Un bolígrafo permite dibujar objetos en el aire, en tercera dimensión

El dispositivo utiliza plástico caliente, que se enfría y solidifica con rapidez, lo que permite construir una infinidad de formas
  • A+A-
Autor: Brandon Griggs
(Reuters) -

Todos dibujamos garabatos por naturaleza. Si le das a la mayoría de personas un bolígrafo, un papel y tiempo libre, habrá una oportunidad de ejercitar la imaginación.

Pero imagina si tuvieras un bolígrafo en el aire y crearas una representación tridimensional: un juguete, una escultura y un modelo arquitectónico.

Pronto lo podrás hacer. WobbleWorks, de Boston, ha creado lo que llama el primer bolígrafo de impresión 3-D.

Se llama 3Doodler, y está siendo una sensación en Kickstarter, un sitio de crowdfunding, desde que debutó la mañana del martes pasado.

Los fabricantes de 3Doodler pusieron un modesto objetivo de recaudación de fondos de 30,000 dólares; en cuestión de 48 horas, quienes apoyaron este emprendimiento donaron más de 1 millón 100,000 dólares.

“Sabíamos que era un gran producto. Pero no esperábamos que la respuesta fuera tan rápida”, dijo Daniel Cowen, vocero de los creadores del dispositivo, aún un prototipo. “La velocidad de la respuesta nos tomó por sorpresa. Es fenomenal”.

El 3Doodler se conecta a una fuente eléctrica y funciona más o menos como una pistola de pegamento.

Mientras el bolígrafo dibuja, rezuma plástico caliente, que se enfría y solidifica con rapidez, lo que le permite al usuario construir una infinidad de patrones y formas. Sus creadores dicen que funciona sobre superficies y en el aire.

Los usuarios llenan el bolígrafo con hilos o hebras de plástico ABS, el material no tóxico de las impresoras 3-D (también sirve una forma biodegradable de plástico proveniente del maíz).

Los creadores de 3Doodler dicen que una tira de plástico de 30 centímetros, disponible en varios colores, puede producir alrededor de 3.35 metros de material moldeable.

WobbleWorks ve al 3Doodler como una aplicación sencilla y barata de impresión 3-D, una nueva forma de fabricación que usa modelos computacionales para ayudarles a las máquinas a construir objetos plásticos.

La impresora MakerBot Replicator 2, quizá la impresora 3-D para el hogar más conocida, cuesta 2,200 dólares. Cowen dijo que esperan vender el 3Doodler por 75 dólares, que incluye una pequeña bolsa de fibras plásticas.

Bobinas de un kilo de plástico estarán disponibles por 30 a 55 dólares, dice WobbleWorks. Los fabricantes del bolígrafo dicen que un promedio de un kilo de plástico ABS de 3 mm podría generar casi 1,220 metros de dibujos tridimensionales, o casi la altura de tres edificios Empire State.

El dispositivo está proyectándose para ser un éxito para WobbleWorks, una pequeña compañía de robótica y juguetes liderada por los ingenieros computacionales Peter Dilworth y Maxwell Bogue.

Si la fabricación va acorde al tiempo estipulado, los primeros compradores recibirán sus 3Doodles en septiembre, dijo Cowen. Los compradores que pidan el producto ahora recibirán el aparato en noviembre, dijo.

Los creadores de 3Doodler han estado colaborando con artistas de alambres en el sitio web Etsy para mostrar cómo el bolígrafo puede ser usado para crear arte, joyas y otros objetos.

“Queremos crear una comunidad alrededor del 3Doodler”, dijo Cowen. Con más de 13,000 seguidores que la financiaron en Kickstarter, ya lo pueden haber logrado.

Ahora ve