Roku: ‘streaming’ a bajo costo

El dispositivo de la firma transfiere contenido de medios de Internet a la TV a un precio accesible; desde 2008 la empresa ha añadido 650 canales y ha vendido más de 3 millones de aparatos.
roku  (Foto: Cortesía Fortune)
JP Mangalindan
NUEVA YORK -

Anthony Wood no es el típico vendedor de palabra ágil que encontramos en Silicon Valley. El director ejecutivo de la compañía Roku, especializada en el streaming de medios, tiende al discurso lento, cargado de pausas. Suele sujetarse los tirantes cuando termina un argumento. Pero este comportamiento apacible no ha impedido que Wood, de 46 años, venza a rivales mucho más grandes, incluidos Google y Sony. Roku, con sede en Saratoga, California, fabrica pequeños dispositivos que transfieren contenidos de medios -programas de televisión, películas y deportes- de Internet al televisor.

Desde que debutó el primer reproductor Roku en 2008, la compañía ha acumulado 650 canales, desde Netflix a NBA Game Time, y ha vendido más de 3 millones de reproductores.

Combinados, el gadget de Roku y el aparto decodificador similar de Apple, la Apple TV, lideran 95% del mercado de los dispositivos que facilitan la reproducción de contenidos en televisores usando el poder de Internet, según afirma la compañía. A principios de este año, Roku recaudó en una ronda de financiamiento 45 millones de dólares de patrocinadores entre los que están Menlo Ventures y News Corp.

La trayectoria de Wood es impresionante. A mediados de la década de 1990 el emprendedor quería encontrar una mejor manera de grabar las repeticiones de su programa favorito de televisión, Star Trek: The Next Generation.

Como las cintas VHS no le valían, inventó un equipo programable con un pequeño disco duro que mostraba listas de programas, y en el que incluso se podía pausar la TV en vivo. Fue la primera grabadora de video digital o DVR. Fundó ReplayTV, una compañía que terminaría siendo comprada por DirecTV. Los DVRs son hoy muy populares y en 2018 llegarán a 338 millones de hogares a nivel mundial.

En 2007, Wood fue reclutado por el CEO de Netflix, Reed Hastings, para construir el "reproductor Netflix", una caja que transmitiría contenido directamente a los televisores. Hastings finalmente eliminó la idea con el fin de convencer a otras empresas de fabricar hardware con soporte integrado de Netflix.

Wood, con una inversión de 6 millones de dólares aportados por Hastings, elaboró el diseño por su cuenta lanzando el primer dispositivo Roku para streaming de video. Roku, que en japonés significa "seis", es la sexta compañía de Wood.

"Anthony no es virgen en el negocio. Él ha tenido éxito en varias empresas diferentes. Eso es muy inusual", reconoce Hastings.

Ahora Wood está considerando deshacerse del dispositivo por completo. El producto más nuevo de Roku, el llamado ‘Streaming Stick', luce como una unidad de memoria USB y se conecta directamente en la parte trasera de los televisores de modelo más reciente, convirtiéndolos en televisores "inteligentes".

El gadget transmite contenido como un típico reproductor Roku y permitirá que se le añadan otras funciones a futuro. Wood calcula que los fabricantes de televisores incluirán en la venta el dispositivo a fin de vender más aparatos sin elevar significativamente sus costos. El diminuto ‘Streaming Stick' salió a la venta en octubre por 99 dólares.

Nadie sabe qué camino tomará la televisión en línea. Los proveedores de contenidos y las empresas tecnológicas están haciendo apuestas muy diferentes. Y los ejemplos de fracasos abundan.

La reciente incursión de Google en el mercado de los reproductores multimedia, la esfera Nexus Q de 299 dólares, fue duramente criticada. ("Metieron la pata" asegura Wood.) Y las startups que alguna vez tuvieron mucho potencial, como Boxee, han tenido que cambiar de rumbo.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Roku ha evitado esos tropiezos, en parte por el agresivo precio que descalabra a los competidores. (Sus dispositivos tienen un precio base de 49 dólares.) Pero la compañía todavía no es rentable y ha gastado mucho en publicidad. Enfrentado a esos desafíos, Wood se encoge de hombros, subrayando que Roku ya ha conseguido adaptarse con rapidez. "Pase lo que pase, estaremos preparados".

Este artículo pertenece a la edición de Fortune del 12 de noviembre de 2012.

Ahora ve
Blue Origin, de Jeff Bezos, prueba con éxito una nave para el turismo espacial
No te pierdas
×