No imprimas fotos, imprime objetos

Los aparatos usados por el sector automotriz evolucionaron para ser accesibles al mercado masivo; la industria prevé crecer de 1,300 mdd en 2010 a 5,200 mdd en 2020.
impresora  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Laurie Segall

Imagina poder imprimir tus propios zapatos o tus llaves. Algunos ingenieros de avanzada creen que las máquinas de fabricación pronto podrían ser tan comunes en los hogares como las tostadoras. Aunque suenen vanguardistas, las impresoras en tres dimensiones han existido desde hace más de 20 años. Eran, hasta hace poco, las máquinas multimillonarias usadas principalmente por los fabricantes de los sectores automotriz y aeroespacial. Pero hoy, esa tecnología ha evolucionado lo suficiente para que los dispositivos que imprimen en 3D sean accesibles a las masas, alentando todo tipo de creatividad. Hay quienes las usan para imprimir sus muñecos de acción favoritos, los doctores las han usado para imprimir órganos artificiales, y los chefs las están probando para imprimir comida gourmet.

Rajeev Kulkarni, vicepresidente de ingeniería global en 3D Systems, estima que las impresoras de tercera dimensión más baratas costaban, hace cinco años, entre 25,000 y 50,000 dólares. Al presente, puedes adquirir una por menos de 2,000 dólares.

3D Systems, empresa pionera en la fabricación de impresoras 3D industriales con sede en Carolina del Sur, busca posicionarse como líder de lo que denomina "la democratización" de las impresoras 3D.

"Hemos estado en el negocio de la impresión en 3D por 25 años. Por mucho tiempo hemos tenido sistemas de producción industrial y sistemas muy vastos. Hoy intentamos llegar al nivel del consumidor, que la impresión en 3D sea accesible al mercado masivo", comenta Kulkarni.

La compañía recién se asoció con los fabricantes de software Autodesk y Alibre para desarrollar kits de impresión del tipo ‘todo en uno.' No son paquetes precisamente baratos (el más económico es el modelo RapMan, por 1,500 dólares, uno que requiere ensamblarse), pero tampoco lo fue la primera generación de computadoras domésticas. Kulkarni cree que apenas están en los albores de una nueva industria.

Wohlers Associates, una firma consultora independiente que monitorea la evolución de las impresoras 3D, está de acuerdo. La firma prevé que la industria crecerá de 1,300 millones de dólares en 2010 a 5,200 millones de dólares en 2020.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

El científico Grant Schindler, investigador de Georgia Tech, ya construye herramientas para la creciente ola de aficionados a las impresoras 3D caseras. Hace poco presentó una aplicación para iPhone que permite a los usuarios escanear e imprimir modelos de sus rostros en máquinas de fabricación domésticas. En su opinión, las impresoras 3D vivirán su auge cuando la gente encuentre el uso apropiado para ellas.

"Faltan unos 10 años para que realmente se popularicen. Además tiene que haber una aplicación tremendamente atractiva -quizás en el sector joyero. Tiene que ser algo que todo mundo quiera, que todo mundo diga ‘Necesito una impresora 3D'", apunta Schindler.

Ahora ve
Así ha sido la relación del Reino Unido y la Unión Europea
No te pierdas
ç
×