'Spoilers', cómo dejar de arruinarle la sorpresa a todos

Antes de divulgar información sobre las series, películas o libros, advierte a tus amigos, ya que quiza ellos aún no lo hayan visto
Charlie Sheen en una nueva serie de televisión
Andrea Bartz y Brenna Ehrlich
Autor: Andrea Bartz y Brenna Ehrlich | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del Editor: Brenna Ehrlich y Andrea Bartz son especialistas en etiqueta digital y autoras del blog y el libro humorístico Stuff Hipsters Hate (Cosas que los hipsters odian).

(CNN) — Que alce la mano a quien le haya sucedido esto: despiertas una mañana de fin de semana con la mirada aún nublada y torpemente te pones a revisar tus notificaciones, Twitter, Google Reader o cualquier otro medio por el cual te enteres de tus banalidades favoritas. Entre titulares, párrafos y fotos, te topas con los detalles del final de temporada de una serie, película o libro. Y cuando te sientas a ver ese último capítulo, o a leer esas últimas 20 hojas, no puedes sacarte de la cabeza que ya no te sorprenderá que el hermano de la protagonista muere al final.

¡PUM! Has sido atacado por un arruinador de sorpresas, o como muchos le dicen: spoiler, que significa que echa las cosas a perder.

Los tiempos han cambiado desde que decenas de millones de televisores sintonizaban el mismo canal, a la misma hora, para ver el último capítulo de una serie.

Hoy en día cada vez menos personas pueden ver la primera emisión de sus capítulos de estreno. En 2012, aumentó un 36% el número de personas que veían sus programas en sus smartphones respecto a 2011, según un informe de Nielsen. Y servicios como Netflix, Hulu, DVR, nos permiten ajustar los horarios de la televisión a nuestra vida.

No puedes suponer que como tú ya viste algo, el resto de la gente también. Tus amigos no tendrían por qué pasar con los oídos tapados gritándote “¡no me digas, aún no lo he visto!”. Si te resulta indispensable revelar detalles, sorpresas o grandes acontecimientos, mantén esto en mente:

1.       Advierte primero

Simplemente añade, al inicio de tu escrito, alguna de estas frases: “SPOILER ALERT” o "ALERTA DEL EDITOR" . Y sería un bono si incluyes esa información delicada después de un gran salto (si escribes en un blog o sitio web) o después de dar varios clics en ‘Enter’ en Facebook. Así la gente deberá hacer clic en ‘Ver Más’ para poder leerlo, o bajar su cursor (escrolear) varios niveles.

2.       Recuerda: las pistas también arruinan

Si la gente desea alguna pista de cómo termina una historia, te la pedirán. El 99% del tiempo querrán enterarse sin que nadie les diga nada, armar sus propias conclusiones y después discutir el tema.

Un tip: decir “HAY UN GIRO ENORME AL FINAL, pero no te voy a decir qué es” también se considera información que arruina la sorpresa, ya que el espectador o lector ahora seguirá la trama esperando lo inesperado.

Sólo mantén la boca cerrada hasta que hayan terminado, ¿está bien?

3.       Favorecer discusiones exclusivas sobre proclamaciones malditas

Tus 483 amigos de Facebook no están interesados en lo que pensaste cuando en Girls supimos que Hannah era en realidad una migrante indocumentada (ALERTA DEL EDITOR: Hannah no lo es).

¡¿Adivina qué?! Incluso puedes hacer uso de las redes sociales para atraer la atención de aquellos que, al igual que tú, desean hablar sobre la muerte prematura de Don Draper (ALERTA DEL EDITOR: Don Draper no está muerto).

4.       Aplica la regla de los tres años

¿Acaso la Tierra ha dado tres o más vueltas alrededor del Sol desde que ese libro, esa película, ese programa o esa obra de teatro tuvieron su momento? Entonces todo lo anterior no cuenta.

Quienes no han visto ‘Wall-E’ al día de hoy, es muy improbable que decidan hacerlo. (De todas formas, no le digas a los niños quién es el papá de Luke).

5.       Perdona a quien te arruinó la sorpresa

Tu estúpido amigo acaba de publicar ese impactante momento de la película Madagascar 3 en el que te das cuenta de que las tramas de las tres películas son en realidad el sueño enfermizo de un koala con fiebre que vio como embalsamaban a sus amigos. (ALERTA DEL EDITOR: ¡Ay, vamos!).

Agunos estudios de la Universidad de California en San Diego muestran que aquellos que arruinan las sorpresas en realidad mejoran el gozo.

Los científicos hallaron que los estudiantes se divertían más al leer las narraciones una vez que sabían la trama de antemano, que cuando se enteraban de todo hasta el final, probablemente porque les ayudaba a vislumbrar mejor las pistas que iban encontrando en el camino.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Es una de las razones por las cuales la gente vio Sexto Sentido al menos dos veces. En caso que aún no la hayas visto, el personaje de Bruce Willis ¡también es un fantasma! ¡De nada!

No nos culpes. Esa película la estrenaron hace más de tres años.

Ahora ve
Estatuas de la Confederación, los símbolos de la discordia
No te pierdas
×