Netflix, ‘amigo’ de Facebook

El jefe de la firma, Reed Hastings, anunció que se integrará al consejo directivo de la red social; el movimiento podría representar una ventaja competitiva para el fortalecimiento de la empresa.
reed hastings  (Foto: Cortesía Fortune)
Jessi Hempel

El director ejecutivo de Netflix, Reed Hastings, realizó el pasado viernes un brillante movimiento estratégico para su negocio al anunciar que se integraría al consejo directivo de Facebook. Desde su fundación en 1997, Netflix ha pasado de ser una startup que venció a Blockbuster en el negocio del alquiler de películas a ser un sitio que domina el streaming de películas por Internet, revolucionando esa industria del entretenimiento doméstico que mueve 85,000 millones de dólares. Su relevancia hizo que la revista Fortune nombrara a Hastings empresario del año en 2010.

Pero la competencia en el sector no ha cesado. Mientras Netflix lucha por mantener su liderazgo, podría ganar una importante ventaja competitiva si estrecha vínculos con la red social líder en el mundo: Facebook.

La televisión por Internet (la idea de que los televisores en nuestros hogares se conviertan en sistemas operativos como los que alimentan nuestras computadoras y podamos ver nuestros programas favoritos no sólo en tablets, sino también en pantallas de gran formato) está por fin materializándose. Y los nuevos modelos de negocios contribuirán a que eso ocurra. Netflix, por ejemplo, ha recibido mucha atención este año al alcanzar más de 23 millones de suscriptores (muchos de los cuales optan por ver películas en Internet además de alquilarlas vía correo postal), pero sus competidores - desde grandes proveedores de televisión de paga hasta pequeños emprendimientos- intentan desbancarla.

Para mantener su liderazgo, Netflix tendrá que distinguirse aún más de otros servicios de video por Internet que ganan popularidad, como el sitio de televisión por Internet Hulu.com, una empresa conjunta de News Corp., Walt Disney, NBC Universal y Providence Equity, que estrenó en otoño pasado un servicio de suscripción. Los usuarios pueden ver algunos programas y series gratis, pero por una tarifa mensual, se les permite visualizar más programas y hacerlo en una amplia gama de dispositivos como iPads y smartphones. El futuro del sitio es una interrogante, pues recientemente se ha puesto a la venta mientras las compañías propietarias se enfrentan en torno a cómo debe funcionar ese negocio.

La mayor amenaza para Netflix son los proveedores de televisión de paga. Ansiosos por mantener y aumentar el número de suscriptores que pagan tarifas mensuales por una serie de canales, compañías como Comcast y Time Warner están incluyendo opciones de streaming digital en sus servicios de pago. Si te suscribes a Comcast, por ejemplo, puedes ingresar a XfinityTV.com para visualizar los programas y las series también por Internet, y disfrutarlas en tu laptop, tu tablet o tu teléfono.

Al final, los espectadores se inclinarán por el servicio que les ofrezca las series y las películas que más les gustan. Hastings tendrá que esforzarse por mantener y levantar la biblioteca de películas de Netflix si quiere que sus clientes regresen. La compañía ha firmado contratos con grandes compañías de la industria del entretenimiento, pero los términos pueden cambiar drásticamente cuando llegue el momento de renovarlos. Hace poco, algunas cintas de alto perfil como La Red Social y Salt desaparecieron del servicio de streaming de Netflix porque hubo un conflicto entre ésta y Starz, la firma que posee los derechos en línea de las películas de Sony. Starz dijo que el contrato había sido violado porque más personas de las estipuladas habían visto esas películas. Hastings ha reconocido públicamente que no le sorprendería si Netflix se viera obligada a pagar más de 200 millones de dólares al año para renovar su convenio con Starz, una cifra seis veces superior a la que -se estima- paga actualmente.

Hasta ahora, Netflix ha podido reinventarse a sí misma y mantener su ventaja sobre los competidores. Pero las redes sociales son un área que aún no domina. Si bien la compañía cuenta con un sofisticado motor de recomendaciones de películas sugeridas a los espectadores, ofrece escasas herramientas sociales, como botones que ayuden a los usuarios a compartir títulos en las redes, por ejemplo.

Agreguémosle el factor Facebook, con más de 700 millones de miembros. La red social podría tener un gran impacto en la forma en que los espectadores encuentran, comparten y visualizan películas y programas en el futuro. Ya Warner Bros. lanzó en marzo una aplicación que permite a los usuarios alquilar y ver películas directamente en Facebook.

Al unirse al consejo directivo de Facebook, Hastings puede abrir una puerta para una integración más profunda entre las dos compañías.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

¿Comenzará Netflix a distribuir su contenido directamente en Facebook? Ya veremos.

 

Ahora ve
Tras más de 50 años de conflicto armado, las FARC entregaron las armas
No te pierdas
ç
×