Se prepara el reemplazo para los transbordadores de la NASA

La nave 'Skylon' proveerá un sistema capaz de despegar y aterrizar como un avión, además de ser completamente reutilizable
  • A+A-
Por:
Matthew Knight
Autor: Matthew Knight | Otra fuente: CNN
LONDRES (Reuters) -

El transbordador espacial de la NASA Discovery ha completado su misión final, y el Endeavour y el Atlantis lo seguirán en el retiro más tarde este año.
Esto marca el final de un capítulo histórico en los viajes espaciales, pero un nuevo capítulo puede no estar a años luz de distancia si el diseño innovador de una nave espacial completamente reutilizable puede lograr despegar.

Skylon” está solo en la etapa de concepto, pero podría dar paso a una nueva era en la exploración y descubrimiento del espacio, dicen sus diseñadores asentados en el Reino Unido, Reaction Engines Ltd.

La clave de la propuesta del Skylon es un motor de cohete de combustible de hidrógeno llamado SABRE (siglas en inglés de Motor de Cohete Sinérgico de Respiración de Aire) diseñado

por el director gerente de la compañía, Alan Bond.

SABRE, que fue descrito por primera vez por Bond a principios de los años 80, es un “motor de cohete combinado cíclico con dos modos operativos”.

Mark Hempsell, director de programas del futuro en Reaction Engines Ltd. dijo: “El motor comienza quemando hidrógeno con aire y termina quemando hidrógeno con óxido líquido como un motor de transbordador”.

Esto sucede en la misma cámara del motor del cohete, dice Hempell, permitiendo al Skylon despegar y aterrizar de un modo similar al de una avión convencional, a diferencia de los transbordadores de la NASA y los cinco cohetes Ariane de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), que necesitan costosos impulsores de cohete desechables para ponerlos en órbita.

Hempsell dice que la idea es llevar pasajeros, satélites y cargamento para la Estación Espacial Internacional, pero también visualiza a Skylon – que mide alrededor de de 90 metros de largo y puede transportar cargas útiles de hasta 12 toneladas – apoyando futuras misiones a la Luna y a Marte.

La idea de Bond es “muy original”, dice Richard Brown, director del Centro para la Tecnología de Transportación Futura Aérea-Espacial en la Universidad de Strathclyde en Gran Bretaña – proveedores independientes de tecnología y apoyo de diseño de Reaction Engines Ltd.

“Es un problema que ha sido considerado desde hace mucho tiempo, la idea de terminar con un motor que tenga eficacia todo el camino hacia la órbita. Existen otras ideas relacionadas, pero la de Bond es probablemente la más eficiente”, dijo Brown.

“Necesitamos hacer algunas investigaciones fundamentales para comprender algunos de los aspectos de la nave un poco mejor, pero Bond necesita que se le otorgue suficiente financiamiento para permitir que este motor sea demostrado”, agregó.

“Es un sistema muy factible”, dijo Hempsell. “Las bases del motor están completamente fijas y exploradas, así que no hay peligro de que no vayan a funcionar Sentimos que esto debió haber sustituido a los transbordadores desde tiempo atrás”.

No obstante, está lleno de elogios para los transbordadores espaciales, diciendo que han hecho un “trabajo supremo y espectacular”, pero la falta de inversión en la fase de diseño ha comprometido las cosas, piensa.

“El diseño original era tener dos vehículos tipo aeroplano montados uno sobre otro, lo que lo haría completamente reutilizable”, dijo.

En teoría, al menos, Reaction Engines espera que Skylon pueda realizar la tarea con un solo vehículo, pero necesita más dinero para impulsar el proyecto.

Alrededor del 80% de su financiamiento actual vienen del capital privado, dice Hempsell, y completado con dinero público – la mayoría del cual vino de un premio de la ESA de 1 millón de euros (1.4 millones de dólares) en 2009.

Reaction Engines Ltd. estima que el costo total de desarrollar Skylon será de alrededor de 10,000 millones – una cuenta abultada, pero que valdrá la pena, dice Brown.

“Si observas los costos de desarrollo de algo como el airlines A380 de Airbus, no estamos hablando de una cantidad enorme de dinero”, dijo.

Agregó. “En ese momento, el acceso al espacio es increíblemente caro. Si puedes rediseñar una nave espacial para poder rediseñarla, esto reducirá los costos dramáticamente.

Ahora ve