La tecnología en el deporte acelera a los competidores hacia una nueva era

Los investigadores buscan innovaciones que mejoren el desempeño de los deportistas sin quebrantar la esencia de las competencias
  • A+A-
Autor: Matthew Knight
(Reuters) -

Desde trajes de baño hidrodinámicos en la piscina hasta ligeras bicicletas de fibra de carbono que recorren el velódromo, los Juegos Olímpicos de nuevo resplandecen una luz no solo sobre los atletas, sino también sobre su equipo.

En el futuro, la tecnología que llevará a los atletas a la gloria será más refinada, teniendo los equipos a la medida a otro nivel, dijo Mike Caine, profesor de Tecnología del Deporte e Innovación en la Universidad Loughborough de Reino Unido.

"La industria del deporte habla mucho sobre la personalización en estos momentos. Por lo general, significa que puedes seleccionar el color y poner tu nombre en el zapato", dijo Caine.

"De lo que hablo es de la curva y rigidez de un solo revestimiento que puede ser optimizado para darle el mayor poder a un atleta", dijo.

Medir la potencia, geometría y biomecánica de un solo pie es permitir la creación de suelas intermedias personalizadas en zapatos atléticos, que pueden corregir anomalías en el modo de andar o ineficiencias en los tejidos blandos.

Las suelas son construidas utilizando un sistema aditivo de fabricación (también conocido como impresión 3D) inventado y patentado en la universidad. Caine está seguro de que puede ofrecer nuevos logros en la pista.

"Si comparas a los corredores élite con las corredoras élite son muy, muy diferentes. Pero en estos momentos el calzado es aparentemente idéntico", dijo.

Caine cree que este tipo de equipo construido con base en la personalización se volverá la norma para muchos de los deportistas élite y eventualmente se filtrará a un mercado más comercial.

La investigación es uno de varios esfuerzos pioneros liderados por el Instituto de Tecnología del Deporte de Loughborough, que trabaja con socios públicos y privados para conducir la innovación en equipo y entrenamiento deportivo.

Caine y sus colegas actualmente son pioneros en la creación de nuevos dispositivos de rastreo para nadadores, que emplean giroscopios y acelerómetros en el cuerpo en conjunto con cámaras y sensores alrededor de la piscina para monitorear la posición corporal, aceleración, velocidad y potencia.

"(Los datos) eliminan la ambigüedad para un entrenador experimentado. Si puedes proporcionar tiempo cuantificado y datos de velocidad, refuerzas los comportamientos de aprendizaje", dijo.

Funciona mejor con los deportes técnicos como vela y ciclismo y solo se hará más preciso a medida que la tecnología siga avanzando, prevé Caine.

"Si hablas con expertos (en aerodinámica e hidrodinámica) te dirán que se puede hacer más porque nuestro poder computacional estará en un nivel donde podremos entender los matices de pequeños cambios", dijo.

Los avances rápidos en equipo han alentado a algunos organismos deportivos a que predominen en la influencia tecnológica.

En 1996, la Union Cycliste Internationale (UCI) publicó la Carta Lugano que elaboró pautas restringidas sobre el diseño de bicicletas, y en 2009 el organismo mundial de la natación, la FINA, prohibió el traje de baño LZR Racer de Speedo (lanzado en 2008) después de que los récords mundiales fueran rotos rutinariamente.

El deporte "se dirige hacia una encrucijada", según el informe Sports Engineering: An Unfair Advantage? (Ingeniería deportiva: ¿una ventaja injusta?), publicada por la Institución de Ingeniería Mecánica de Reino Unido en julio.

Los reguladores ahora enfrentan una "tarea delicada…mientras la tecnología deportiva se vuelve más poderosa. La disputa legal sobre el movimiento de Oscar Pistorius de los Paraolímpicos a los Olímpicos es una señal de las cosas que vendrán", dicen los autores.

La aparición del atleta sudafricano con doble amputación en Londres 2012 plantea interesantes cuestiones filosóficas, dice Rayvon Fouche, profesor asociado de Historia en la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign, en Estados Unidos, y autor del próximo libro Gamechanger: Technology and Science in Sport (Cambio en el juego: tecnología y ciencia en el deporte).

"Realmente nos empuja a pensar profundamente sobre qué tipo de competencia atlética queremos ver. ¿Cuán lejos empujamos a la tecnología en una forma que no quebrante la autenticidad del deporte?", dijo Fouche.

"Definitivamente hay necesidad de un diálogo más amplio en cuanto a qué significa vivir en un mundo donde la tecnología nos rodea en todo momento".

El deporte, dice, siempre ha utilizado tecnologías emergentes, siendo la meta la ventaja legal más grande que puedas tener.

Una conversación más grande que involucre a organismos, atletas, fabricantes deportivos y fanáticos podría ayudarnos a definir qué es el deporte, dice Fouche.

Caine está de acuerdo.

"Organismos bien informados promueven mayores cambios que reflejan los avances tecnológicos en una sociedad más grande. La clave es hacerlo de manera concertada con atletas y fabricantes", dijo.

"Lo que no quieres, en mi punto de vista, es una tecnología disruptiva que cambie la esencia del deporte y/o la haga completamente injusta. Lo que nos gusta es la actividad humana, que es la construcción principal en la que se basan los deportes competitivos".

Ahora ve