La explosión del meteoro en Rusia se 'escuchó' a 15,000 kilómetros

Las ondas infrasónicas, no perceptibles al oído humano, por el "asteroide diminuto" fueron registradas en 17 estaciones de vigilancia
  • A+A-
(AFP) -

La Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés) realizó un registro histórico de ondas infrasónicas el 15 de febrero, cuando un meteoro se fragmentó en el aire antes de caer en tierra en los Urales, en Rusia.

Desde 2009 no se había registrado un sonido tan intenso, aunque éste no es perceptible para el oído humano.

"La explosión fue detectada por 17 estaciones de infrasonido de la red", informó el CTBTO ese lunes en un comunicado.

La entidad, con sede en Viena, cuenta con una red de estaciones de medición sísmica, hidroacústica, de infrasonido y de radionucleidos, repartida por todo el planeta para poder detectar en cualquier rincón del mundo una explosión atómica.

Hasta ese momento, el mayor evento de infrasonido registrado por la red de la CTBTO era la explosión de un meteoro en la atmósfera sobre la ciudad de South Sulawesi, en Indonesia, en octubre de 2009.

A las 03:22 horas (local) del 15 de febrero de 2013 se calcula que comenzó la emisión de ondas de baja frecuencia causadas por la explosión del meteoro.

La organización señala que la estación más lejana que registró el sonido con una frecuencia de menos de 10 Hz, es decir, por debajo del espectro audible del oído humano, se sitúa en la Antártida, a unos 15,000 kilómetros de lugar de los hechos.

"Sabíamos que no es una explosión fija porque podemos ver el cambio de dirección cuando el meteoroide se dirige a la Tierra. No hay una única explosión, está ardiendo, viajando más rápido que el sonido", explicó el científico de la organización Pierrick Mialle al detallar cómo les es posible distinguir este tipo de explosiones de otras, como detonaciones de minas o erupciones volcánicas.

"Científicos de todo el mundo usarán en los próximos meses y años los datos de la CTBTO para comprender mejor estos fenómenos y aprender más sobre la altitud, la energía liberada y cómo se rompió el meteoro", añadió Mialle en la nota.

El meteoro, de entre 15 de 17 metros de ancho tenía una masa de unas 10,000 toneladas, y cayó cerca de Chelyabinsk. La onda expansiva del choque con la tierra causó daños en unos 4,000 edificios —principalmente ventanas rotas— lo que dejó más de 1,000 heridos, entre ellos, más de 200 niños. 

Ahora ve