Google va a la guerra de Silicon Valley

Para ganar terreno en el mercado móvil, Apple, Samsung y otras acumulan patentes mediante demandas; aunque el gigante de Internet tiene 17,000 patentes a su favor, la cantidad no siempre da seguridad.
motorola google  (Foto: Cortesía CNNMoney)
David Goldman

Últimamente, las patentes han dominado las noticias tecnológicas, pues líderes en la industria como Google, Apple y Microsoft están gastando miles de millones de dólares para hacer crecer sus portafolios de propiedad intelectual.

Google dijo que su apuesta sorpresa de 12,500 millones de dólares para comprar Motorola Mobility el lunes pasado, se hizo en parte para proteger su negocio móvil de demandas relacionadas con patentes por parte de sus rivales. A principios de mes, Apple, Microsoft y otros compraron patentes de la bancarrota de Nortel por 4,500 millones de dólares. Google también compró más de 1,000 patentes de IBM el mes pasado, por un precio que no se ha dado a conocer.

La locura de la compra de patentes ha elevado el precio de las acciones de compañías tecnológicas como Eastman Kodak, InterDigital, Alcatel-Lucent, Nokia y Research In Motion, que estaban a la baja. Los inversionistas creen que también podrían ser objetivos de adquisiciones relacionadas con patentes.

¿Qué está pasando?

"En cuanto a las adquisiciones relacionadas con patentes, creo que hay una burbuja", dijo Florian Mueller, analista de propiedad intelectual independiente y consultor.

La compra de patentes es particularmente popular en el espacio de las telecomunicaciones, pues el mercado de aparatos móviles de rápido crecimiento suele ser confrontado con fuerza. Los jugadores masivos como Google, Apple, Microsoft, RIM, Nokia, Samsung, HTC, LG, HP y muchos otros, están luchando por posicionarse en un punto de ventaja.

Una forma en la que esas compañías pueden ganar terreno es demandando a sus rivales, y afirmando infracciones de patente. Las luchas son sucias, costosas y largas, pero el precio de la victoria puede ser enorme.

Por ejemplo, Apple se encontró hace poco tiempo en la esquina perdedora de una lucha legal relacionada con una patente contra Nokia. Después de casi dos años de pugna, Apple accedió en junio a poner fin a la batalla con un pago único de más de 600 millones de dólares al gigante móvil finlandés. Apple también pagará a Nokia regalías por cada iPhone vendido.

"Antes, las patentes eran consideradas una póliza de seguro", dijo Lewis Lee, socio en la compañía de propiedad intelectual Lee & Hayes, en Spokane, Washington. "Hoy en día, las principales compañías están creando patentes en su estrategia de negocios. Al solicitar y comprar las patentes de otros, la propiedad intelectual ahora es básica para que las compañías se posicionen en el mercado".

En otras palabras, solicitar patentes solía ser una estrategia defensiva, pero ahora, acumular patentes es una herramienta de ataque ofensivo.

Esto es especialmente efectivo en el espacio tecnológico porque las acusaciones de patentes en activos intangibles, como el software, son mucho más subjetivas que aquellas en activos físicos como equipo de manufactura. En el campo móvil, la complejidad y el número de patentes ligado a cada aparato o sistema permiten una mayor cantidad de litigios.

Un solo teléfono inteligente, como un iPhone o un Galaxy S II de Samsung, teléfono con sistema Android, puede implicar hasta 250,000 reclamos de patentes, según Google. 

Las compañías ni siquiera tienen que usar patentes de modem para hacer una acusación exitosa. El mes pasado, Apple ganó una demanda contra HTC, quien violó dos patentes en sus teléfonos inteligentes recientes. Apple fue demandada por esas patentes en sus computadoras Macintosh a mediados de los 90. 

La simple amenaza de demandas de patentes puede ser una estrategia efectiva; al defenderse contra un litigio, aunque sea en casos relativamente pequeños, el costo puede ser de millones de dólares en cuotas legales. Una oferta para llegar a un acuerdo, aunque sea por una gran fracción del costo del litigio, puede ser una mejor decisión de negocios que defender una patente en la Corte.

Esta constante amenaza explica por qué las compañías tecnológicas están gastando miles de millones de dólares para acrecentar sus portafolios de patentes o patentes. Google se llevaría más de 17,000 patentes a partir de su compra de Motorola. Apple, Microsoft, y sus socios, se llevaron 6,000 patentes de Nortel en su acuerdo reciente.

Pero con las patentes, no necesariamente hay seguridad en el número. 

El portafolio de Motorola, a pesar de ser grande, está lleno de patentes que ya fueron licenciadas a sus rivales, dice Mueller. "Cualquier jugador a largo plazo en la industria ha tenido algún problema de patentes con Motorola", dijo. "No esperen que Google pueda usar las 17,000 patentes en un ataque para defender a Android".   

Por otro lado, las patentes de Nortel fueron particularmente valiosas porque no contaban con compromisos de licencia: los acuerdos de negocios previos de Nortel se aclararon con su bancarrota. Antes de la subasta de Nortel, Microsoft afirmó que sus propias licencias de Nortel deberían sobrevivir a cualquier transferencia de propiedad sobre las patentes. Es una zona legal gris, y un punto que se volvió discutible cuando Microsoft se convirtió en uno de los apostadores ganadores.

Todo esto significa que, por el momento, las patentes son lo unobtainium de la industria tecnológica: un recurso increíblemente valioso que, para controlarlo, las compañías están dispuestas a lanzar sumas gigantescas de dinero.  

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Kodak e InterDigital pasaron décadas creando negocios multimillonarios con miles de empleados y una gran cantidad de activos tangibles en el mundo real. Pero, al final, su posesión más valiosa podría estar en los bonches de papel que controlan en los gabinetes de archivos de la Oficina de Patentes de Estados Unidos.

 

Ahora ve
Trump quiere un muro con paneles solares en la frontera con México
No te pierdas
ç
×