Europa indaga a Apple por contratos

Los reguladores sospechan violaciones a las normas antimonopolio por condicionar a firmas europeas; la marca de la manzana aseguró que sus contratos siempre cumplen con las leyes locales.
Apple  (Foto: Rueters)
Philip Elmer-DeWitt
FORTUNE -

En un informe regulatorio presentado el mes pasado ante la SEC (la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos), Leap Wireless reveló que había firmado un contrato con Apple en mayo de 2012 en el cual la operadora inalámbrica, a cambio del derecho a vender el iPhone, acordó comprar 800 millones de dólares en dispositivos en los próximos tres años.

Al final, resultó un mal negocio para Leap, que estaba vendiendo iPhones en Estados Unidos bajo un novedoso esquema de pago por consumo o pay-as-you-go. Quedándole cinco meses para su primer año del compromiso trianual, Leap se habría quedado -según la estimación de un analista- con unos 160,000 iPhones sin vender en sus manos.

A la Unión Europea no le preocupa Leap, una compañía estadounidense con sede en San Diego. Pero sí la clase de acuerdo que pactó con Apple.

Según una nota publicada el viernes por el New York Times, los reguladores europeos están analizando contratos similares suscritos por Apple con compañías europeas de telefonía celular por posibles violaciones antimonopolio.

Pese a tener una imagen pública amigable con el usuario, Apple siempre ha sido un negociador duro y agresivo en sus acuerdos comerciales. Se sabe que sus contratos con las operadoras móviles más pequeñas son inusualmente estrictos, exigiendo garantías de precios y compromisos de ventas que sabe que puede conseguir porque, como el Times lo dice:

"Las operadoras están petrificadas ante la idea de no tener el smartphone, ya que sigue siendo un gran éxito con el público, atrayendo hordas de clientes a sus tiendas, sobre todo en los meses posteriores a la introducción de los últimos modelos que son fuertemente publicitados".

Si los términos que Apple fija violan en efecto las leyes antimonopolio es otro asunto. Un portavoz de la Comisión Europea fue prudente al señalar que en este momento se limitaban a examinar los contratos de Apple, y que ninguna investigación antimonopolio formal había comenzado.

Pero la Unión Europea no habría actuado si alguien no se hubiera quejado. Según el Times, las acusaciones se centraron en los contratos de Apple con operadoras francesas, aunque otros países podrían estar involucrados.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Apple, por su parte, declaró al Times: "Nuestros contratos cumplen plenamente con las leyes locales donde quiera que hacemos negocios, incluida la UE".

La Unión Europea tiene un historial de una aplicación más estricta de la legislación antimonopolio que el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Hace apenas dos semanas, la UE multó a Microsoft con 732 millones de dólares por no respetar un acuerdo antimonopolio que ya le había costado a la empresa, en la última década, 3,400 millones de dólares. En Estados Unidos, una similar investigación antimonopolio contra Microsoft trajo como única sanción un estirón de orejas.

Ahora ve
La compra de Fox y otras predicciones acertadas de ‘Los Simpson’
No te pierdas
×