‘MotoGoogle’ inicia batalla en patentes

El aval de Europa y EU a la alianza permitirá a Google reforzar el desarrollo de las ‘tablets’; la compra de Motorola Mobility, por 12,500 mdd, aún debe ser aprobada por China.
google motorola  (Foto: Imagen tomada de CNNMoney.com)
Dan Mitchell

El lunes, el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) dio su visto bueno para que Google pueda concretar la adquisición de Motorola Mobility por 12,500 millones de dólares (mdd). A juzgar por las severas advertencias que emitió la autoridad y sus críticas a las promesas de Google de no hacer un uso indebido de ninguna de las 17,000 patentes que adquirirá con el acuerdo, parece que la compañía apenas ha superado el escrutinio de la investigación. La Unión Europea también aprobó el lunes la operación.

El DOJ dijo en una declaración que estaría observando cualquier señal de "potencial uso anticompetitivo" que Google haga de sus patentes. El buscador debe licenciar sus patentes en "términos justos, razonables y no discriminatorios".

La declaración compara los compromisos de Google sobre ese particular con aquellos hechos por Apple y Microsoft, y lo hace de modo desfavorable.  Las promesas de Google fueron "más ambiguas" que aquellas hechas por otras compañías, aseguró la dependencia. Sin embargo, el DOJ no pudo encontrar una razón para negar la fusión. Pero advirtió que si Google se pasa de la raya, la agencia "no dudará en tomar las acciones legales oportunas".

La adquisición de Motorola Mobility está motivada por las patentes, como Google ha dicho desde el principio. Se trata de una tendencia entre las compañías tecnológicas que compran patentes para defenderse contra demandas por propiedad intelectual interpuestas por competidores que poseen su propia cartera de patentes. Todo el asunto es un gran lío, las empresas se denuncian unas a otras a diestra y siniestra, y la innovación tecnológica está determinada cada vez más por oficiales de la Corte y directores corporativos.

El DOJ también aprobó acuerdos de Microsoft, Apple y Research in Motion para comprar patentes de Nortel, un fabricante de equipos de telecomunicaciones en quiebra. Asimismo aprobó la compra de patentes propiedad de Novell por parte de Microsoft y Apple. Las compañías acordaron no usar esas patentes para impedir que sus competidores introduzcan nuevos productos, y abstenerse de cobrar precios artificialmente altos por las licencias de patentes con el fin de sacar del mercado a sus rivales. Motorola Mobility manufactura teléfonos y tablets que usan el sistema operativo de Google, así que cuando el acuerdo se cierre, Google estará licenciando software a sus competidores, todas aquellas compañías que usan Android.

La cuestión de qué constituye un precio artificialmente alto es ambigua, y pudiera terminar esclareciéndose en la Corte. Ese es sólo uno de los problemas que se presentan al lidiar con patentes cuando están involucradas en situaciones antimonopolio, explica Michael A. Carrier, autor del libro "Innovation for the 21st Century", docente y experto antimonopolio en la escuela de Derecho de la Universidad Rutgers. La ley "no cuenta con un instructivo listo para usarse cuando analiza el perjuicio en términos anticompetitivos que genera la creación de portafolios de patentes". Advierte que todavía no existe un marco legal claro que pueda aplicarse, y que al aprobar los acuerdos de adquisición de patente "el DOJ confía mucho en las declaraciones voluntarias".

El acuerdo obtuvo la aprobación, en parte, porque "Google está subdesarrollado en términos de su cartera de patentes, en especial frente a compañías como Apple y Microsoft", agrega Carrier.

La fusión podría, al principio, ralentizar el crecimiento de los ingresos de Google, según estima Anthony J. DiClemente, analista de Barclays Capital. Pero es, en su conjunto, positiva, pues las patentes lo ayudarán a luchar contra competidores que "han sentido la urgencia de volverse extremadamente contenciosos en el campo para sacudirse la competencia de Android, toda vez que muchos no son capaces de combatir mano a mano el crecimiento de Android en el mercado", al menos en el de smartphones.

Tan solo la semana pasada, Apple presentó una demanda por patentes contra Motorola por tecnología usada en el iPhone. Esta semana, Apple añadió otra cuenta a su creciente rosario de acciones legales, interponiendo una segunda demanda contra Samsung, arguyendo que la nueva versión de Android, llamada Ice Cream Sandwich, viola los derechos de patente del sistema iOS de Apple.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Ahora que Google se queda con las patentes de Motorola (si bien el acuerdo todavía debe ser aprobado por China), la compañía debe moverse rápidamente para redoblar su competencia especialmente frente a Apple, en particular en el segmento de las tablets, donde el sistema operativo Android está quedándose rezagado mientras Apple alista el lanzamiento de la iPad 3. En el segmento de los smartphones hay más paridad competitiva, pero Google corre el riesgo de no moverse con la suficiente rapidez para mantener su cuota de mercado.

Hasta ahora, Google jugó con gran desventaja en el frente legal. Tener ahora todas esas nuevas patentes le da munición para combatir. "La analogía más cercana es la guerra. Necesitas llegar a la mesa de negociaciones con tu carga de patentes para poder negociar con los otros titulares de patentes", indica Carrier.

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×