Empresas privadas tienen la clave de los viajes espaciales en el futuro

Empieza a surgir la competencia en una nueva industria, los viajes espaciales que quedarán en manos de empresas privadas
Turismo espacial Virgin Galactic
COR. Galactic  (Foto: )
  • A+A-
Por: Rich Phillips
Autor: Rich Phillips
(CNN) -

No hay montañas rusas ni ruedas de la fortuna cerca de Truth or Consecuences, Nuevo México. Sin embargo, este pueblo en el desierto pronto podría ser un destino popular para la gente de todo el mundo en busca de emociones.

Esto se debe a que cerca, dentro del valle del alto desierto de Nuevo México, está el futuro hogar de Spaceport America, el primer puerto espacial comercial del mundo y la primera escala para quienes quieren viajar al espacio.

Sus instalaciones, que costaron 207 millones de dólares a los contribuyentes de Nuevo México, se basan en el sueño de un multimillonario británico.

“La gente solía decirme que sería imposible construir tu propia nave espacial y tu propia empresa de naves espaciales y llevar a la gente al espacio”, dice Richard Branson, director de Virgin Galactic.

“Es el tipo de desafío que me encanta: demostrar que están equivocados”.

Hasta el momento, 500 personas se han apuntado para estar entre los primeros turistas espaciales. El costo de los primeros vuelos: 200,000 dólares por persona.

La nave donde ellos vuelen será conectada a una nave nodriza llamada WhiteKnight 2. Ya en el cielo fuera de la atmósfera, liberará a la nave, llamada SpaceShip 2.

Los turistas espaciales experimentarán la ingravidez durante cerca de cuatro minutos.

Branson dice que el precio de 200,000 dólares bajará cuando los viajes al espacio se vuelvan más comunes, tal como con las primeras líneas aéreas.

La familia de Branson tiene boletos para el vuelo inaugural.

“Tendremos pruebas exhaustivas durante los próximos 15 meses antes de que mis hijos y yo vayamos al espacio”, dijo en mayo a CNN. “Mi esposa no me lo perdonaría si no regreso con mis hijos”.

Viajar al espacio es una verdadera hazaña. Es caro y arriesgado. Ahora, empresas como Virgin Galactic están intentando hacer lo que únicamente los gobiernos habían podido lograr, y tienen el suficiente dinero para intentarlo.

Mientras la compañía de Branson se está orientando al turismo, otras empresas están intentando ganar contratos para transportar suministros y personas a la Estación Espacial Internacional (EEI).

Impulsados por Estados Unidos

Ayudar a que estas empresas tengan éxito es parte de un plan de la NASA para que Estados Unidos continúe con el acceso a la Estación Espacial Internacional (EEI) ahora que terminó el programa de transbordadores.

“Lo ideal (...) nos gustaría tener múltiples competidores a quienes recurrir, que se reduzcan a por lo menos dos que pudiéramos usar para que siempre tuviéramos una alternativa si la otra faltara o fallara”, dice el administrador de la NASA, Charles Bolden.

La NASA ya pagó 1,000 millones de dólares a diversas empresas para ayudarles a desarrollar la capacidad para transportar carga y tripulación.

Mientras tanto, Estados Unidos pagará a Rusia más de 63 millones de dólares por astronauta para que los lleven a la Estación Espacial Internacional.

La NASA dice que esto les permitirá concentrar su dinero en misiones a la Luna, Marte o a algún asteroide.

Si todo resulta como está planeado, una compañía, SpaceX comenzará a transportar carga a la EEI el próximo año y eventualmente transportará astronautas hacia y desde la estación. SpaceX podría recibir hasta 400 millones de dólares de la NASA si tiene éxito.

“Hemos enviado astronautas a la órbita de la Tierra durante casi cinco décadas, casi medio siglo. No es la vanguardia”, dice el fundador de SpaceX, Elon Musk. “Es tiempo para que la NASA ceda esto a la industria comercial, que entonces podrá optimizar la tecnología para hacerla más confiable, tener un costo mucho menor y hacerlo de forma más rutinaria, tal como sucedió con la industria de la aviación”.

La sana competencia por la industria espacial

Musk, cofundador de PayPal, ya tuvo dos vuelos exitosos con su nave espacial llamada Dragon, lanzada a bordo del cohete Falcon 9.

El año pasado, Dragon orbitó la Tierra dos veces y amerizó exitosamente en el Océano Pacífico, la nave podría llegar a la EEI este año.

Musk asegura que la transición al sector privado trae el futuro mucho más cerca y mucho más rápido.

“Creo que nuestro cohete es el más avanzado en el mundo y es el único diseñado en el siglo 21 que ha volado”, dice a CNN. “No progresas intentando mantenerte en el pasado. (…) ¿Puedes imaginar las dificultades que pasaron las personas y lo temerosas que estaban con la transición de los caballos a los automóviles?

“Pero tienes que hacer esta transición, de otra manera, la sociedad no avanza”, afirma Musk.

No hay ninguna duda que los vuelos espaciales siempre serán riesgosos. Sin embargo, muchos en la industria se preguntan si la transición al sector privado podría haber sido más gradual, mientras el transbordador espacial estuviera todavía volando.

“Personalmente, creo que esto sucedió de una manera un poco brusca”, dijo a CNN el comandante del transbordador espacial Atlantis, Chris Ferguson, quien lidera la última misión de la nave. “¿Esto quiere decir qué está mal? No creo que esté mal. Creo que fue un gran riesgo”, asegura.

En los primeros y experimentales días, el fracaso y la tragedia eran parte del proceso de aprendizaje, cuando los vuelos estaban en su infancia.

“Habrá algunos fracasos en el camino, justo como los tuvimos en los inicios de la aviación. Muchos restos en el suelo”, dice Alvin Drew, un especialista en misiones de transbordadores espaciales.

George Musser, editor de ciencias del espacio en la revista Scientific American, cree que tener una flota de vehículos espaciales especializados —y múltiples empresas privadas— es la mejor forma de conducir un programa espacial.

“Con el tiempo, el sueño de todo el mundo es que tengamos hoteles Hilton y taxis Hertz en el espacio, y subir allá y pasarla muy bien”, dice.

Empresarios como Branson y Musk seguirán adelante con sus sueños de viajar al espacio, impulsados por las competencias de otros equipos buscando los mismos dólares en esta nueva economía espacial.

Ahora ve