Windows 8 busca rescatar a la PC

El nuevo sistema operativo de Microsoft está diseñado para dispositivos de todo tipo; Metro apunta a tareas en las que los usuarios no utilizan una ‘tablet’ y aún acuden a una PC.
windows 8  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
David Goldman

La computadora personal necesita ser salvada. Y Microsoft cree que Windows 8 es la cura mágica. Tal vez lo sea. He estado probando una versión preliminar de Windows 8 durante la última semana, y es diferente a todo lo que he visto en un sistema operativo para PC.

La impresionante interfaz "Metro" pide a gritos que la toques e interactúes con ella. Aplicaciones de hermoso diseño, navegación ultra-simple y controles intuitivos hacen que sea difícil creer que Metro nació de la misma compañía que nos trajo Windows Vista. Windows 8 es tan fácil de usar como la iPad.

Y eso es exactamente lo que Microsoft pretende. Ante la caída de las ventas de las computadoras en medio del auge de las tablets (bueno, de las iPads ), Microsoft está creando un sistema operativo que permite a los fabricantes de hardware re-imaginar la PC para un mundo donde la pizarra es la reina. El software está programado para salir a la venta más tarde en el año.

Pero seamos claros: Bajo esa nueva apariencia que le da su nuevo diseño, Windows 8 sigue siendo en lo profundo un sistema operativo para PC. Ofrece el escritorio y la barra de tareas que nos son tan familiares (y que con los años hemos aprendido a amar u odiar) y funciona igual de bien con un teclado y un ratón que con una pantalla táctil.

Esa es la diferencia clave entre la estrategia de la iPad y el enfoque de Windows 8 de Microsoft. Apple produjo un gadget complementario, mientras que el software de Microsoft está diseñado para dispositivos de todo tipo.

La iPad es el más sencillo punto de entrada hacia lo que Apple denomina  "el mundo post-PC,"  pero las PCs no han caído en desuso: la mayoría de las personas todavía recurren a sus computadoras personales para utilizar herramientas como Microsoft Office y realizar otras tareas más complejas de creación de contenido.

Ahí es donde Microsoft ve a un territorio inexplorado. Quiere que Windows 8 alimente cualquier dispositivo que sea esencial para los usuarios, que puede ser tan portátil e intuitivo como la iPad, pero también un equipo capaz de realizar todas las tareas complejas, para lo cual los usuarios de hoy dejan las tablets y acuden a las PCs.

Microsoft lo logra al convertir el propio escritorio en una aplicación. La PC arranca con la interfaz Metro, que sirve como "pantalla de inicio" y trasfondo principal de Windows 8.

Metro es ideal para tareas diarias como la navegación Web, el correo electrónico, el intercambio de fotos, las redes sociales y los videojuegos. Pero cuando necesitas gestionar archivos, editar un documento o hacer cualquier otra cosa que normalmente no harías en una iPad, un golpecito o un clic sobre la aplicación de escritorio abre lo que se ve y se siente como la interfaz de Windows 7.

¿Es Windows 8 una solución perfecta? No del todo, pero se acerca.

Lo que me gustó: Windows 8 cumple el objetivo de Microsoft de producir  un sistema operativo "rápido y fluido." Es tan ligero, de hecho, que incluso en una laptop Dell de cinco años con un lastimoso procesador Intel Centrino, Windows 8 arrancó en 16 segundos. Por el contrario, mi iPhone 4S tarda 27 segundos para arrancar.

La tienda de aplicaciones o app store está bien diseñada, y las aplicaciones de Metro son de la misma calidad que cabe esperar de la iPad.

Hubo algunas fallas, como era de esperarse en una versión preliminar del software, pero cuando el programa se "congela" es extremadamente fácil salirte, sólo tienes que pulsar la tecla de Windows, y regresas a la pantalla de inicio.

Mi función favorita es el mecanismo de búsqueda integrado, que permite encontrar y abrir un programa o archivo fácilmente. ¡Adiós Ctrl-R!

Lo que no me gustó: Mi principal queja es una rareza del diseño: La palabra "Start" (Inicio) se muestra permanentemente en la esquina superior izquierda.

No sería tan molesto si "Start" sirviera para algo, pero ni siquiera puedas tocarla, clicarla, deslizarla o interactuar con ella de ninguna manera. Sólo se queda allí, mirándote.

Para activar las opciones del menú Inicio, tienes que pulsar la tecla de Windows. Esa es la única manera para que aparezca el reloj, el estatus Wi-Fi o la batería. Tal vez esas cosas pudieran mostrarse en la parte superior de la pantalla en lugar de la palabra "Start."

Es la única objeción que tengo... Microsoft quizás tiene algo grande en sus manos.

Conclusión: Windows 8 no va a aniquilar a la iPad. Y no intenta hacerlo. Está tratando de salvar a la PC.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Cualquier persona mayor de 25 años probablemente recuerda la forma en que Windows 95 re-imaginó lo que una PC podía hacer. Windows 8 lo hace otra vez, pero en un grado superior.

No es difícil imaginar que despierto por la mañana con una alarma, que leo un libro en el metro, que creo hojas de cálculo en el trabajo, que juego Angry Birds camino a casa, y veo Netflix en la cama - todo en el mismo dispositivo con Windows 8.

Ahora ve
Esto es lo que verás en ‘La forma del agua’, del mexicano Guillermo del Toro
No te pierdas
×