos o menos al año.

Quizá por la diversidad del mercado (y la necesidad de ofrecer entretenimiento a muy bajo precio), la selección de películas en el disco pirata adquirido en el Metro es, por decir lo menos, variada: desde Amar te duele (protagonizada por Martha Higareda) hasta La era del hielo 3, pasando por clásicos del cine mexicano como El enamorado, película protagonizada por Pedro Infante en 1951. Medio centenar de títulos que van desde comedias hasta títulos de acción: casi podría decirse que una selección para toda la familia.

Y en efecto, el disco cumple lo que promete: contiene medio centenar de archivos de video en formato 3GP para almacenar datos en dispositivos celulares, por lo que el tamaño de los archivos va de los 3 hasta los 254 Megabytes. Sin embargo, la cantidad no es equivalente a la calidad: la resolución de los videos ronda las 359 líneas, similar a un video de YouTube, inferior a un DVD legítimo y muy por detrás de un disco Blu-ray, que tiene hasta 1080 líneas de resolución.

Las películas tienen sonido monoaural y en algunos casos aparece un fenómeno raro: la imagen tiembla, como si fuera la grabación de una pantalla y no la copia de una fuente directa (como un disco original). Este fenómeno, de acuerdo con el ejecutivo de la APCM se denomina camcording y “consiste en grabar el estreno para subir el video a la red, desde donde los piratas obtienen material para replicarlo en laboratorios clandestinos”.

Es una obviedad, pero la manufactura de estos discos no es improvisada. Algunos videos incluso se dan el lujo de incluir al inicio promocionales de productoras como JohnPirate, así como el nombre de las colecciones personales de donde podrían venir las películas. Por su parte la marca del disco (KingPro) corresponde a un fabricante taiwanés que vende por mayoreo, lo cual explicaría que como portada y folleto, el disco tenga una borrosa fotocopia y como caja, un sobre de celofán.

Como espectador, la experiencia visual de las películas es apenas pasable en un celular e incluso en la pantalla de una computadora, pero al colocar el disco en un reproductor DVD conectado a una televisor, la imagen se convierte en una colección de cuadros incómodos de ver por más de 10 minutos. Sin embargo, no parece que al consumidor mexicano le moleste la experiencia. De hecho, según el Procurador General de la República, tan sólo entre octubre de 2009 y 2010 se habían desmantelado 84 laboratorios de producción.

¿Es posible que algún día dejen de venderse este tipo de discos en el metro y puestos ambulantes de todo el país? Es difícil saberlo, pero comienzan a aparecer alternativas en México vía descargas digitales legales como el Zune Video Marketplace de Microsoft y iTunes Store de Apple, más económicas que los DVD tradicionales.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Además, en 2011 podría empezar a operar el Anti-Counterfeiting Trade Agreement (ACTA), acuerdo internacional que responsabiliza legalmente a los proveedores de internet por cuyas redes pasen contenidos ilegales, lo que haría más difícil la labor de los piratas.

Mientras tanto, las 50 películas por 10 pesos seguirán siendo una oferta difícil de rechazar.

Ahora ve
Donald Trump hizo, durante el eclipse, lo que no se debe de hacer
No te pierdas
×