Científicos hallan bacterias milenarias; podrían exportarlas al espacio

El descubrimiento abre la posibilidad a que exista vida en otros planetas, con temperaturas muy bajas, como Marte
Desert Research Institute lago congelado
Desert Research Institute lago congelado  Desert Research Institute lago congelado
Jonathan Anker
Autor: Jonathan Anker | Otra fuente: HLN
(HLN) -

La pregunta sobre si existe vida en otros planetas podría ser respondida parcialmente por un nuevo descubrimiento.

Un ecosistema diverso de bacterias, aislado del mundo durante más de 3,000 años, fue encontrado en aguas debajo de un lago congelado en la Antártida. Lo que es bastante sorprendente y fantástico en sí, pero también tiene emocionados a los investigadores por la posibilidad de que la vida pueda florecer en otros ambientes congelados en todo el sistema solar, incluyendo Marte.

“Podemos utilizar estos organismos cultivados para entender mejor los extremos físicos o químicos que pueden tolerar, lo que puede ser relevante para otros mundos helados como Europa”, dijo la líder de la investigación, Alison Murray, del Instituto de Investigación Desierto de Estados Unidos.

Murray y otros miembros de la expedición perforaron más de 18 metros bajo la superficie congelada del biológicamente aislado (incluso para los estándares de Antártida), Lago Vida, donde los organismos acuosos fueron encontrados en las condiciones duras descritas en un comunicado emitido por el equipo de investigación.

“El Lago Vida, el lago más grande de varios lagos únicos encontrado en los Valles Secos McMurdo, no contiene oxígeno, está congelado en su mayoría y posee los niveles más altos de óxido nitroso de cualquier cuerpo de agua natural en la Tierra. Un líquido salado que aproximadamente es seis veces más salado que el agua de mar se filtra a través del ambiente helado que tiene una temperatura promedio de menos 13.5 grados centígrados”.

Así que, ¿cómo fue que estos microbios pudieron sobrevivir en este mundo aislado, congelado y con químicos pesados? El colíder de la investigación, Christian Fritsen, cree que tiene algo que ver con esos químicos.

“Es plausible que una fuente de energía de soporte vital exista solamente de esa reacción entre agua salada anóxica y la roca”, explicó.

Y allí es donde saltamos de los límites exteriores de la Tierra, al espacio. Murray señala que “esto nos da un marco completamente nuevo para pensar cómo la vida puede ser sostenida en cryoecosistemas en la Tierra y en otros mundos helados del universo”.

Sigue a Jonathan Anker en Twitter @JonFromHLN

Nota del editor: Lee más historias de tecnología en HLN

Ahora ve
No te pierdas