HP e IBM: Dos caminos, un futuro

Dos de las tecnológicas que delinearon el sector luchan por adaptarse con estrategias distintas; la primera apuesta por el binomio hardware-software, la segunda ha desestimado el componente físico.
HP  (Foto: CNN)
Kevin Kelleher
NUEVA YORK -

En la superficie, Hewlett-Packard e IBM tienen mucho en común. Ambas son marcas con historia y ricos legados que perfilaron la alta tecnología. Ambas están trabajando con empresas grandes y pequeñas para ayudarles a gestionar su tecnología. Ambas están sesgándose hacia mercados -como la computación en nube y las grades bases de datos- que prometen años de crecimiento.

Y ambas han estrenado directoras ejecutivas: Meg Whitman asumió el cargo de CEO de HP hace un año, mientras que Virginia Rometty tomó las riendas de IBM en enero. Ambas empresas comparten una visión similar del éxito. Y ambas se enfrentan a retos similares para alcanzarlo, como un estancamiento de la economía mundial y el surgimiento de nuevas tecnologías disruptivas.

A pesar de esta similitud básica, HP e IBM están avanzando por caminos diferentes. HP se encuentra en medio de un giro que ha tomado varios años, mientras que IBM está construyendo sobre un plan a largo plazo esbozado desde hace tiempo. Ninguno de los caminos que ahora transitan estas dos compañías fue trazado por su actual líder. ¿Por qué se bifurcan sus caminos? En primer lugar, por sus puntos de vista sobre el papel del hardware contra el software en el futuro de las TI (tecnologías de la información), y en segundo lugar, su abordaje a las fusiones y adquisiciones.

La última década de IBM se ha caracterizado por un liderazgo estable que sigue un itinerario a largo plazo. Para dejar atrás su historia reciente como fabricante de grandes ordenadores, la compañía incursionó en los servicios de consultoría de TI y software, distanciándose del hardware en 2004 tras vender su división de PC a Lenovo por 1,750 millones de dólares (mdd).

Al igual que IBM, HP vio hace años que el futuro de la tecnología no estaba en la venta de grandes ordenadores al sector empresarial, sino en asumir las tareas cada vez más complejas de su gestión y de todas las tecnologías previas. Pero a diferencia de IBM, HP siguió creyendo que el hardware continuaría jugando un papel clave en su negocio de outsourcing tecnológico, una apuesta que la compañía hizo cuando desembolsó 25,000 mdd por Compaq en 2002.

Después de Compaq, HP siguió creciendo. Pasó de ser una empresa que ingresaba 57,000 mdd en 2002 a una que ganó 127,0000 mdd el año pasado. En contraste, IBM creció de forma relativamente lenta: de 81,000 mdd en ingresos en el 2002 a 107,000 mdd en 2011.

Durante la última década, HP ha aventajado a IBM en crecimiento de ingresos a través de sus agresivas adquisiciones. Bajo la dirección de Mark Hurd, entre 2006 y 2010, HP gastó cuantiosamente en marcas tecnológicas como EDS (13,900 mdd), 3Com (2,700 mdd), Palm (1,200 mdd) y 3Par (2,400 mdd). Bajo el malhadado sucesor de Hurd, Léo Apotheker, HP gastó 1,600 mdd en ArcSight y 11,000 mdd en Autonomy, dos empresas de software.

IBM, por el contrario, ha realizado muchas fusiones y adquisiciones desde la escisión de su división de computadoras, pero sólo una vez en todo ese tiempo ha gastado más de 2,000 mdd (cuando compró al fabricante de software empresarial Cognos por 5,000 mdd en 2008). En cambio, cerró un puñado de acuerdos menos costosos en ese lapso de tiempo: la empresa de asesoría en seguridad Internet Security Systems (por 1,600 mdd), la firma de análisis de datos Netezza (1,700 mdd) y Sterling Commerce (1,400 mdd), entre otras.

Pero hay otro aspecto de la historia. Desde que Lewis Platt dejó el cargo de CEO de HP en 1999, la compañía ha pasado por siete diferentes líderes, entre ellos dos directores provisionales. Esos cambios cupulares equivalen a los CEO que ha tenido IBM desde que Thomas Watson, Jr., se retiró de IBM en 1971.

El ritmo de rotación de los CEO puede ser crucial: mientras que IBM ha tenido el lujo de trazar planes quinquenales, HP ha pasado de ejecutivos que privilegiaban el hardware (Fiorina y Hurd) a directivos que se enfocaban en el software (Apotheker) pasando por un veterano en el comercio electrónico (Whitman). Y esas transiciones -o la falta de ellas- han tenido un gran impacto en las estrategias de las dos compañías.

