Más de 50 mexicanos colaboran con la búsqueda de la partícula de Higgs

Investigadores, técnicos, ingenieros y estudiantes ayudaron a diseñar y construir uno de los 16 detectores del Gran Colisionador de Hadrones
El aporte de 'La partícula de dios'
Verónica Díaz Favela
Autor: Verónica Díaz Favela | Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

Más de 50 investigadores, técnicos y estudiantes mexicanos colaboran actualmente en los proyectos de investigación que buscan confirmar la existencia de la partícula de Higgs.

Un grupo de científicos anunció este miércoles que están casi seguros de haber demostrado la existencia del bosón de Higgs (como también se le conoce), la partícula que da masa a la materia y cuyo descubrimiento sería el hallazgo científico más importante en los últimos 50 años.

El grupo de mexicanos está formado por 20 investigadores de diferentes instituciones, y más de 20 estudiantes, técnicos e ingenieros, detalló en entrevista telefónica con CNNMéxico, Gerardo Herrera Corral, investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

“Es la participación (numérica) latinoamericana más importante en el CERN (Centro Europeo de Investigación Nuclear, por sus siglas en francés)”, dijo. La implicación para México de esta colaboración es “mucha en la medida en que se conozca, pero si nadie lo sabe no tiene ninguna importancia”.

Los mexicanos comenzaron a colaborar en 1991 con el CERN, el mayor centro de investigación de física. Su trabajo forma parte del experimento ALICE y ha consistido en diseñar y construir uno de los 16 grandes detectores del Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés).

El LHC es el acelerador de partículas más grande del mundo y recrea las condiciones similares que existían antes del Big Bang.

“(El detector) es una pieza fundamental del experimento, forma parte del base-line, aquellos detectores sin los cuales el proyecto no existe”, detalla Herrera Corral.

“El grupo mexicano ha observado los primeros eventos, que no producen al Higgs como tal, en los cuales se produce una partícula integrada por un conjunto de quarks, que su proceso de producción es idéntico al Higgs, y eso es una demostración que el diagrama como tal existe y es una evidencia indirecta de la existencia de la llamada partícula de dios”, añadió.

En este grupo participan investigadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, la Universidad Autónoma de Sinaloa, del Cinvestav, y del Instituto de Física y Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Algunos de los mexicanos que han participado en el experimento ALICE desarrollaron habilidades que ahora les permiten encabezar proyectos de innovación de alta tecnología en el país.

Uno de los investigadores está innovando en la creación de plástico centallador en México, un material que no se hacía en el país y que tiene novedosos usos en la medicina y la industria.

También hay investigadores aplicando detectores parecidos al desarrollado para el LHC para obtener imágenes radiográficas que permitirán mejorar la calidad de las mamografías, o haciendo simulaciones de extracción de pozos porosos para el Instituto Mexicano del Petróleo.

En el área de la electrónica están desarrollando tarjetas de ocho planos (alta tecnología) para empresas transnacionales, de acuerdo con Herrera Corral.

La importancia de confirmar la existencia del bosón de Higgs es que permitirá saber de qué está hecho el Universo y cuál es el mecanismo que proporciona masa al resto de las partículas elementales, de acuerdo Salvador Carrillo, investigador del Departamento de Física y Matemáticas de la Universidad Iberoamericana, y quien participa en el proyecto del LHC, según la agencia Notimex.

El significado de hallar el bosón de Higgs “es que podemos modelar matemáticamente a la naturaleza y la naturaleza efectivamente responde a esas ideas matemáticas”, según Herrera Corral.

Newsletter
Ahora ve
La crisis de la carne en Brasil se extiende a lo económico y lo político
No te pierdas