Benedicto XVI pide a los jóvenes que sean misioneros hasta por internet

El pontífice pidió a los jóvenes aprovechar los adelantos técniicos para "formar la sociedad del mañana"
Getty
Benedicto-Tecnologia-Getty  Getty  (Foto: )
  • A+A-
(AFP) -

El papa Benedicto XVI afirma que los jóvenes cristianos tienen que ser los primeros misioneros en el mundo, tienen que usar internet para divulgar el Evangelio y conocer la fe de forma tan precisa "como un especialista en informática conoce el sistema operativo de su ordenador".

El pontífice así lo manifiesta en el Mensaje para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebrará del 23 al 28 de julio del año que viene en Río de Janeiro, que tiene como lema "Ir y hacer discípulos a todos los pueblos", hecho público este viernes por el Vaticano.

En su mensaje, el Papa recuerda la última JMJ, celebrada en Madrid en agosto de 2011, e invita a los jóvenes a ser los primeros misioneros entre sus coetáneos para compartir "en el continente digital, en este mundo de internet" la "belleza del encuentro con Jesús".

"La Iglesia cuenta con ustedes. Son los primeros misioneros entre los jóvenes, son los que van a recoger la antorcha de manos de sus mayores y a vivir en el mundo en el momento de las más gigantescas transformaciones de su historia. Son los que van a formar la sociedad de mañana", subrayó el Papa recordando el Mensaje de Pablo VI a los jóvenes tras el Concilio Vaticano II.

El pontífice agregó que esas palabras son de gran actualidad hoy en día, ya que estamos atravesando un período histórico muy particular.

"El progreso técnico nos ha ofrecido posibilidades inauditas de interacción entre los hombres y la población, pero la globalización de estas relaciones solo será positiva y hará crecer el mundo en humanidad si se basa no en el materialismo sino en el amor, que es la única realidad capaz de colmar el corazón de cada uno y de unir a las personas", escribió.

El papa se pregunta ¿qué significa ser misioneros? y afirma que ante todo ser discípulo de Cristo, escuchar una y otra vez la invitación a seguirle y transmitir la fe "con valentía, enfrentándose a pruebas e incomprensiones", como muchos fieles de otras épocas.

Ahora ve