La tableta Surface de Microsoft: el secreto mejor guardado de la industria

Para no darle información a sus rivales la empresa formó un equipo especial, al que se le pidió que guardara silencio hasta con familiares
Microsoft presenta su nuevo sistema Windows 8
Autor: David Goldman | Otra fuente: CNNMoney

Cuando reveló la tableta Surface, Microsoft hizo algo que es cada vez más raro en el mundo de la tecnología: dio una verdadera sorpresa.

Incluso Apple, una compañía que suele revelar poco de sus productos antes sacarlos al mercado, ya no puede evitar que los detalles de sus nuevos dispositivos salgan al público antes de los muy preparados lanzamientos.

Microsoft sabía que, si los detalles de Surface eran divulgados, las consecuencias podrían ser desastrosas. Por primera vez, la empresa planeó competir directamente con las compañías socias en la fabricación de computadoras. Además, Microsoft llegó extremadamente tarde al negocio de las tabletas. Darle información a rivales como Apple lo habría hecho retroceder en el juego.

Por eso la compañía tomó medidas extremas —a veces dolorosas y con frecuencia excesivas— para mantener en secreto la tableta Surface.

El equipo de desarrollo trabajó en un edificio seguro apodado La bóveda. Como es costumbre en Microsoft, cuando se escogió un nombre para el equipo el grupo optó por WDS, un acrónimo que no significaba nada. Fue el nombre ganador de un concurso realizado para escoger el nombre más misterioso y sin sentido, uno que nunca pudiera vincularse con Surface.

“Cuando la gente supo del equipo WDS, todo el mundo dijo: ‘¡Cuéntennos qué significa!’”, dice Panos Panay, jefe de hardware de Microsoft. “Yo decía: ‘Exactamente’. Nadie supo en qué estábamos trabajando”.

Por más de tres años, las únicas personas en el mundo que sabían de Surface eran unos cuantos desarrolladores de Microsoft, un puñado de ingenieros que trabajaron en la consola Xbox y el equipo “viejo” de Surface (llamado luego PixelSense) que construyó Surface 1.0, una pantalla táctil que Microsoft presentó en 2007. Una corta lista de ejecutivos, incluyendo el CEO de Microsoft Steve Ballmer y el presidente de Windows Steve Sinofsky, fueron informados.

El desarrollo fue tan secreto que Microsoft tuvo que convencer a los proveedores que vendieran las partes sin que dieran los detalles del dispositivo. Mike Angiulo, el alto ejecutivo de Microsoft encargado de la relación con las compañías de hardware, dijo que no ordenaba varias partes del mismo vendedor si esos componentes podían ser relacionados con el desarrollo de una tableta.

Aunque el equipo creó una camaradería alrededor del secreto, no siempre fue fácil que los miembros del equipo de Surface mantuvieran sus labios sellados.

“El día más emocionante para el equipo fue junio 18”, cuando la tableta Surface fue presentado, “porque nadie podía incluso contarles a sus familias sobre el tema antes de eso”, dijo Panay.

Surface fue concebida hace varios años, cuando Sinofsky y Panos empezaron discutiendo formas para mostrar lo mejor de Windows 8. Microsoft estaba tomando un paso radical al lanzar un Windows completamente rediseñado, y Sinofsky creyó que Microsoft necesitaba el mejor hardware posible para mostrarlo.

“No hubo ambigüedad en el mensaje”, dijo Panos. “Teníamos que cumplir. Hubo algunos sacrificios que tuvimos que hacer en el camino (…) eso pasa con cualquier producto. Pero nunca hubo debate sobre si esto era lo que había que hacer”.

Ahora ve
“Un componente racial” dificulta la renegociación del TLCAN, considera Krugman
No te pierdas
×