En otras palabras, las fusiones y adquisiciones que HP realizó en la última década describen la estrategia de un gigante de la tecnología enfocado en el hardware y el software por igual, una clara apuesta por un futuro que se basaría en ambos. IBM, por el contrario, vio su futuro más en el software que en la maquinaria física del hardware.

HP pagó una buena cantidad de dinero por sus apuestas en el hardware, convencida de que al final le compensaría. IBM, por su parte, hizo un montón de pequeñas apuestas en el software, que ha demostrado ser un negocio más barato para emprender que el hardware. Eso no significa que IBM no sufragará importantes sumas por las adquisiciones: La compañía ha indicado que gastará 20,000 mdd en acuerdos de aquí a 2015, más de lo que ha desembolsado en los últimos 10 años.

Lo que eso significa es que IBM cree que sus grandes inversiones serán en empresas de software que apenas están empezando a mostrar sus talentos. HP, por supuesto, también estará buscando buenas inversiones en software, pero quiere equilibrarlas con algunas empresas de hardware que adquirió en los últimos años. Es un debate entre el software puro contra una combinación de software y hardware.

La apuesta de HP es arriesgada, pues el mundo de la tecnología está cada vez más impulsado por el software. El hardware es y siempre será un componente importante de la tecnología, pero en muchas áreas (los ordenadores personales, los servidores, los switches y los routers) el software está dirigiendo la eficiencia y la innovación. El hardware, si bien en continua mejora, es cada vez más visto como un negocio de productos básicos que reporta bajos márgenes de beneficio.

El software, desde luego, ha sido durante mucho tiempo un negocio de altos márgenes. A pesar de que HP, a través de años de adquisiciones, ha visto cómo sus ingresos crecen más rápido que los de IBM, es IBM la que ha disfrutado de mayores ganancias. El año pasado, la ganancia operativa de IBM fue del 27% de sus ingresos, frente a un margen del 8% en el caso de HP.

Ahí es donde IBM y HP se ubican hoy. La pregunta más importante para sus nuevas CEO es: ¿Hacia dónde irán estas compañías? ¿Hacia dónde pueden llevarlas sus líderes?

Rometty ha indicado que se basará en las estrategias establecidas por sus predecesores, aun cuando está dispuesta a poner su sello en la empresa si lo precisa. Whitman ha sido franca sobre los desafíos que enfrenta HP, sin embargo, se muestra dispuesta a tomar decisiones difíciles sobre el futuro de la empresa. Whitman resistió las demandas de los inversionistas que pedían que HP se desprendiera del negocio de las computadoras personales. Y esta semana, reiteró su deseo de que la empresa sea un jugador en el creciente mercado de los teléfonos inteligentes.

Hay espacio para que ambas compañías prosperen, en el momento en que la economía mundial finalmente mejore. IBM les dirá a las empresas que tiene la experiencia en consultoría, infraestructura y software que necesitan para avanzar en la radiante era tecnológica. HP les dirá que ofrece lo mismo, pero tiene la solución de principio a fin -desde las asesorías a las aplicaciones a las computadoras y los smartphones- que es aún más completa. Ambas combatirán con otros gigantes en el sector, como Oracle y Dell.

¿Prosperarán ambas? Los mercados financieros evidencian una discrepancia. Las acciones de IBM han subido un 13% en lo que va del año. Las de HP han bajado un 29%. IBM tiene una capitalización de mercado de 236,000 mdd. HP está valorada en 36,000 mdd, o menos de la sexta parte del valor de su rival.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Pero antes de considerar cualquiera de esas estadísticas, analicemos la única métrica que en opinión de mucha gente dice más sobre el futuro de un gigante tecnológico que cualquier otro indicador: el gasto en I+D. IBM ha gastado 18,000 mdd en investigación y desarrollo durante los últimos tres años, o el 6.0% de sus ingresos en ese período.

HP ha gastado 9,000 mdd en el mismo período, o el 2.5% de sus ingresos. Planear para el futuro puede significar gastar menos en adquisiciones costosas y más en investigación y desarrollo. A medida que ambas compañías avanzan hacia un futuro más brillante, parece que vale la pena apostar por esa estrategia.

Ahora ve
Al cierre del año, la Fed sube su tasa de interés y el pronóstico de crecimiento
No te pierdas
×