¿Qué cambió en el Reglamento de las Telecomunicaciones Internacionales?

Un funcionario explica la postura de México sobre la regulación internacional al intercambio de comunicaciones entre naciones
internet
internet  internet  (Foto: )
Autor: Leonardo Peralta | Otra fuente: CNNMéxico

El pasado 14 de diciembre, durante la última sesión de la Conferencia Mundial de Telecomunicaciones Internacionales (CMTI) en el emirato árabe de Dubái, el Estado mexicano firmó una serie de modificaciones al Reglamento de las Telecomunicaciones Internacionales (RTI), con el cual busca dar un marco regulatorio a las relaciones de intercambio de comunicaciones entre naciones.

El desempolvamiento de este reglamento, modificado por última vez en 1988, creó una polémica encendida, protagonizada por empresas como Google, uno de cuyos voceros, Vint Cerf (conocido como uno de los padres de internet) señaló en un comunicado que las propuestas de esta reunión "permitirían a los gobiernos justificar la censura de la libre expresión e incluso cortar el acceso a internet en sus países".

Lo firmaron 89 de los 190 países participantes en la conferencia. A nombre de México acudió el director general de Regulación de la Cofetel y portavoz de la delegación mexicana en la CMTI, Mario Fromow, y el jefe de la Unidad de Prospectiva y Regulación, y líder de la delegación mexicana, Luis Lucatero, quien dio una entrevista a CNNMéxico. 

¿Desde cuándo se trabaja la posición de México en la CMTI?

En 2010, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes organizó ocho sesiones donde participaron representantes de empresas proveedoras de servicios de telecomunicaciones como América Móvil (dueña en México de Telcel y Telmex), Telefónica (operadora española), así como representantes de organismos civiles como Al Consumidor, la academia representada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y organismos del Estado como la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), la Secretaría de Marina Armada de México (Semar), entre otros.

En estas reuniones preparatorias se definieron algunas posturas, como que nuestro país buscaría que el RTI no regulara en exceso las telecomunicaciones internacionales, que respetara la libertad de expresión de los individuos y mantuviera la aplicabilidad del RTI solo a los operadores de telecomunicaciones reconocidos por el Estado y sobre todo, que no regulara internet.

Algunos temas prioritarios para nuestro país en la conferencia tuvieron que ver con regular el costo del roaming internacional y asegurar la trazabilidad de las llamadas internacionales. 

¿Por qué el tema de internet causó polémica?

El RTI cubre muchos temas y la asamblea decidió inicialmente desahogar los puntos donde todos los países estaban de acuerdo y alrededor de la mitad de la conferencia (al término de la primera de las dos semanas de deliberaciones), comenzó la discusión de las propuestas de gobernanza de internet que se habían presentado previamente.

Había propuestas de países como Rusia que buscaban habilitar en cada país el derecho soberano a controlar internet y había del otro lado propuestas para dejar internet libre en el esquema con el que funciona actualmente.

¿Hubo algún momento donde las discusiones sobre internet se tornaron conflictivas?

Cuando comenzaron a discutirse propuestas sobre seguridad en redes y la creación de puntos internacionales de tráfico de datos. Había países que no querían analizar esos temas en absoluto, por lo que se generaban debates intensos. Por ejemplo, México junto con Canadá y Estados Unidos propusimos que se limitara la aplicación del RTI a empresas de explotación de telecomunicaciones reconocidas por los estados.

Hubo países que buscaron que se ampliara el espectro del RTI a cualquier empresa que tuviera que ver con el sector telecomunicaciones, lo que hubiera expandido su aplicación a miles de organizaciones, desde vendedores de celulares hasta operadores de redes privadas de radiocomunicación para vehículos. El debate sobre este punto duró más de ocho días, pero la asamblea aceptó la propuesta (con la que se había alineado la delegación) mexicana.

¿Por qué nuestro país firmó las modificaciones al RTI cuando países como Estados Unidos, Canadá y una parte importante de Europa no lo firmaron?

Solo Estados Unidos señaló que no podía firmar el documento en la forma en la que estaba. El resto de los países que no lo firmaron señalaron que eran necesarias consultas posteriores para su firma; algo común cuando se firma un tratado internacional. México firmó las modificaciones tras un análisis y consultas en tiempo real con personal en la Cofetel y la SCT.

Señalamos nuestro derecho a hacer reservas posteriores, que podremos realizar tras las consultas sobre este tema con miembros del ecosistema de las telecomunicaciones y de la sociedad civil que esperamos se llevarán a cabo en los meses por venir.

Después de las consultas vendrá un proceso de ratificación por el Senado de la República, debido al carácter de acuerdo internacional de estas modificaciones al RTI, que otorga hasta el 1 de enero de 2015 para su entrada en vigor.

¿Qué ganan los usuarios mexicanos de telecomunicaciones al firmar estas modificaciones al RTI?

Por ejemplo, las empresas de telecomunicaciones tendrán que dar información gratuita y transparente sobre el uso de servicios internacionales de telecomunicación: esto afectará los mecanismos de cobro de roaming y larga distancia que ocasionalmente se cobran sin que el usuario sepa lo que pasa y le llegan cuentas abultadas, algo que los americanos llaman bill shock (impacto del recibo).

Otro punto tiene que ver con el compromiso de los estados para ofrecer servicios de telecomunicaciones con calidad homogénea. No es raro que quienes usan sus aparatos de telecomunicaciones en otros países, aunque pagan tarifas muy altas, reciben un servicio deficiente. Por otro lado, el nuevo RTI establece explícitamente que no afectará el contenido de las telecomunicaciones, por lo que no hay intención de censurar o establecer controles a los contenidos en internet.

Un apartado establece que los países colaborarán juntos para fomentar la robustez y la seguridad de las telecomunicaciones internacionales y para evitar la propagación de comunicaciones masivas no solicitadas (Spam).

Esto es fundamental porque los organismos de seguridad del Estado nos han señalado su preocupación por la posibilidad de que se realicen campañas de spam telefónico desde otro país hacia nuestros conmutadores de seguridad pública para incapacitar su capacidad de comunicación mientras se realizan actos delictivos.

Finalmente, este reglamento promueve la adopción de medidas para la recolección y tratamiento de desechos electrónicos, así como la promoción de sistemas de telecomunicaciones que consuman menos energía y sean amables con el medio ambiente.

Quizá más importante, es que ya quedó establecida la necesidad de renovar periódicamente el RTI. De hecho es posible que en una reunión de la Unión Internacional de las Telecomunicaciones a realizar en 2014 en Corea del Sur se defina un camino para renovar en los próximos años el RTI.

Ahora ve
No te pierdas