Netflix busca recuperar su ‘magia’

La firma tuvo un difícil 2011 estelarizado por un éxodo masivo de clientes por políticas erróneas; aunque ha recuperado algunos de ellos, debe demostrar que puede mantener sólido crecimiento.
netflix  (Foto: AP)
Paul R. La Monica*

Las acciones de Netflix se han recuperado ya de la pesadilla del año pasado. Pero hará falta mucha magia para que la empresa sea nuevamente rentable en el corto plazo.

El mago Gob Bluth (interpretado por Will Arnett) y el resto del elenco de la comedia de culto "Arrested Development" volverán para una cuarta temporada que Netflix transmitirá el próximo año. (Fox canceló la serie en 2006.) Y aunque la serie ofrece un humor genuino, los accionistas de Netflix tienen hoy pocos motivos para la risa. La compañía tiene previsto divulgar sus resultados financieros trimestrales este lunes, y probablemente sean negativos.

Las acciones de Netflix han subido más del 50% este año, pero todavía se encuentran 65% por debajo de su máximo histórico registrado en julio pasado. Netflix, que había sido un favorito de Wall Street debido a su crecimiento estelar, tuvo un duro tropezón el año pasado.

¿Cuán malo fue el 2011? ¿Por dónde empezar? Primero, un gran aumento en las tarifas cobradas a las personas suscritas a sus servicios de DVD y streaming de vídeo condujo a un éxodo de clientes.  Netflix vivió luego una debacle de relaciones públicas cuando anunció que cambiaría el nombre de su negocio de alquiler de DVD (rebautizado Qwikster) y lo separaría del negocio más lucrativo de streaming. La empresa se desdijo unas semanas después respecto al cambio de nombre.

Mientras tanto, los inversionistas estaban cada vez más preocupados sobre el costo que tendrían para Netflix los nuevos acuerdos con las grandes compañías de medios. Netflix, al final, no pudo renovar el contrato con Starz, un proveedor clave de contenido. La compañía de cable, propiedad de Liberty Media, tiene una gran cantidad de películas Walt Disney que ya no están en el catálogo de Netflix.

Para colmo de males, grandes inversiones destinadas a operaciones internacionales van a repercutir en las ganancias de todo ese año. De hecho, se espera que Netflix reporte una pérdida de 27 centavos de dólar por acción en el primer trimestre. Los analistas están pronosticando un crecimiento en las ventas de 21%, para totalizar 868.6 millones de dólares (mdd). Aunque ese nivel de crecimiento en los ingresos es bastante impresionante, está muy por debajo de la tasa media anual de crecimiento de 32% que registraron los ingresos de Netflix en los últimos tres años.

La buena noticia es que Netflix reportó en enero que recuperó algunos suscriptores en el cuarto trimestre tras las deserciones de clientes en el tercer trimestre. Pero para que la buena racha bursátil de Netflix siga, debe demostrar a los inversionistas que puede mejorar sus perspectivas de crecimiento. Ese crecimiento podría darse, sin embargo, a costa de las ganancias.

"Los inversionistas parecen estar centrados exclusivamente en el crecimiento de suscriptores, algo que probablemente exigirá un mayor gasto publicitario. Prevemos que la gerencia buscará el crecimiento de suscriptores a toda costa, aumentando el gasto de marketing todavía más", adelantó Michael Pachter, analista de Wedbush Securities, en un informe previo a los resultados trimestrales de Netflix.

En aras de la equidad, creo que el CEO Reed Hastings ha hecho un trabajo admirable al reconocer los numerosos equívocos cometidos el año pasado. Diablos, yo soy cliente de Netflix.

No obstante, la empresa aún enfrenta desafíos que no pueden obviarse.

La medida para mejorar el contenido tiene sentido. Netflix también tiene una serie original llamada "Lilyhammer", protagonizada por Steve Van Zandt de "Los Soprano" y Bruce Springsteen, además transmitirá "House of Cards" con Kevin Spacey junto con "Arrested Development".

Falta por ver si la programación original servirá para traer de vuelta a los descontentos clientes de Netflix. La empresa no está sola en el mercado del streaming de vídeo, y eso es cierto tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

Hulu (propiedad de las firmas Disney, News Corp., NBCUniversal y la firma de capital riesgo Providence Equity Partners) también ha emprendido una estrategia agresiva para atraer clientes. Así mismo, Redbox (propiedad de Coinstar) está impulsando su presencia en el sector del streaming. A nivel internacional, Amazon es un competidor importante gracias a su servicio LoveFilm.

Por tanto, Netflix debe realizar una delicada danza de cortejo para seducir a los enfurecidos clientes estadounidenses a la vez que impulsar su presencia en el exterior.

"Netflix tiene capacidad de aguante, pero ¿cuánto se ha recuperado después de  haberse disparado a los pies en Estados Unidos?, ¿cuán agresivos serán para conquistar el resto del mundo?", se pregunta Steve Frankel, analista de Dougherty & Company.

En opinión de Frankel es difícil estimar cuán rentable puede ser Netflix hasta no conocer sus planes para "pisar el acelerador en la comercialización internacional".

Si Netflix fuera una acción barata, lo anterior no importaría mucho. Pero ahora que el papel de Netflix ha subido mucho en lo que va del año, tienes que preguntarte si ya comenzó a generar dinero.

"Creo que Netflix se quedará en el rango de los 100 dólares por acción en un futuro cercano. Todavía no hay mucho más para emocionarse", comenta Arvind Bhatia, analista de Sterne Agee.

Luego, ¿no habrá en el corto plazo una mejoría objetiva suficiente para justificar un precio bursátil más alto?

Netflix se cotiza a 45 veces las ganancias estimadas para 2013. Y la disparidad entre las estimaciones es muy amplia, el extremo bajo prevé 1.01 dólares por acción y el extremo superior calcula 3.98 dólares por acción. Hay demasiada incertidumbre. Incluso un analista alcista lo admite.

"Es posible que la acción sea extremadamente volátil porque todo se basa en las percepciones de rentabilidad dentro de varios años, que pueden cambiar significativamente", advierte Andy Hargreaves, analista de Pacific Crest Securities que recomienda comprar acciones de la compañía.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

En otras palabras, invertir en Netflix puede ser tan arriesgado como invertir en uno de los negocios inmobiliarios de la familia Bluth de "Arrested Development".

*Paul R. La Monica es columnista de CNNMoney.com

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×