Google Glass: cinco cosas por mejorar

Los lentes de realidad aumentada podrán ser el futuro de la informática, pero tienen deficiencias; cuando el producto salga a la venta, debería incluir una mejor pantalla y un diseño más discreto.
sergey brin  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
JP Mangalindan

Cuando le pregunto a la gente fuera de Silicon Valley sobre Google Glass, la gran apuesta de la compañía en informática, obtengo una respuesta similar: Suenan bien. Lucen geek.

"Ugh, ni siquiera pensaría en usar esa cosa hasta que se deshagan del espantoso aspecto de Volver al Futuro", me confió recientemente un amigo y fanático informal de gadgets. (Bueno ahora dime realmente que piensas).

En resumen, Google Glass es un par de gafas de realidad aumentada que saldrá a finales de este año. Proyecta imágenes en las lentes y se sincroniza con tu dispositivo móvil Android para tener acceso a la web, pero también opera en forma independiente. Entre la lista de funciones que Google Glass promete hacer, se encuentra reconocer comandos de voz, tomar fotos, capturar video, buscar en la Web, ofrecer direcciones y sugerir restaurantes cercanos para visitar. En resumen, posiblemente están destinados a revolucionar la informática. No es extraño que se rumoree que otras compañías como Apple y Microsoft están trabajando en dispositivos utilizables propios: Gartner Research proyecta que el mercado podría expandirse para volverse una industria de 10,000 millones de dólares en 2015.

Una versión de desarrollador de Google Glass, conocida como la Explorer Edition, ya está llegando a las manos de unos cuantos afortunados. Los críticos tienden a coincidir en que es una obra temprana de hardware emocionante con un gran potencial, pero que es justamente eso: temprana. Todavía hay mucho trabajo por hacer en muchos frentes, desde el hardware y el software hasta el precio posible.

Hemos elaborado una lista de las formas en que nos gustaría ver mejorado a Google Glass para cuando la versión de consumo llegue a las manos de los consumidores. Pero aclaremos algo de una vez: No hemos jugado con Glass todavía. Nuestras opiniones del producto futurista de Google están, como muchas, basadas en el tiempo limitado que ha recibido en los eventos de la empresa, en nuestra interacción con aquellos que lo usan en las calles de San Francisco y en las primeras reseñas a fondo. Pese a lo prematura que pueda parecer a algunos, considera ésta la lista de características que nos gustaría ver:

Jugar con el diseño. Algunos podrían llamarlos "muy chic". Otros más, al igual que mi amigo, probablemente llamen al aspecto actual de Glass llamativo y nerd. ("¿Quién querría llevar esa cosa en público?", cuestionó Joshua Topolsky, editor en jefe de ‘The Verge'). Google probablemente lo sabe. Desde febrero pasado, se reportó que la compañía estaba en conversaciones con la moderna firma de anteojos Warby Parker para diseñar armazones más elegantes. Independientemente de si las negociaciones son exitosas o no, puedes esperar que la versión de consumo de Glass luzca significativamente diferente y, con suerte, mucho más discreta.

Mejorar la pantalla. El consenso temprano en torno a la pantalla de Glass es que es competente, pero podría ser mucho mejor. Google dice que es como mirar una pantalla de alta definición de 25 pulgadas a dos metros de distancia, pero el editor en jefe de Engadget, Tim Stevens, argumenta que la parte relativa a la alta definición es cuestionable; el detalle de la imagen y el texto podría ser mejor. Eso, junto con el color a veces impreciso e inconsistente significa que Glass "casi tiene el aspecto de una (pantalla) LCD de matriz pasiva de la vieja escuela". Considerando que Google quiere que uses esto todo el día, la idea de mirar algo de esta calidad después de estar acostumbrado a las pantallas de ultra-alta resolución de smartphones, tablets e incluso portátiles, queda claro que es posible hacer más trabajo en esta área.

Reforzar la batería. Aunque el influyente Robert Scoble adoró tanto los Google Glass que declaró que nunca viviría otro día de su vida sin ellos (o al menos sin un producto competidor comparable) una de las pocas cosas que sí lamentó fue la baja vida de la batería. Independientemente, Stevens descubrió que con un uso moderado como leer correos electrónicos y tomar videos cortos, el conseguía unas cinco horas de uso antes de que Glass muriera. Para un dispositivo móvil, eso es bastante mediocre por donde se le mire.

Mantenerlo debajo de 1,000 dólares. Mejor aún, con un precio de 500 dólares o menos. Es cierto que es el primero de una nueva ola de dispositivos de cómputo, pero si Apple pudo fijar el precio de la primera generación de iPad de 16 gigabytes en 499 dólares, creemos que Google también puede hacerlo. ¿El punto ideal? 200 dólares, sugiere Scoble en su reseña.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

Introducir un indicador de grabación. Aunque el diseño industrial actual de Glass puede ser cualquier cosa menos sutil, la única cosa de la que carece notoriamente es de un indicador que permita a las personas alrededor del usuario de Glass saber que una foto está siendo tomada o que están siendo captados en video. Introduce algo de eso -por ejemplo, una pequeña luz LED, como sugiere Stevens- que permita a otros saber si esto está sucediendo, y Google podría eludir algo mucho más grande: una protesta pública sobre la privacidad.  

¿Qué otras características decisivas te gustaría ver en Google Glass? Comenta a continuación.

Ahora ve
Pese a Trump, las personas transgénero podrán enlistarse en el ejército de EU
No te pierdas
×