Jeff Williams: la otra batuta en Apple

Este hombre de 48 años es uno de los ‘lugartenientes’ en quien más confía el nuevo CEO, Tim Cook; el ingeniero mecánico tiene la tarea de gestionar la cadena de suministro y proceso de producción.
apple jeff  (Foto: Especial)
JP Mangalindan

La apariencia no lo es todo. Cierto, los dispositivos de Apple son ejemplos de un diseño industrial exigente, pero todo el estilo del mundo no importa si el nuevo y elegante iPhone, la iPad o el ordenador iMac no se fabrican, envían y entregan a tiempo. Y allí es donde entra Jeff Williams, vicepresidente senior de operaciones de Apple. Williams, de 48 años -uno de los 'lugartenientes' en quien más confía Tim Cook- hace esencialmente gran parte de lo que Cook hacía cuando era director de operaciones de la compañía.

Williams gestiona la enorme cadena de suministro de Apple y el proceso de producción, incluida la supervisión de las relaciones de la firma con su proveedor Foxconn, que manufactura las pizarras iPad 2 en su planta ubicada en Chengdu, China.

Él negocia los acuerdos con proveedores, vigila la actividad fabril y se asegura de que los dispositivos lleguen a donde deben llegar y cuando deben llegar, todo mientras controla los costos sin sacrificar la calidad.

Amante del ciclismo (como Cook), Williams es conocido por ser un tipo bastante privado y humilde. Conforme a las costumbres de Apple, conducía un destartalado Toyota con una puerta descompuesta -incluso después de ser ascendido a la gerencia-.

Quienes lo conocen dicen que es equilibrado y directo, un buen coach que hablaría con sus empleados sobre determinado problema, les explicaría qué necesitan mejorar y continuaría su camino.

Habiéndose graduado de Ingeniería Mecánica en la universidad estatal de Carolina del Norte, Williams pasó una semana en un programa de capacitación en el Centro para el Liderazgo Creativo en Greensboro. Allí examinó cuáles eran sus fortalezas, sus debilidades y sus interacciones con otros. El programa dejó una impresión duradera: ahora Williams envía a los gerentes de rango medio de Apple a cursos similares.

Tras terminar su licenciatura, trabajó en IBM y obtuvo una maestría en la Universidad de Duke (en el mismo programa que cursó Cook, aunque no coincidieron). Se unió a las filas de Apple en 1998 como responsable de adquisiciones internacionales. 

"Con Jeff, lo que ves es lo que hay. Si él decía que haría algo, lo hacía", dice Gerald Hawkins, director emérito del programa Caldwell Fellows de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y amigo de Williams.

Williams ha hecho mucho por Apple, todo tras bambalinas. Gracias a su trabajo, la empresa logró un convenio con proveedores para pagar por adelantado 1,250 millones de dólares a cambio de memorias flash, una medida que contribuyó al lanzamiento del iPod nano.

También ayudó a optimizar el proceso de distribución del iPod, explica Steve Doil, ex empleado de Apple que trabajó con él en el grupo de operaciones. Como resultado, los consumidores estadounidenses pueden ir a la tienda digital, comprar un iPod, pedir que lo graben con láser y recibirlo en tres días.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Su atención a los pequeños detalles le será útil en los años por venir, pues si bien Cook tiene el reto de llenar unos zapatos muy grandes, Williams enfrenta el mismo desafío.

Este artículo pertenece a la edición de Fortune del 26 de septiembre de 2011.

Ahora ve
¿Roban animales de zoológico venezolano para comérselos?
No te pierdas
×