Navidad anticipada de ‘smartphones’

Nokia iniciará los lanzamientos con una nueva generación de Lumia con sistema operativo Windows; Apple y Samsung seguirán la batalla, ahora en el campo de las ventas, con sus nuevos modelos.
Nokia  (Foto: AP)
Daniel Thomas*
Financial Times -

Samsung debería "tomar nota: la próxima generación de los (teléfonos inteligentes) Lumia saldrá pronto". Esta advertencia, realizada por el jefe de ventas de Nokia, fue debilitada al ser emitida en la poco intimidante forma de un tuit de 140 caracteres.

Sin embargo, la amenaza era real: Esta semana, la compañía finlandesa se convertirá en una de las primeras en salir a la luz durante el periodo de lanzamiento más importante de teléfonos inteligentes desde hace varios años.

Los operadores móviles reportan que un número récord de clientes están ahora fuera de contrato, esperando los muchos teléfonos de alta calidad a punto de ser lanzados por los principales fabricantes de teléfonos en Estados Unidos, Finlandia y Asia. Esto significa que el premio inmediato es potencialmente enorme.

Incluso Apple tendrá que completar la victoria de patentes que logró contra Samsung en los tribunales estadounidenses la semana pasada con un movimiento decisivo con su último iPhone.

Aunque pocos apostarían en contra de otro lanzamiento impecable -después de todo, ésta es una empresa que ganó exitosamente un año más con sólo una actualización menor de su último teléfono-, cualquier tropiezo en el diseño o en las especificaciones provocaría que sus rivales se abalanzaran sobre la firma, dada la volubilidad de los compradores de smartphones obsesionados con la tecnología.

Nokia y su socio Microsoft revelarán su primera jugada, al lanzar dos teléfonos en los niveles medio y altos del mercado la próxima semana. Estos serán recibidos por teléfonos de Motorola de Google, que utilizan chips de Intel por primera vez, y por dispositivos de Sony, con su primera gama Experia desde que Ericsson se fue, así como nuevos dispositivos de Huawei, ZTE, LG y HTC.

Samsung ya ha hecho su jugada, lanzando su smartphone éxito en ventas Galaxy S3 en abril; en un evento lo suficientemente lujoso como para competir con el lanzamiento de un iPhone, y demostrando plenamente las ambiciones de la compañía coreana.

Su esfuerzo pagó muy bien, ya que el S3 ahora es el teléfono a superar, sin importar lo que los tribunales estadounidenses digan de las otras líneas de Samsung. De hecho, incluso el fallo del tribunal estadounidense está lejos de ser una calamidad ahora: Pasarán otros cuatro meses antes de que Samsung sepa si sus dispositivos más antiguos deben ser retirados.

Se puede esperar que Apple dificulte el desafío de una u otra manera. Los analistas de CCS Insight ya han predicho que las ventas del nuevo iPhone serán de "decenas de millones" solamente en el próximo trimestre, convirtiéndolo en el lanzamiento de producto más exitoso en lo que ellos llaman la 'Navidad smartphone'.

Como evidencia anecdótica, ya hay una larga lista de espera para el iPhone, mientras pocos están a la espera del último Nokia, o de los modelos de Sony o HTC.

Así que la pregunta no es si Apple tendrá éxito -lo tendrá, y probablemente de manera bastante espectacular-, sino si los demás pueden conseguir una porción suficiente del abarrotado mercado restante. Éste es otro lanzamiento decisivo para Nokia en particular, y no es probable que haya muchas más posibilidades para esta estrategia de Windows o para la gestión que apostó sus cartas con Microsoft el año pasado.

El fallo del tribunal estadounidense fue positivo para Nokia, debido a su propiedad de diseños distintos en una gran cartera de patentes; aunque esto tal vez fue exagerado por la reacción en el precio de sus acciones. Además, los operadores podrían ahora estar más dispuestos a impulsar a Windows como el sistema operativo rival para Android, con el fin de contrarrestar el éxito de Apple.

Nokia cree que la versión actualizada de Windows 8 también será popular a medida que sea desplegada a través de dispositivos complementarios como PCs y tablets este otoño. Sin embargo, las reseñas siguen siendo mixtas, y los últimos teléfonos de Nokia eran elegantes, pero decepcionantes debido a una interfaz operativa torpe. Microsoft necesita producir un sistema operativo que sea tan amado como el iOS de Apple.

Pero, a pesar de la importancia a corto plazo de estos teléfonos, no habrá una solución rápida para el fabricante finlandés. El apoyo de los operadores será clave para impulsar sus plataformas como un todo, y Nokia necesita recordar a la gente por qué amaba tanto su marca hace apenas unos años. En lugar de su publicidad anónima enfocada en Windows del año pasado, Nokia y Microsoft necesitan elevarse por encima de la cacofonía de la mercadotecnia, especialmente debido a que no se espera que sus teléfonos salgan a la venta hasta finales de octubre; después de que haya sido revelado lo último de Apple y Motorola. Los operadores hablan de un impulso "sin precedentes" de mercadotecnia que está siendo respaldado por ambas compañías.

Nokia debería dominar las ventas de teléfonos Windows, pero es probable que la plataforma sólo represente el 5% de todas las ventas de teléfonos inteligentes, dicen los analistas. Y así, contra toda suposición, Nokia también necesita grandes teléfonos Windows de firmas como HTC y Huawei, con el fin de crear un mercado más amplio eventualmente; incluso aunque no baste para hacer mella en el dominio de Samsung y Apple este otoño.

*El autor es corresponsal de Telecomunicaciones para el Financial Times

Ahora ve
EU está dispuesto a dialogar con Corea del Norte “sin condiciones previas”
No te pierdas
×