El ‘efecto Napster’ contagia al cine

50,000 usuarios de BitTorrent fueron demandados por supuestas descargas ilegales de películas; las casas productoras recurrieron a un conglomerado legal acusado de usar métodos intimidatorios.
hurt locker  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Julianne Pepitone
NUEVA YORK -

El cambio al siglo XXI estuvo lleno de demandas antipiratería de los estudios contra sus clientes potenciales, pues varias disqueras se unieron para aplastar a Napster y a su masiva base de usuarios. Y prepárense para el segundo round: esta vez son los usuarios de BitTorrent contra los estudios cinematográficos.

Cerca de 50,000 usuarios del software de descarga peer to peer de BitTorrent fueron acusados en los últimos meses de descargar de forma ilegal una de dos películas.

Voltage Pictures, el estudio detrás de The Hurt Locker, de 2009, está demandando a casi 25,000 usuarios de BitTorrent que supuestamente descargaron la película de forma ilegal. Eso ocurrió semanas después de que se demandara a 23,000 personas por descargar The Expendables, producida por Nu Image.

Ambas demandas se levantaron en una corte federal en Washington por U.S. Copyright Group (USCG, por sus siglas en inglés), un conglomerado formado por el despacho legal de Washington, Dunlap, Grubb & Weaver. El grupo levantó su demanda de Expendables en febrero, seguida por la demanda de Hurt Locker en abril.

"Son trolls de los derechos de autor", dijo Corynne McSherry, directora de propiedad intelectual en Electronic Frontier Foundation, una organización de derechos digitales. "Toman un enfoque operativo hacia la litigación", comentó.

El USCG no respondió a varias llamadas en solicitud de comentarios. Un vocero de Voltage Pictures, el estudio de Hurt Locker, defendió la demanda.

"Los abogados sólo están haciendo su trabajo. Alguien robó nuestra propiedad y estamos intentando recuperarla", dijo, negándose a dar más comentarios.

Las nuevas medidas drásticas contra la piratería: los problemas legales por piratería digital son constantes, y BitTorrent suele participar en ellos. El programa de software gratuito permite a los usuarios cambiar y descargar archivos grandes. Tiene muchos usuarios legítimos; el pionero educativo Khan Academy recientemente puso su catálogo de videos gratuitos disponible en BitTorrent. También se usa muy a menudo para comerciar - de forma ilegal - películas, programas de televisión y otros contenidos protegidos.

El presidente ejecutivo de BitTorrent, Eric Klinker, dijo que la compañía sólo ofrece el software, y no puede controlar lo que hacen los clientes.

Las demandas

Lo impactante sobre estas demandas es que USGC acusó a decenas de miles de usuarios, emitiendo citatorios a proveedores de servicios de Internet como Time Warner Cable, Comcast, Verizon y Earthlink, para conocer la identidad de estos usuarios.

Los proveedores están cumpliendo con las indicaciones y entregando información, según quienes están al tanto del caso. "Time Warner Cable luchó contra estos citatorios pero la mayoría de los proveedores están entregando entre 100 y 150 identificaciones al mes", dijo Eric Menhart, abogado de derecho cibernético que representa a 50 acusados en el caso de Hurt Locker.

Un vocero de Time Warner Cable confirmó que su compañía suele luchar contra este tipo de peticiones legales. Los representantes de Comcast, el proveedor de Internet número uno de Estados Unidos, no respondió a la solicitud de comentarios.

McSherry, de EFF, está conmovido por la idea de acusar a miles de individuos. USCG "no permite a la gente dar a conocer sus defensas legítimas", dijo.

Hacer que los individuos sean responsables de actos ilegales cometidos a través de direcciones IP a las que están vinculados es algo complicado. Por ejemplo, ¿un padre debería ser responsable si su hijo descarga una película en la dirección IP de la casa? ¿Y qué hay de un arrendador que ofrece el Internet a su arrendatario? Años después de que surgieran estos problemas, las cortes siguen batallando caso por caso, dicen los expertos legales.

Para quienes fueron afectados por las demandas, los costos de defensa podrían ser muy dañinos. Docenas de personas en el caso de Locker se quejaron ante la corte de la distancia que tuvieron que viajar para presentarse en Washington. Otros dicen que varias computadoras estaban ligadas a su dirección IP.

Hasta ahora, la Corte ha descalificado las estrategias de los individuos para cancelar los citatorios enviados a sus compañías de Internet en busca de información personal.

¿La amenaza para llegar a un acuerdo? USCG fue creado a principios de 2010 y ha tratado varios casos de piratería digital, sobre todo contra cientos de defensores al mismo tiempo. Muchos de ellos han preferido llegar a un acuerdo fuera del juzgado.

McSherry y otros críticos atacaron a USCG por usar el método ‘o pagan o los atrapamos', es decir, pagar una cuota relativamente baja para llegar a un acuerdo o enfrentar miles de dólares en cuotas legales y penalizaciones potenciales.

El usuario de BitTorrent, Dmitriy Shirokov, levantó una demanda el año pasado afirmando que la compañía hacía un negocio amenazando gente. La compañía alegaba que USCG explotaba la ley de derechos de autor, y que su objetivo era asustar a la gente para que pagara un pequeño acuerdo de 1,500 o 2,000 dólares en lugar de someterse a un litigio.

Actualmente el caso es tratado por la Corte de Distrito de Estados Unidos en Washington. El abogado de Booth Sweet, Dan Booth, quien levantó la demanda, dijo que USCG no ha respondido a las acusaciones, y ha intentado hacer que el caso sea desechado. También pidió a la corte que sancionara a Booth Sweet, un despacho de Massachusetts, por aceptar el caso.

Menhart dijo que ha visto un incremento en este estilo de litigación en los últimos dos años. Las sumas pequeñas pueden crecer rápidamente.

Como dice TorrentFreak, el primer blog en informar el caso de Locker: "Si sólo 10,000 de los supuestos infractores pagaran un acuerdo de 2,000 dólares, generaría 20 millones de dólares para Voltage y para USCG". En comparación, The Hurt Locker generó 17 millones de dólares en taquillas en Estados Unidos.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Menhart espera que los operativos masivos como éste llamen la atención a un problema legal que había quedado en la sombra desde la caída de Napster. Casi todos están de acuerdo en que las descargas ilegales son algo malo, pero ¿qué tan draconiano debería ser el castigo?

Creo que la gente se preguntará si realmente quieren que su abuelo pague 2,000 dólares para llegar a un acuerdo por una película que descargó su nieto. "Hay algo que no suena bien en eso", dijo Menhart.

Ahora ve
Analistas consideran que la multa de la UE a Google es una represalia
No te pierdas
ç
×