Comparte en Facebook, invierte en Google

Google+ fracasó en convencer a los inversionistas escépticos de que podría reemplazar a Facebook; sin embargo, las acciones del gigante de las búsquedas aún siguen creciendo en Wall Street.
page y schmidt google.jpg  (Foto: AP)
Paul R. La Monica*
NUEVA YORK -

Google no es Facebook. Una vez dicho eso, prosigamos. 

Durante gran parte de este año, muchos inversionistas castigaron al rey de las búsquedas porque dejó de ser el chico de moda en el barrio tecnológico.

Aunque Google lanzó finalmente una red social hecha para rivalizar con "La" red social (con todo el respeto para Brasil, Orkut no cuenta), Google+ fracasó en convencer a los inversionistas escépticos de que podría reemplazar a Facebook. Tampoco ayudó mucho que el ampliamente respetado presidente de Google, Eric Schmidt, entregara las responsabilidades de CEO al cofundador Larry Page. 

Si bien nadie dudó del talento de Page como genio informático, no estaba claro si tenía lo necesario para convertirse en CEO. Para ejemplificar, recordemos cuán desastrosa fue la corta gestión de Jerry Yang en Yahoo. 

Las acciones de Google cayeron casi 25% desde el día en que se anunció el cambio de mando de Schmidt a Page, a fines de enero, hasta finales de junio. 

Pero luego ocurrió algo gracioso.  De pronto la gente recordó que Google era una acción que todavía crecía, incluso a pesar de que la gente siguió prefiriendo Facebook antes que Google+. 

Los papeles de Google hoy valen ligeramente más que su cotización al término de enero. Las acciones han subido 6% en lo que va del año, y están a menos de 2% por debajo de su nivel máximo en 52 semanas.

Pero, ¿cuál será el siguiente paso de Google? ¿Podrá la acción, en el corto plazo, repuntar a su máximo histórico alcanzado justo antes del comienzo de la Gran Recesión? 

Pienso que no es imposible. Cierto, las acciones tendrán que escalar un buen trecho, aún están 15% por debajo del pico de 747.24 dólares de noviembre del 2007. Pero las acciones son extremadamente atractivas dadas sus perspectivas de crecimiento. Google se cotiza hoy a sólo 14 veces las ganancias estimadas para 2012, a pesar de que los analistas prevén que los beneficios aumenten casi 20% el próximo año. E incluso esos pronósticos tal vez sean muy moderados. 

Tras un leve traspié el pasado abril, periodo en que Google incumplió las expectativas por dos centavos de dólar, la compañía ha superado las previsiones en más de 10% en los dos últimos trimestres.

En palabras llanas, hay mucho que Google todavía puede ofrecer en su negocio medular de las búsquedas. "Hay quienes creen que Facebook y otros sitios de redes sociales se impondrán y socavarán a Google. Pero yo creo que la gente va a Facebook a socializar, no a comprar o a buscar cosas. Cuando la gente quiere encontrar algo, continuarán yendo a Google", opina Michael Pytosh, gestor de cartera en ING Growth and Income Fund en Nueva York.

Pytosh, quien detalla que Google está entre las cinco mayores participaciones en el fondo, ofrece un argumento válido. Facebook tiene mucho potencial, y algún día (quizá pronto, si creemos en los rumores) nos encontremos con una oferta pública de acciones que nos descubrirá cuántos ingresos genera la compañía y si en realidad es rentable.

Sin importar todo lo que se especule en torno a Facebook, Google continúa reportando buenas cifras en su negocio de las búsquedas. Google generó ingresos por 9,700 millones de dólares (mdd) en el último trimestre (7,500 mdd luego de restarle los ingresos por publicidad que comparte con sus socios), y registró un beneficio de 2,700 millones de dólares. La compañía, además, tiene 42,600 millones de dólares en efectivo. 

Esa fortaleza financiera le permite tomar decisiones arriesgadas, como su oferta de 12,500 millones de dólares por Motorola Mobility, una adquisición que robustecerá su creciente negocio móvil Android al hacerse con una valiosa propiedad intelectual. 

"Dada la enorme cantidad de dinero que tiene Google, creo que puede crecer orgánicamente así como a través de adquisiciones inteligentes", señala Oliver Pursche, cogestor del fondo GMG Defensive Beta Fund.

Y eso es crucial. "La tecnología es un área que está sujeta a rápido crecimiento y los inversionistas pueden ser implacables. Tienes que mantenerte a la vanguardia", indica Pursche. 

Al mismo tiempo, Google ha comenzado a refrenar algunas de sus iniciativas que carecían de sentido estratégico. En los últimos meses, la empresa ha suprimido su herramienta de mensajería Buzz, Knol (su fallida respuesta a Wikipedia) y su proyecto de energía renovable, por mencionar algunos. 

"Page ha sido una grata sorpresa. Ha traído más enfoque. Han cancelado algunos proyectos que no convencían a los inversionistas. El negocio medular está funcionando", comenta Jim Tierney, director de inversiones en la firma neoyorquina W.P. Stewart & Co. 

Desde luego, Google no está exento de riesgos. Sólo basta recordar a Cisco y HP para ver cómo las adquisiciones pueden salir mal. Y Netflix y Research in Motion son ejemplos perfectos de compañías que han perdido el rumbo en el dinámico mundo tecnológico.

Pero creo que Google no cometerá los mismos errores. 

Así que los inversionistas pueden seguir suspirando por una OPI de la compañía de Mark Zuckerberg; pueden apostar por Groupon, LinkedIn o por cualquier otra firma de medios sociales no rentable o escasamente rentable que promete ser el futuro de la tecnología. O pueden, en cambio, comprar acciones de una compañía que ya está a la cabeza de casi todas las últimas tendencias en el mundo tecnológico, una compañía que genera grandes cantidades de dinero y se cotiza a una valoración razonable. 

Adelante, vayan a Facebook, y denle "me gusta". Pero tal vez sea hora de que les guste Google, especialmente para su cartera de inversiones.

Google o Facebook: ¿Cuál te gusta más? Coméntanos en nuestra página de Facebook y Google+.

*Paul R. La Monica es columnista de CNNMoney.

Ahora ve
Según la psicología, estos factores pueden predecir un divorcio
No te pierdas
×