Los 'hackers' que buscan la aventura de conquistar el mar con tecnología

Hackerfleet es un colectivo de programadores y desarrolladores que se encarga de ayudar a los barcos a través de sistemas
  • A+A-
Autor: Eoghan Macguire
(CNN) -

Un grupo de marineros residentes trabajan hasta bien entrada la noche en un viejo barco desvencijado apoyado en la superficie helada del Mar Báltico. Con ojos cansados y mentes exhaustas, muchos han pasado días sin dormir.

Pero este no es un barco ordinario de navegantes aventureros que derriban las escotillas mientras se preparan para navegar por aguas turbulentas.

Esto es Hackerfleetun colectivo de Berlín, Alemania, de desarrolladores de software voluntarios y programadores que trabajan de noche mientras elaboran una nueva generación de software de navegación ultrainteligente.

“Trabajamos en un barco porque es divertido y a todos les gusta eso”, dijo Ijon (un pseudónimo en línea), el cofundador de la organización.

“No puedes irte… [y] todos están muy enfocados. Es intenso y dormimos poco pero el método es abrumadoramente benéfico como una fuente de ideas”, añadió.

Fundado en verano de 2011 por Ijon y su socio de negocios RiotHackerfleet ofrece un toque marinero al concepto popular hackathon (encuentro de programadores para desarrollar software).

Los grupos de programadores e ingenieros se reúnen para compartir habilidades, conocimientos y embarcarse en sesiones intensas de escritura de códigos, al salir de la costa cuando tienen que llevar a cabo su trabajo.

La mayoría de los “Cruceros Hacker” duran entre tres y cinco días y pueden asistir un máximo de 15 a 20 personas seleccionadas cuidadosamente, dijo Ijon

Cada miembro de la tripulación generalmente tiene una habilidad especial o área de experiencia técnica. Esto significa que ofrecen algo único y valioso al proyecto.

“Es un espacio de trabajo inusual”, dijo Keyboardusfer, un hacker voluntario de computación y experto en plataformas Android. “(Pero) nos impulsamos unos a otros para crear algo que sorprenda a todos”.

“La posibilidad de comunicarse con cada participante cuando sea necesario hace que el trabajo en el mar sea muy efectivo”, añadió.

Hasta ahora, los viajes de Hackerfleet han producido una aplicación para Android que traza la ubicación de las boyas y señales en el mar así como un “timonel virtual” que automáticamente puede mantener el curso de cualquier barco.

Sin embargo, el objetivo fundamental del grupo, es crear un tipo completamente nuevo de software de navegación que conectará a todos los barcos en el mar; lo que los transformará en dispositivos flotantes de recolección de datos.

Esta conectividad masiva permitirá que Hackerfleet reúna, almacene y en última instancia transmita al mar cantidades extensas de información marítima importante.

Algunas de las gráficas de profundidad, mapas, mediciones meteorológicas, advertencias de seguridad en el océano y monitores de vida silvestre más detallados que jamás se han creado están dentro del ámbito de posibilidad si el plan llega a buen término, afirma Ijon.

“Queremos desarrollar la mayor base de datos en información de océanos y mares que es imaginable y teóricamente posible”, dijo.

“Si todos los barcos (tanto comerciales como recreativos) comparten lo que saben entonces podemos centralizar estos datos en algún punto en una base de datos lo que nos permite calcular las cosas con mucha más precisión.

“Y después podemos enviar esta información a todos los barcos que tienen nuestros sistemas instalados”.

Ijon dice que espera que la primera versión lista para los consumidores del prototipo de la tecnología “Mastbox and Shipbox” esté disponible para principios de 2014. Entonces se espera que el desarrollo comercial siga en 2015 o 2016.

Sin embargo, popularizar el software una vez terminado probablemente proporcionará un nuevo conjunto de desafíos, y cada uno requerirá más que solo un código inteligente o hackeo para evaluar.

La naturaleza de la tecnología generada por el usuario significa que tendrá que ser adoptada por un gran número de barcos para cumplir con su máximo potencial; aunque una buena parte de los datos de los que depende el sistema ya está disponible públicamente y es utilizado por otros sistemas de computación a bordo.

Sin embargo, en última instancia, Ijon mantiene que el éxito comercial no es una preocupación principal de Hackerfleet.

La organización permanece como una operación dirigida por amigos con una pasión mutua por los mares y la tecnología. Como tal, todo el software actualmente se ofrece gratuitamente y cualquier código desarrollado permanece como de código abierto.

“Esencialmente, se trata menos de ganar dinero y más sobre llevar a los navegantes y su barco al siguiente nivel tecnológico en el siglo XXI”, dijo Ijon.

“Esperamos que se nos pague por nuestro trabajo en algún momento pero queremos hacer esto de la manera correcta, la manera moralmente correcta”, explicó.

“Esta (tecnología) potencialmente podría darnos la mejor existencia de información con las que las tripulaciones y capitanes decidan… y para nosotros eso es lo más importante ahora”.

Ahora ve