Proyecto SOPA: un desperdicio de dinero

La suspensión de la iniciativa de ley en EU dejó en el camino millones de dólares para su cabildeo; las compañías gastaron recursos para apoyar o rechazar la iniciativa, pero la voz del público bastó.
Conexión  (Foto: Thinkstock)
David Goldman
NUEVA YORK -

Los polémicos proyectos de ley anti-piratería que atrajeron decenas de millones de dólares en cabildeo a favor y en contra de las leyes propuestas, irónicamente, fueron asesinados por la publicidad gratuita. Las 'viejas' firmas de medios gastaron enormes sumas de dinero para apoyar las iniciativas de Ley para Detener la Piratería en Internet (SOPA) y la Ley de Protección de Propiedad Intelectual (PIPA). Aquellos en contra -Internet y las firmas de ‘nuevos medios'- cabildearon mucho y gastaron montones también, aunque mucho menos que sus rivales más organizados.

Pero Silicon Valley tenía un as bajo la manga que superó a los millones de dólares en influencia de cabildeo y a la más establecida presencia de la vieja guardia de medios de comunicación en Washington: llegaron directamente a sus usuarios en forma gratuita.

Google, Wikipedia y otros portales modificaron sus páginas y sitios web para oponerse a los proyectos de ley, convirtiendo al asunto en un tema de discusión popular en todo Estados Unidos.

"Internet realmente ha mostrado su poderío en esta lucha, y su infraestructura les ayudó a defender sus posturas, lo cual otros no tienen a su disposición", dijo Michael Becket, analista del Center for Responsive Politics.

Un factor favorable fue que los dos proyectos de ley eran un tema que al público le importaba. El movimiento de oposición fue un tema de tendencia en Twitter, y miles de manifestantes se unieron en Nueva York y San Francisco el 20 de enero para protestar contra las iniciativas.

"Cuando tienes un problema que es sobresaliente, y al público le interesa, el dinero importa menos", dijo Lee Drutman, socio de datos de la Sunlight Foundation, una organización no partidista de investigación.

"El dinero importa más cuando se trata de un asunto tras puertas cerradas que no ha enfrentado un mayor escrutinio público", agregó.

Analistas de cabildeo también señalan que es muy difícil cambiar el status quo y aprobar una legislación. Silicon Valley tuvo la ventaja de jugar a la defensiva, que es una posición mucho más favorable, según los expertos.

Hay muchos obstáculos por superar antes de que una iniciativa se convierta en ley, así que estar en la oposición siempre es un buen comienzo.

Puede que haya sido pintada inicialmente como una lucha entre David y Goliat, pero el resultado final demostró que la mayoría del dinero no siempre gana en Washington.

Las compañías de medios como Comcast, Viacom, News Corp., y la empresa matriz de CNNMoney, Time Warner, encabezaron el apoyo a los proyectos de ley, al gastar cada empresa millones de dólares en el asunto.

Los grupos de presión de los medios de comunicación, incluyendo al cine, la industria discográfica, las firmas de cable, y las asociaciones de radiodifusión también añadieron millones de dólares a la lucha, al igual que las empresas de tarjetas de crédito Visa, MasterCard y American Express.

Mucho dinero fue gastado por la oposición también, pero la mayoría provino de Google. Después de millones del gigante de las búsquedas, se produjo una fuerte caída en el dinero destinado al cabildeo, con Yahoo, eBay, Amazon y Microsoft destinando cientos de miles de dólares cada uno a los esfuerzos de presión.

Las cifras totales de cabildeo son estimaciones muy aproximadas, porque las empresas a menudo incluyen múltiples facturas y asuntos en sus informes de cabildeo ante el Congreso. Sin embargo, analistas de Washington dijeron que SOPA y PIPA fueron algunos de los temas más candentes en el cuarto trimestre.

Un total de 145 empresas y organizaciones presionaron a la Cámara de Representantes a favor y en contra de la iniciativa SOPA, mientras que 157 grupos cabildearon a favor y en contra de su proyecto hermano PIPA en el Senado, de acuerdo con el Center for Responsive Politics.

A pesar de la gran victoria de los nuevos medios de comunicación, los expertos no creen que se trate del final del cabildeo tal como lo conocemos.

El tema de la piratería fue único en muchos aspectos, sostuvieron expertos. Los proveedores de contenido tomaron una postura unificada: una rareza. Y fue un tema sobre el que el público se unió en respaldo. También una rareza.

Es más, las firmas de Internet tal vez deban escoger sus batallas políticas con más cuidado en el futuro. Se podrían arriesgar a alejar a sus usuarios, sostuvieron especialistas.

Así que, a pesar de que el cabildeo no fue lo que finalmente acabó con SOPA y PIPA, en realidad está aquí para quedarse.

Time Warner, la empresa matriz de Grupo Expansión a la que pertenece CNNExpansión, está entre los participantes de la industria que apoyan la propuesta legislativa SOPA.

Ahora ve
Los datos más curiosos sobre Netflix en México durante 2017
No te pierdas
×