El iPhone, pesadilla de las operadoras

El subsidio al teléfono de Apple ha afectado la rentabilidad de AT&T, Verizon y Sprint; cada móvil de la firma de la manzana implica 450 dólares, el mayor nivel en la industria.
iphone operadores  (Foto: Cortesía CNNMoney)
David Goldman
NUEVA YORK -

Tal vez el iPhone sea algo grandioso para los consumidores, pero para las operadoras estadounidenses de telefonía móvil supone un desagradable mordisco a su rentabilidad.   El precio del icónico smartphone de Apple es descontado en gran medida por las operadoras, que lo venden subsidiado. Esos subsidios, casi por sí solos, carcomieron los márgenes de beneficio de Verizon, AT&T y Sprint.

Desde que el iPhone debutó en la red de Verizon en febrero de 2011, su margen EBITDA -un indicador que las operadoras usan para medir sus beneficios como porcentaje de sus ventas- se ha desplomado.

Entre 2009 y 2010, Verizon reportó un margen EBITDA promedio de 46.6% por trimestre. Pero en el primer trimestre en que el iPhone salió a la venta, ese margen cayó a 43.7%. El último trimestre, cuando Verizon vendió una cifra récord de 4.2 millones de iPhones, dicho margen descendió a 42.2%.

Verizon solamente tuvo un "buen" periodo en 2011: el tercer trimestre, cuando su margen repuntó a un máximo de 47.8%. Ese es el mismo trimestre en el cual las ventas del iPhone se estancaron, toda vez que los clientes esperaron a que Apple presentara el muy anticipado modelo nuevo.

AT&T y Sprint corrieron peor suerte. AT&T reportó en el último trimestre un deprimente margen EBITDA de 28.7%, frente al 37.6% registrado un año antes. Un factor que influyó en esa caída: en el último trimestre AT&T vendió casi el doble de iPhones que Verizon.

Tras vender cerca de 2 millones de iPhones en el trimestre más reciente, el margen EBITDA de Sprint cayó a 9.5%, comparado con el 16% del año previo. La compañía dijo este miércoles que su margen estaba casi 9 puntos porcentuales por debajo de lo que correspondía debido principalmente al iPhone.

Esas oscilaciones representan un gran problema en una industria donde los minúsculos cambios en el margen pueden provocar que los inversionistas hagan rabietas o festejen. "Una conclusión lógica es que el iPhone no es bueno para las operadoras de telefonía inalámbrica. Cuando analizamos la economía directa e indirecta que Apple ha logrado extraer de las operadoras, para ellas, la destrucción del valor es muy evidente," sostiene  Mike McCormack, analista de Nomura Securities.

Otros analistas coinciden. Kevin Smithen de Macquarie Securities prevé que las ventas del iPhone continúen creciendo este año por encima de las expectativas de Wall Street. "Creemos que los subsidios a estas ventas continuarán frenando los márgenes de rentabilidad," comenta Smithen, quien estima que el margen EBITDA de AT&T caerá por cuarto año consecutivo.

Todos los smartphones inciden en los márgenes de rentabilidad de las operadoras de telefonía, pues ellas pagan un importante subsidio inicial para comprar los teléfonos a los fabricantes de equipos. Luego compensan esa diferencia mediante los contratos bianuales.

Pero los subsidios aplicados al iPhone (alrededor de 450 dólares por dispositivo) son los más altos en la industria. Los subsidios que AT&T otorga son incluso más elevados, pues entrega de forma gratuita el modelo iPhone 3GS.

Sprint, por su parte, reveló en octubre cuán costosos podían ser esos subsidios: la compañía dijo que se había comprometido a pagarle a Apple 15,500 millones de dólares en costos iniciales durante los próximos cuatro años, y la operadora no espera que el acuerdo le genere dinero antes de 2015.

Dan Hesse, CEO de Sprint, confía en que, con el tiempo, el iPhone sea su "dispositivo más rentable." Pero los resultados reportados por Verizon y AT&T demuestran que las matemáticas no son tan fáciles.

Después de que Apple lanzara el iPhone 4S, las finanzas de las operadoras se resintieron especialmente en el trimestre pasado. ¿Por qué entonces insisten en vender el iPhone? Las tres proveedoras de servicios de telefonía declinaron comentar para este artículo, pero han dicho en el pasado que incluir al iPhone en sus ofertas ayuda a sus ventas.

En opinión de McCormack, las operadoras sienten la necesidad de tener el iPhone para mantener su cuota de mercado. Pero para que los dispositivos efectivamente generen dinero, ellas tendrían que elevar sus tarifas o ponerse duras con Apple para reducir el subsidio que le pagan.

Esa última opción es prácticamente imposible. Por lo que las operadoras han preferido subir paulatinamente los precios. En el transcurso del año pasado, Sprint aumentó sus tarifas para smartphones en 10 dólares, Verizon suprimió su plan de datos ilimitados, al igual que AT&T, que además elevó sus precios en 5 dólares al mes.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Desde luego, Apple no es el único factor en el alza de precios. Las operadoras también aumentan sus tarifas para compensar el costo de ampliar su capacidad de red y modernizarse a las tecnologías 4G, más eficientes. Pero eso también está asociado al auge del iPhone: los smartphones consumen datos con glotonería, y son una de las razones por las cuales las operadoras invierten miles de millones de dólares en mejorar su infraestructura.

Las operadoras, además, están apostando a que el iPhone se mantendrá como un dispositivo imprescindible, incluso si el costo para los consumidores es una factura telefónica cada vez más alta. "A largo plazo, el iPhone resultará rentable para las operadoras una vez que eleven sus precios," estima Samir Sakpal, analista de Frost & Sullivan. "La gente estará dispuesta a pagar si sienten que reciben una buena experiencia de usuario. Apple es una marca que tanto operadoras como consumidores quieren tener," agrega.

Ahora ve
Ricardo Anaya busca la candidatura presidencial de Por México al Frente
No te pierdas
×