Los primeros usuarios de Google Glass crean las nuevas reglas de etiqueta

Los portadores de las gafas enfrentan reacciones de emoción, molestia y paranoia por parte de sus interlocutores
google glasses Google I_O 27Jun12 isabelle olsson designer  (Foto: Reuters)
Heather Kelly
Autor: Heather Kelly
(Reuters) -

En semanas recientes, las gafas Google Glass fueron distribuidas a su primer grupo de probadores beta fuera de Google y en el mundo real. A medida que el interés por los anteojos inteligentes crece, estas personas intentan descifrar las reglas de etiqueta de la nueva tecnología.

En algunos escenarios, los usuarios de los Glass son ignorados. Su elección de utilizar una pieza de hardware computacional frente a sus rostros no se registra como inusual. Sin embargo, las reacciones aumentan conforme uno se aleja del campus Google en Sillicon Valley, y la semana pasada, el Centro Moscone en San Francisco, fue la sede de la conferencia de Desarrolladores Google I/O.

La primera reacción de los extraños normalmente es de emoción. Cuando las puertas se abrieron en un elevador lleno de gente en un hotel en el Google I/O, el ingeniero Juan Pablo Risso escuchó un grito: “¡Tiene los Google Glass! ¡Entra! ¡Entra!”. Risso se negó y tomó el siguiente elevador. Cuando llegó al vestíbulo, los huéspedes emocionados lo esperaban con preguntas.

Debido a que aún son muy nuevos y algo raros, los Google Glass son un excelente tema de conversación. Cuando los desconocidos curiosos no los abruman, los portadores pueden utilizar las gafas para romper el hielo. Un amigo de Risso tuvo suerte en un bar adonde fue con sus Google Glass y conoció a algunas personas.

Después de una serie de preguntas (¿Cómo funcionan? ¿Los utilizas en este momento?), muchos extraños piden probarse el hardware de 1,500 dólares. La respuesta normalmente es no, y algunos propietarios ponen como excusa los términos de Google en los que se prohíbe prestar los Google Glass.

A veces, las conversaciones se producen a espaldas de quien los usa. Los primeros propietarios de los Google Glass reportaron escuchar murmullos después de pasar por un lugar. Pero las risas y burlas son comunes con cualquier tecnología nueva, especialmente cuando es realmente costosa.

El costo de los dispositivos los hace un blanco fácil, ya que aún se consideran un símbolo de estatus geek.

“Definitivamente hay una división por los Google Glass, especialmente en San Francisco. Tienen un cachet asociado”, dijo Greg Robert, fundador de dSky9, una empresa que desarrolla una aplicación para Google Glass para recordar personas y lugares.

Cuando la conmoción inicial de ver los Glass desaparece, surgen nuevos y extraños temas en la conversación con quien porta la pantalla. Cuando tienes una plática casual con alguien que está usando los Glass, puede suponer un esfuerzo para no desviar la vista de los ojos de la persona hacia el gadget.

El gesto con el dedo que las personas utilizan para descartar las notificaciones puede ser una distracción, al igual que el destello de luz de los Glass.

“Definitivamente ocurre algo interesante cuando la pantalla se ilumina con una notificación”, dijo Roberts. “Le he preguntado a las personas, ‘¿acabas de tomar una fotografía?’”.

Es difícil para la otra persona ver realmente qué hay en la pantalla, pero la preocupación por las fotografías se está volviendo una muestra de paranoia.

Risso descarta preocupaciones de privacidad y dice que la batería se agotaría después de solo tres minutos de grabación. Roberts dice que las personas deberían estar más preocupadas por las cámaras de vigilancia gubernamentales, que considera menos obvias que una persona que está enfrente de ti y dice, “Glass, toma una fotografía”.

Solo para ser educados, algunos portadores de los Glass han comenzado a colocarse los dispositivos sobre la cabeza (como se llevan a veces las gafas de sol corrientes) cuando conversan. 

Después de que la conmoción y paranoia disminuyen, hay molestia. ¿Realmente una persona puede estar dedicada a una conversación si tiene correos electrónicos en la esquina del ojo?

Los defensores de la tecnología afirman que tener una pantalla al alcance del ojo en realidad podría mejorar los modales en la era digital. Las personas ya revisan habitualmente los smartphones que suenan y prenden regularmente con notificaciones. En lugar de tomar el teléfono, lo que puede absorber toda la atención de la persona, los Glass llevan las notificaciones directamente a la vista.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

La función de la cámara podría ayudar a solucionar el problema que las personas experimentan los grandes momentos (como conciertos o la fiesta de cumpleaños de un niño) a través de las pantallas de sus smartphones. En lugar de tomar un teléfono, pueden mantener sus ojos en la escena y tomar una fotografía al mismo tiempo.

“Simplemente vives tu vida; no la vives a través de un visor”, dijo Risso.

Ahora ve
Este país identifica a cada ciudadano en las calles en apenas segundos
No te pierdas
×