Microsoft prepara al competidor de Apple

La firma alista el sistema Blue para sincronizar todos sus dispositivos, aplicaciones y servicios; la plataforma podría ser mejor que cualquier producto de la firma de la manzana y Google: expertos.
microsoft  (Foto: tomada de cnnmoney.com)
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Por primera vez en muchos años, Microsoft tiene una visión. En noviembre de 2012, el CEO Steve Ballmer proclamó que Microsoft dejó de ser una mera compañía de software que licenciaba su sistema operativo a los fabricantes de PC para que la usaran a su antojo.

En cambio, Microsoft es ahora una compañía de dispositivos y servicios que desarrolla de principio a fin su propia experiencia para los consumidores. Ballmer dijo que la firma quiere mantener el control sobre cómo se utilizan sus productos.

Hace dos semanas, Microsoft ofreció el primer vistazo de cómo podría resultar ese plan, cuando dio a conocer su nueva estrategia denominada "Blue". La empresa promete lanzar actualizaciones de una forma más frecuente e incremental de Windows, Windows Phone, Office y el software de Xbox. Y además, estas actualizaciones estarán coordinadas a través de las múltiples plataformas de Microsoft, para lograr que todos los dispositivos, aplicaciones y servicios "trabajen juntos".

En lugar de una capirotada de sistemas utilizando software obsoleto de Microsoft con flagrantes problemas de compatibilidad, "Blue" podría garantizar que los productos de Microsoft evolucionen al mismo ritmo que el resto del mundo tecnológico.

Si esto te suena a la forma en que Apple y Google operan su negocio, la similitud es intencional.

Pero el plan de Microsoft puede ser incluso mejor que cualquier oferta que Apple o Google presenten hoy a sus clientes. Si (y hay que hacer hincapié en ese ‘si') hay un ápice de verdad en los rumores de que Microsoft fusionará las plataformas Windows y Windows Phone, "Blue" podría terminar siendo un gran negocio. La disolución de la barrera entre los dispositivos móviles y de escritorio sería impresionante.

Esto significaría que la diferencia principal entre los productos de Microsoft sería el tamaño del hardware en que se ejecutan. Es el concepto post PC en su plenitud.

Mientras el resto del mundo tecnológico intenta combinar la computación de escritorio y la informática móvil, Microsoft está en una posición ventajosa para lograrlo antes que nadie. Una experiencia única y unificada de Windows en todos los distintos PC, tablets y smartphones podría hacer de "Blue" un líder mundial, incluso si Microsoft está muy lejos de controlar el mercado móvil en este momento.

Microsoft todavía tiene el 90% del mercado de la PC en su haber, y tiene la capacidad de moverse hacia la convergencia móvil-PC desde su fuerte base de más de 1,000 millones de clientes leales.

Ahora es el momento para que Microsoft actúe. En el pasado, la empresa no estaba estructurada para hacer frente a un reto como éste. Para siquiera estar en condiciones de intentar romper las barreras entre los equipos móviles y la PC, Microsoft necesitaba hacer algunas cosas importantes.

Primero, tuvo que ejercer un estricto control sobre las aplicaciones de terceros que se ejecutan en sus dispositivos. Resultado: Windows Store.

Segundo, Microsoft tuvo que establecer directrices específicas de hardware para los socios que quieren crear productos para Windows y Windows Phone. Resultado: Surface y la colaboración con Nokia.

Por último, la empresa tuvo que acelerar su ciclo de producto a fin de poder corregir sus errores con presteza de ser necesario. Resultado: Blue.

El último punto es de capital importancia. Aunque Windows 8 presentó algunas ideas innovadoras, la ejecución final fue deficiente, inconsistente e incompleta. Ahora las ventas están disminuyendo. Gracias a la llegada de la distribución digital de software y a los planes de Microsoft de lanzar actualizaciones frecuentes, la compañía tiene la oportunidad de evitar otra situación ‘Windows Vista' donde tuvo que adelantar la liberación de Windows 7 meses antes de lo programado para detener el estrago.

Claro, el mejor producto en el mundo no significa nada si una empresa no puede ganar dinero con él, y una gran parte de los flujos de efectivo de Microsoft provienen de la venta de Windows como un producto independiente. Pero si Microsoft quiere adelantarse a Apple y Google, tiene que pensar de forma alternativa, no convencional.

Eso significa que Microsoft tendrá que encontrar una manera de ofrecer su software y sistemas operativos a los consumidores sin costo alguno y encontrar otras maneras de hacer dinero, opina Al Hilwa, analista de IDC. Eso implicaría seguir ampliando su línea de hardware Surface, sus servicios como Skydrive, así como sus tiendas de aplicaciones.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

"Es lógico pensar que si con el tiempo los ingresos de Microsoft dejan de provenir del software y las actualizaciones para emanar de los dispositivos y servicios, los grandes lanzamientos ya no son necesarios", dice Hilwa. "Un enfoque para  integrar nuevas tecnologías en los dispositivos es más apropiado".

Ese podría ser el rayo de esperanza que Microsoft tiene que alimentar con "Blue," demostrando que es posible despojarse de una identidad otrora exitosa con miras a crear una nueva, y muy exitosa.

Ahora ve
Policía investiga explosión cerca de terminal de autobuses de Manhattan
No te pierdas
×