Mailbox llega a la iPad

La popular aplicación de correo electrónico busca replicar el éxito que tuvo en el iPhone; la firma ha trabajado bajo presión para que sus servidores respondan a la demanda creciente.
ipad  (Foto: AP)
JP Mangalindan

Desde los noventa no se había registrado, entre los usuarios de Internet, una fiebre (si puede decirse que la hubo) por un servicio de correo electrónico que iguale la que provocó Mailbox para iPhone.

Algunos usuarios se mostraron más que dispuestos a esperar semanas en una lista de espera virtual, generada por la startup para que sus servidores pudieran gestionar la afluencia. ("¡Soy el número 299,901!" escribió gustoso un potencial usuario en Facebook.) Ahora, cuatro meses después, ha llegado Mailbox para iPad, y el fundador Gentry Underwood y su equipo de 15 personas esperan replicar su éxito inicial con el lanzamiento del servicio de gestión de correo disponible a partir de esta semana para las pizarras iPad.

"Hay productos que son como ‘vitaminas', y hay productos que son como ‘drogas'", dijo Underwood a Fortune. "Las vitaminas son productos sobre los que piensas, ‘Sí, debería usarlo en teoría. Tal vez lo utilice hoy'. Una droga es algo que te hace pensar, ‘¿Cómo diablos pude vivir sin esto?'"

Dada la recepción inicial que tuvo Mailbox, Underwood considera que la aplicación pertenece a la última categoría. Por muy anodino que nos parezca un nuevo servicio de correo en la era de Google Glass, la sencilla filosofía que Mailbox le imprime al email  se topó con lo que Underwood llama una "frecuencia de resonancia". Aunque Mailbox no revela el número de usuarios, hubo 1.5 millones de suscripciones para la versión para iPhone antes de que la fila de espera virtual desapareciera a mediados de abril. ("Todavía estamos recibiendo usuarios a un ritmo muy alto," afirma Underwood.)

Mailbox ofrece un acercamiento bastante singular y optimizado para el correo electrónico móvil. Al igual que la versión para iPhone, Mailbox para iPad utiliza gestos sencillos que gestionan los mensajes como si fueran elementos de una lista de tareas pendientes: si te deslizas a la izquierda aparece un menú que te permite básicamente pulsar el botón "snooze" y elegir el momento en que dicho mensaje debe aparecer otra vez como un recordatorio. Un desliz breve hacia la derecha tacha un mensaje y lo coloca en el archivo inbox; un desliz más prolongado a la derecha sirve para borrarlo.

¿Quieres más noticias como esta?
Conoce las innovaciones y las tendencias tecnológicas más relevantes.

La aplicación para iPad ofrece prácticamente la misma experiencia que su hermano menor: el mismo diseño en pantalla, los mismos gestos dactilares para que aparezcan las mismas opciones. ¿El mayor atractivo? Responder el correo en un dispositivo móvil con una pantalla más grande. Mailbox explota esa ventaja, pero no con muchas diferencias. Esa decisión fue intencional: el equipo de Mailbox quería una rápida adopción en la iPad sin confundir con los cambios a los usuarios leales que ya lo utilizan en el iPhone.

Para Underwood, los últimos cuatro meses han sido una montaña rusa: ver cómo su producto estalla en popularidad y tras bambalinas, trabajar a contrarreloj para asegurarse de que los servidores puedan manejar la creciente base de usuarios. Esa es en gran parte la razón por la que decidió vender su startup a Dropbox por un estimado de 100 millones de dólares. Tras haber dejado su oficina de Palo Alto para trabajar en las oficinas centrales de Dropbox en San Francisco, el equipo aprovechará los enormes servidores de Dropbox a medida que acelere su expansión. Underwood lo explica: "Nos unimos (a Dropbox) con la esperanza de que podríamos continuar construyendo Mailbox sobre la experiencia del usuario, que podríamos aumentar nuestras propias capacidades sin perder de vista la misión".

Ahora ve
Con esta tecnología, la NASA analiza el impacto de los incendios en California
No te pierdas
×