Apple amenaza el negocio de Amazon

La firma quitó de su AppStore las ligas de aplicaciones para leer libros, como el Kindle de Amazon; al exigir a dichas empresas 30% de cada venta, se busca la migración de lectores a la iBookstore.
libro2  (Foto: Cortesía Fortune)
Philip Elmer-DeWitt

Este fin de semana las aplicaciones para leer libros, como Kindle, Nook y Google Books, sufrieron modificaciones en los dispositivos iOS de Apple, pues removieron las ligas a sus propias tiendas. Gracias, Steve Jobs. 

"El hecho es... que la gente ya no lee libros", dijo Jobs en el 2008, cuando intentaba convencer al diario The New York Times de que el lector Kindle de Amazon no tenía la menor posibilidad.

Lo que Jobs quería decir, lo descubrimos tres años después, es que la gente no lee libros en sus iPads o en sus iPhones a menos de que los compre en su tienda iBookstore. 

En los días pasados, Apple cumplió la amenaza que hizo en febrero, cuando presentó su llamado ‘modelo de suscripción'. Los editores de contenido que quisieran hacer negocio en la AppStore (la tienda oficial de Apple) tenían que ceder 30% de cada venta o vender sus cosas en otra parte. Quedaba prohibido, a partir del 30 de junio, colocar un botón en una aplicación que dirigiera a los lectores fuera de la AppStore para hacer una compra en otra tienda, algo que Amazon, Barnes & Noble y Google hacían. 

Pero con el margen de utilidad que genera la industria de la edición de libros, ese 30% era insostenible. Así que, en lugar de abandonar la AppStore, las principales aplicaciones de terceros para comprar libros (llámese Kindle, Nook, Kobo o Google Books) desaparecieron y reaparecieron mutiladas, sin los dichosos botones.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Yo digo que eso apesta, con la autoridad que da haber comprado y leído varias docenas de libros en la aplicación Kindle. La tienda de libros de Amazon en la iPad era el paraíso de cualquier lector: una enorme librería mostraba sus estanterías para que navegaras por ella a voluntad, revisaras las reseñas y hasta leyeras gratis el primer capítulo. Sin ese botón que dirige a la Kindle Store, sospecho que muchos usuarios, si acaso la mayoría, no tengan idea de dónde buscar.

Apple, evidentemente, quiere que migre a la aplicación iBooks de su propia tienda iBookstore. Es su derecho. Pero la última vez que la consulté, la selección de textos de la firma de la manzana no se acercaba ni remotamente al amplio repertorio de Amazon. Quizá hoy sea mayor, no lo sé. Quizá hasta me permita leer algunos fragmentos gratuitamente. Estoy tan desanimado y frustrado que no quiero consultarla. Creo que, al final, tendré que comprarme un dispositivo Kindle. Sé que Amazon ha vendido millones de esos dispositivos. Cuestan desde 139 dólares, o 144 dólares por el modelo que muestra publicidad cuando no estás leyendo. Yo me compro uno, ¿y tú?

Ahora ve
Volaris, Interjet, Aeroméxico, VivaAerobus y JetBlue, multadas por Profeco
No te pierdas
ç
×