El futuro de la tecnología móvil: sincronización bajo la piel

Los 'smartphones' serán separados en componentes que se integrarán en objetos comunes como lentes, audífonos o implantes en el cuerpo
iphone
iphone  iphone  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Barry Neild
(Reuters) -

Pregúntale a un experto cómo se verá la industria de los teléfonos móviles en el futuro y conocerás lo que parece ser una visión sacada de la ciencia ficción o de la imaginación más oscura.

Con el  poder de compra, venta y de toma de decisiones que tendrán en nuestro nombre, los teléfonos dominarán nuestras vidas, invadiendo nuestra privacidad, a través de implantes en la piel.

No es algo tan malo. Mientras más sofisticados se vuelven, los teléfonos nos desconectan de nuestros escritorios, usamos menos tiempo y dinero; e incluso pueden salvar nuestras vidas.

“El hecho de que la palabra teléfono esté en el nombre de esos dispositivos es totalmente erróneo”, dice Ray Hammond, un futurólogo que ha forjado una carrera a través de la predicción de saltos tecnológicos.

Hammond prevé que los teléfonos del tamaño de un chocolate y las tabletas brillantes serán divididos en varios componentes. Dispositivos como lentes de moda funcionarán como un aparato visual, y los aretes de botón como audífonos. Un tercer dispositivo sería el de entrada táctil.

“De lo que estamos hablando es una interfaz completamente física para el mundo digital y virtual”, dijo.

La mayoría de los expertos está de acuerdo en que trazar un futuro para los dispositivos móviles es algo complicado, dado la reciente evolución de los sencillos celulares a computadoras poderosas repletas de herramientas que funcionan como asistentes de voz, como el Siri de Apple.

Al ser conectados directamente a un gran torrente de datos, los smartphones del mañana serán más inteligentes que nunca; capaces de protegernos de la sobrecarga de información.

“Siri es el comienzo de que lo que serán un montón de software controlado por voz”, dice Hammond. “La característica de voz va a ser mejorada rápidamente”.

Al mismo tiempo que organizan nuestra agenda y contestan exámenes sorpresa, estos asistentes se volverán guardianes de nuestros datos, usando inteligencia artificial para aprender nuestros gustos mientras siguen y coordinan el flujo de datos al que nos exponemos.

“Cuando tenemos una pantalla grande, podemos ver grandes cantidades de texto, pero eso no se puede hacer en nuestro teléfono móvil”, dice Lars Hard, CEO de la firma de software de inteligencia artificial Expertmaker.

“Necesitamos poner más conocimiento en el dispositivo, para que podamos tener información más relevante cuando sea necesaria… basada en inteligencia artificial. Porque ese es el tipo de tecnología que hace que el dispositivo sea más parecido a nuestras capacidades de razonamiento”.

Para que podamos hacer esto, debemos darle a estos gadgets más permisos para que conozcan cada uno de nuestros movimientos, permitiéndoles construir expedientes con datos que los vendedores del sector de la publicidad en teléfonos móviles matarían por tener.

“Un dispositivo móvil es móvil por naturaleza, así que mientras ese dispositivo se mueva con el individuo, es posible, con el consentimiento de los usuarios crear un perfil extenso sobre cómo se comporta”, dice Rob Jonas de la red de publicidad móvil InMobi.

Jonas afirma que la privacidad es un “tema picante”, pero dice que en el futuro los usuarios se volverán más cómodos intercambiándola para tener una experiencia en línea mejorada. “La investigación que tenemos en nuestra red a nivel mundial ha demostrado que los consumidores están dispuestos a dar su consentimiento con tal de que tengan beneficios”, añade.

La publicidad es la clave para el futuro de los teléfonos móviles, dicen los expertos, gracias a que se convertirá en una fuerza importante en el desarrollo de aplicaciones de software al momento en que estas empiecen a opacar la importancia de los propios gadgets.

Micah Adler, CEO de la firma de promoción de aplicaciones Fiksu pronostica las descargas anuales de aplicaciones en más de 100 billones para 2015, lo que creará un mercado dominado por el software en el que los grandes actores como Apple y Android prosperarán a expensas de otros.

Pero, dice, este mercado altamente competitivo motivará la evolución de las aplicaciones para que no sean sólo una réplica de lo que podemos hacer en nuestras computadoras, sino también puedan mejorar nuestra existencia.

“Eso no quiere decir que no exista una amplia gama de características que son trasladadas desde las computadoras de escritorio, pero la parte que más me emociona es la parte que hace una diferencia en la vida de las personas”, dice.

La tecnología de computación en la nube que permite descargar en el ciberespacio lo que tenemos almacenado debe resultar en gadgets más duraderos que remplacen los teléfonos de hoy en día, de acuerdo con Morten Warren de la agencia de diseño industrial Native Design.

“Esto permitirá que más fabricantes dejen de lado la tecnología de armamento, permitiéndoles enfocarse en productos y propuestas más sustentables y duraderos”, dice.

Y más allá de hacernos adictos a los gadgets con muñecas y pulgares adoloridos, los dispositivos mejorados de manejo de datos, deben, en teoría, liberarnos y mejorar nuestro bienestar”, dice Lars Hard.

“Hoy en día las generaciones jóvenes están casi forzadas a estar pegados a una pantalla para ponerse al corriente con Facebook porque todos sus amigos los presionan”.

“Pero al tener más instrumentos personalizados que actúan como agentes personales, puedes reducir el tiempo que necesitas pasar en el aparato”.

Hard predice que el hardware de diagnóstico médico actual podría convertirse en un estándar, ofreciendo biometría en tiempo real que detectara problemas de salud, alertara a los médicos y prevenga enfermedades graves.

Hammond va más allá, sugiriendo que los dispositivos móviles se sincronizarán con nuestros cuerpos y que componentes miniatura serán implantados en nuestra piel. Esto, comenta, se acerca a la esfera de la ciencia ficción.

Ahora ve