Los 'smartphones' ayudan en la consulta para prevenir el cáncer en África

Un programa permitirá que las enfermeras de países en desarrollo tomen fotos de sus pacientes para ser analizadas por un médico
Autor: Teo Kermeliotis
(Reuters) -

Solo la innovación puede reducir las enfermedades y la pobreza en África, según un programa que financia enfoques creativos para el cuidado de la salud en países en desarrollo.

Más de 50,000 mujeres mueren cada año a causa del cáncer cervical en África, de acuerdo con las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, ya que más del 80% de los casos se detectan en etapas tardías.

En países como Tanzania, donde aproximadamente 4,500 mujeres mueren anualmente debido a esta enfermedad, el problema se agrava por una grave escasez de expertos médicos y una falta de servicios de evaluación de calidad, especialmente en áreas rurales.

Pero ahora un grupo de canadienses y tanzanos innovadores de la salud unieron fuerzas para aplicar tecnologías móviles sencillas y seguras para mejorar la evaluación de cáncer cervical y potencialmente reducir las tasas de mortalidad en el país del este de África.

La idea es enviar equipos de dos trabajadores capacitados en cuidado de la salud, pero que no son médicos, a las partes remotas de Tanzania para examinar a las mujeres que viven a varias horas de distancia de los centros de salud. Las enfermeras, que serán equipadas con herramientas de evaluación y tratamiento cervical al igual que smartphones estándar, tomarán una fotografía del cuello uterino con su teléfono y la enviarán vía SMS a un experto médico en una clínica especializada.

Los médicos podrán revisar la imagen inmediatamente y enviar por mensaje de texto con el diagnóstico al trabajador de la salud, así como con instrucciones sobre el tratamiento.

"Eso es lo bello del asunto; para los cánceres en las primeras etapas, podrán ser tratados en el campo, justo en el área rural", dice la médico Karen Yeates, de la Universidad Queens en Ontario, Canadá, la investigadora principal del Proyecto de Evaluación Cervical Kilimanjaro de Canadá.

La efectividad de la idea será puesta a prueba en los próximos meses ya que Yeates fue nombrada este jueves entre los 68 innovadores que recibirán 100,000 dólares en subvenciones canadienses para hacer frente a los problemas de salud en los países en desarrollo.

En total, han sido otorgados aproximadamente siete millones de dólares a 51 innovadores en 18 países de medios y bajos ingresos, y a 17 proyectos canadienses, por parte de Grand Challenges Canada, un grupo que patrocina conceptos innovadores para mejorar la salud en partes pobres del mundo. Treinta y ocho de estos proyectos serán implementados en África.

"Este es probablemente el plan de innovación en salud global más grande en el mundo en desarrollo", dice Peter Singer, director ejecutivo de Grand Challenges Canada, que es financiado por el gobierno canadiense. "Muestra que los países pobres son muy ricos en ideas porque el talento está en todos lados, la oportunidad no, y lo que intentamos hacer es llevar oportunidad al talento para mejorar la salud".

Entre los proyectos de África está un nuevo sistema de comercio en Kenia, donde los investigadores crearán una cartilla de vacunación con código de barras que las personas podrán cambiar por semillas y fertilizante como parte de los esfuerzos para alentar la vacunación en los niños.

Benson Kamala, de la Universidad de Nairobi en Kenia, dice que el proyecto "incentivará poderosamente a los padres a buscar y adherirse al programa de inmunización de sus hijos incluso cuando estén presionados financieramente para llegar a un centro de vacunación distante. La idea es una solución práctica que significativamente impulsaría la producción agrícola pequeña y los ingresos para los hogares pobres mientras salvaguarda la salud general de los niños en las villas agrícolas a través de inmunizaciones actualizadas".

Otros programas incluyen la restauración de langostinos nativos de agua dulce en Senegal para que coman las poblaciones de caracoles que son responsables de la propagación de la enfermedad parasitaria esquistosomiasis; pagar a los jóvenes en Uganda para recolectar y clasificar la basura y enviarla a una planta para que la conviertan en fertilizante y biogás para mejorar el saneamiento; y kits antidiarreicos para los niños usando la cadena de distribución de Coca-Cola para mejorar la disponibilidad de medicamentos que salvan vidas.

Grand Challenges Canada afirma que repetirá su programa Stars in Global Health (Estrellas en Salud Global) cada seis meses, financiando cientos de proyectos en los próximos años. También planea trabajar con socios para proporcionar financiamiento de hasta un millón de dólares para aquellas ideas que prueben ser exitosas para que puedan tener un mayor impacto en una forma más sustentable. 

Singer dice que muchos de los enfoques tradicionales en lo que se refiere a la ayuda han probado ser inadecuados. En su lugar, afirma, fomentar la innovación e invertir en las ideas de las personas puede ser una estrategia exitosa de salida de la pobreza.

"Hay solo dos formas para que un país se desarrolle, hay solo dos fuentes de riqueza en el mundo", dice. "O buscas en el suelo recursos y minerales, si lo haces de una forma no corrupta, o buscas en los cerebros de tus ciudadanos y sus ideas audaces para ayudarlos a crear empresas sociales, para crear negocios que pueden mejorar las condiciones locales en una escala más amplia".

Añade: "Creo que estos innovadores pueden ayudar a los problemas de su comunidad; de hecho, son los únicos que pueden". 

Ahora ve
No te pierdas