Google, ¿cuál es tu negocio?

Larry Page prometió en 2011 reducir los proyectos que distraían a la firma y que no han triunfado; pero con los nuevos productos de hardware parece que la compañía ha perdido el enfoque otra vez.
larry page  (Foto: AP)
Verne Kopytoff

El año pasado, ante las críticas que señalaban que Google no tenía claros sus objetivos, el Director Ejecutivo Larry Page respondió prometiendo colocar "más madera detrás de menos flechas". Traducción: Google recortaría su abultada lista de productos a fin de que los ingenieros pudieran atender las prioridades de mayor peso.

Para probar que se tomaba en serio la cuestión del enfoque, Page aniquiló Google Health y PowerMeter. Pero mantenerse enfocado es una labor difícil, como lo demostró Google la semana pasada al introducir una serie de nuevos productos, entre ellos una computadora tablet, un centro de entretenimiento y un servicio de informática empresarial.

Como si todo esto no bastara, Google ofreció un anticipo de sus gafas futuristas con acceso a Internet, con las que pretende dejar obsoletos a los smartphones. "Google está enfocado...pero en todo", bromeó en Twitter Aaron Levie, director de Box, un servicio para almacenar archivos en línea.

Los cuestionamientos al enfoque de Google surgen en todo Silicon Valley, donde la simplificada estrategia de negocio de Apple a menudo es alabada como el ideal. Un limitado número de productos facilita esforzarse en los detalles que hacen que una computadora, una tablet o un teléfono sean mejores que los de la competencia.

Durante la mayor parte de su historia, la estrategia de Google ha sido comparada con lanzar espagueti a la pared para ver cuál pega. Por años, parecía que sus ingenieros podían colar cualquier proyecto.

Hay docenas de servicios que se disputan la atención de Google aparte de sus negocios medulares de las búsquedas y la publicidad en línea. Enumerarlos es casi imposible, aún para los que monitorean estrechamente a la compañía.

La empresa, hay que reconocerlo, ocasionalmente ha eliminado los proyectos fallidos, pero desde la llegada de Page al cargo de CEO en 2011, el ritmo de las ejecuciones ha aumentado. Además de aniquilar Google Health y PowerMeter, también suprimió Slide, Buzz y Labs. Y se espera que en octubre desaparezca Knol, un clon de Wikipedia.

Google declinó comentar para este artículo, pero en varias entradas de blog publicadas desde el año pasado, sus ejecutivos han mencionado repetidamente que el enfoque es lo que explica el cierre de más de 30 productos o funciones, para redirigir recursos a otros que pueden crear un mayor impacto.

"Aspiramos a construir productos que realmente cambien la vida de las personas, productos que se usen dos o tres veces al día. Para lograr el éxito necesitas enfocarte de verdad y pensar. Pensar en lo que estás trabajando y, con la misma importancia, en lo que no estás trabajando", dijo Bradley Horowitz, vicepresidente de producto de la red social Google +.

En otro esfuerzo por centrarse en lo importante, Page reorganizó la compañía en siete grupos. Actualmente, los principales líderes supervisan áreas específicas -publicidad, redes sociales, Android, Chrome, YouTube, y el comercio móvil local- en lugar de atender amplísimas carteras en donde se diluye la rendición de cuentas y se ralentiza la toma de decisiones.

No obstante, Aaron Levie cree que Google batallará para competir contra compañías que se centran en muy pocas cosas, contra firmas que se especializan en un servicio con varios años de experiencia. Al final, Levie sostiene que la estrategia "más madera detrás de menos flechas" se ha convertido en "más madera y más flechas".

Colin Sebastian, analista de Robert W Baird & Co, se muestra más favorable a la creciente cartera de productos de Google. Sí, Google tiene mucho sobre la mesa, pero "competir en Internet exige cambios constantes", advierte.

Para Google, eso significa apostar fuerte en su nueva tablet Nexus 7 y en el centro de entretenimiento Nexus Q así como en su último teléfono, el Nexus Galaxy. No es la primera vez que Google vende hardware, pero en esta ocasión se muestra más ambicioso. Después de todo, vender hardware se ha vuelto crucial para competir contra Apple y Amazon, señala Sebastian.

El caso del servicio para empresas Compute Engine es diferente, según Sebastian, pues Google sólo aprovecha la infraestructura existente que usa para sus necesidades informáticas, no hay una fuerte inversión de por medio, salvo para el marketing.

En general, hacer que una compañía tome una nueva dirección nunca es fácil. La última incursión de Google en el hardware fue especialmente arriesgada considerando que se produjo después de adquirir a Motorola por 12,500 millones de dólares, la mayor cantidad que el buscador ha pagado por una empresa.

"Debo darle mérito, sí creo que Larry Page ha enfocado a la compañía. No teme tomar grandes decisiones," resume Sebastian.

Ahora ve
Así fue el inicio de las precampañas de Anaya, López Obrador y Meade
No te pierdas
×